Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ENTIDADES FINANCIERAS

La banca sólo podrá cobrar una comisión en el cajero, pero sin límite de cuantía

  • El Gobierno prohíbe que la entidad propietaria del cajero aplique un coste al cliente, aunque permite que su propio banco se lo traslade posteriormente

El Santander cobrará dos euros por el uso de sus cajeros a no clientes

El Santander cobrará dos euros por el uso de sus cajeros a no clientes

Dos personas utilizan los cajeros del Banco de Santander en una calle de Madrid.

EFE
2
03/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El Ministerio de Economía y Competitividad ha intentado calmar los ánimos de los titulares de tarjetas al limitar las comisiones que le pueden aplicar los bancos por extraer dinero de un cajero automático ajeno a su entidad. Pero ha dejado tantas puertas abiertas que el coste final que asuman los consumidores quedará a expensas de lo que determinen dos entidades: la emisora de su tarjeta y la propietaria del cajero, aunque sea a través de una sola comisión. El banco con el que opere habitualmente un ciudadano le podrá obligar a pagar el importe que le cobre el dueño del cajero. Y esa cifra no tiene límite máximo establecido.

La intención del ministro de Economía, Luis de Guindos, era prohibir a la banca que los usuarios paguen dos veces por una misma operación. Así lo aprobó este viernes el Consejo de Ministros a través de un decreto-ley en el que se elimina esa posibilidad. Si el cliente de un banco retira efectivo en otro distinto al suyo, esta entidad no le podrá reclamar el pago de una comisión en el momento de realizar la operación en su terminal. La medida llega varios meses después de que CaixaBank, en primer lugar, y otras entidades como Santander o BBVA después, anunciaran que cobrarían a quienes no fueran clientes y sacaran dinero de sus puestos, independientemente de la tarifa que, además, les aplicara su propio banco por usar otras redes. Esta posibilidad queda, desde este sábado mismo, suprimida por ley.

El problema surge con la letra pequeña del decreto aprobado este viernes por el Ejecutivo. Porque lo que se permite es que el propietario del cajero le cobre al emisor de la tarjeta una tarifa concreta. Y que, después, la entidad repercuta ese gasto sobre su cliente que ha extraído dinero de otra red distinta a la suya. "El emisor podrá repercutir, o no, total o parcialmente, esta comisión a su cliente, según su política comercial", indicaba este viernes el ministerio para explicar el contenido de la norma. Y abría la posibilidad a un abanico de circunstancias que el Gobierno no entra a valorar.

Porque la financiera titular de la tarjeta y la dueña del cajero "podrán pactar libremente la comisión que le deberá pagar" la primera a la segunda cuando uno de sus usuarios utilicen sus cajeros automáticos. Es decir, se admite que habrá un coste que no afectará, en principio, al titular del medio de pago. Pero si su banco opta por trasladarle después el importe que le supone esa retirada de efectivo, podrá hacerlo. El usuario no tendrá que pagar dos veces por la misma operación, pero sí una vez con una cuantía que está por determinar en cada caso.

Para que no quede ningún tipo de dudas a partir de este mismo sábado, todos los terminales -80.289 hasta 2014- deberán informar sobre la comisión máxima que su propio banco le puede repercutir al realizar esta operación. Con la norma vigente desde este mismo sábado, CaixaBank se apresuró este viernes a indicar que dejará de cobrar los dos euros que aplicaba desde finales de marzo a los no clientes, y pasará a "repercutirlos" en la entidad emisora de la tarjeta.

Hasta ahora, la comisión media que aplicaban los bancos a los clientes que sacaban dinero de otras redes se encontraba cerca de los 3,50 euros por operación (en algunos casos alcanza los cuatro euros). A partir de ahora, la política de cada firma, dependiendo del acuerdo que llegue con el resto, definirá esa tasa que, por ley, no tiene más límite que "la prestación efectiva de un servicio", tal y como indica la Orden del Banco de España de Servicios de Pago. Si no hay un acuerdo previo entre los bancos, la comisión que aplique el dueño del cajero deberá ser la misma en toda España. Y con un importe revisable cada año. En el caso de quienes usen sus tarjetas para extraer dinero a crédito, se mantiene la posibilidad de que tenga que abonar las dos comisiones que están dispuestos a cobrarle algunos bancos: el suyo, por utilizar otra red, y el ajeno, por hacer uso de un cajero que no le pertenece.

En cualquier caso, Economía recuerda que el importe que le aplique "no podrá superar al que la entidad emisora cobra a sus clientes por la retirada de efectivo a crédito" de sus propios cajeros. A la espera de las decisiones que tome cada firma, la Asociación Española de Banca (AEB) insiste en la "legitimidad" de las entidades para percibir una contraprestación por prestar servicios que exigen "cuantiosas inversiones", según un portavoz de la patronal.


  • agustin navarro
    (03/10/15 14:31)
    #2

    lo que hay que hacer es cancelar las cuentas en los bancos, es una verguenza que nos cobren por manejar nuestro propio dinero, con el cual hacen negocios y especulan con el y si les salen mal las operaciones ya se encarga el gobierno de reponerselo a costa de todos los ciudadanos.

    Responder

  • RG
    (03/10/15 11:35)
    #1

    Es una mínima parte del trapicheo de cuentas en toda la banca. Quizás sea un paso mínimo para decir BASTA YA a los bancos, que han actuado siempre con la bendición de nuestros barandas.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual