Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Semana negra para todas las firmas automovilísticas en la Bolsa

  • El efecto Volkswagen arrastra al sector a las pérdidas desde que comenzó la crisis, asfixia su deuda y empuja al BCE a retirarle su cofianza

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, perdía un 4,66 % en los primeros minutos de una sesión.

Los bancos europeos caen un 5% en Bolsa por el corralito en Grecia

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, perdía un 4,66 % en los primeros minutos de una sesión.

EFE
0
26/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA
La presión que ha ejercido la crisis de Volkswagen ha sido de tal calado que prácticamente ninguna compañía automovilística ha podido escapar de las dudas sembradas sobre el sector. La estigmatización del sector ha sido generalizada en una semana en la que las acciones de sus compañías se ha desplomado sin piedad.

Sólo algunos fabricantes consiguieron salvarse este viernes. Pero el balance bursátil, desde que saltara a la luz el escándalo la semana pasada en Estados Unidos, es desolador: las acciones de Volkswagen han caído finalmente un 35%.

El susto más inesperado se lo llevaron los títulos de BMW, después de que la revista Autobild afirmara el jueves que uno de los vehículos de la empresa también emitía hasta once veces más gases contaminantes de lo que la compañía indicaba. Las acciones de BMW se desplomaron un 5% ese día, aunque la posterior rectificación de la publicación permitió este viernes al valor recuperarse un 4,2%. En cualquier caso, ha retrocedido un 11% en las cinco últimas sesiones. Y así uno tras otro, todos los fabricantes de vehículos, además de las empresas auxiliares que cotizan en Bolsa.

Las acciones de Renault han retocedido esta semana un 15,5%, las de PSA Peugeot Citroën un 12,8% y las de Daimler un 12,7%. En menor medida han caído las del fabricante estadounidense Ford (-6% en cómputo semanal) o las del japonés Toyota (-1,8%), debido a su mayor apuesta por los vehículos híbridos, menos contaminantes frente a los de la tipología diésel.

Para Javier Urones, analista de XTB, "el verdadero miedo que tienen los inversores, que han apostado por vender títulos automovilísticos, es que el problema de Volkswagen se extienda al resto del sector". Incluso va más allá al alertar sobre alguno de los riesgos que podría suponer para la economía, porque "esta industria está llamada a liderar el crecimiento" económico. Se trata de uno de los sectores empresariales más cíclicos, que empujan más cuando la recuperación se mantiene en auge, como está ocurriendo en los últimos meses.

En el caso de España, la fabricación de bienes de equipo -donde se encuadra la actividad- es el epígrafe con más tirón económico del PIB, gracias al crecimiento del 9,2% en el segundo trimestre, según el INE.

Antes del escándalo, las compañías automovilísticas tampoco estaban pasando por su mejor momento en los mercados bursátiles. La mayoría se encontraban en mínimos de los últimos años. No solo los inversores han perdido la confianza en la firma alemana, y de paso, en casi todo el sector. También lo han hecho las agencias de calificación. Standard & Poor's puso este viernes en vigilancia con implicaciones negativas el rating del fabricante sueco Scania, filial de Volkswagen que el pasado mes de mayo integró con el también fabricante de camiones MAN.

La propia S&P alertó el jueves de que podría revisar a la baja la calificación de Volkswagen, la misma decisión que adoptó Moody's el miércoles. Incluso el Banco Central Europeo (BCE) podría haber suspendido las compras de valores respaldados por activos de Volkswagen, según indicaron fuentes cercanas a la institución.

El BCE estudiará la próxima semana cualquier decisión definitiva sobre si se debe excluir de forma permanente este tipo de activos. También la deuda emitida por la compañía germana en los mercados se ha sacrificado en esta crisis de las emisiones medioambientales.

Sus bonos han estado sujetos a una fuerte presión vendedora. En el caso de la deuda senior -la de mayor calidad- "tienen una calificación Aa3 y A, según Moody's y S&P respectivamente, mientras que los bonos perpetuos tienen un rating de Baa1 y BBB+", explica Michael Boye, experto en renta fija de Saxo Bank.

Para este analista, "los inversores temen que las repercusiones financieras del escándalo de las emisiones que está protagonizando la compañía puedan conducir a Volkswagen a una degradación mayor por parte de las agencias de calificación", lo que podría a su vez dejar a los bonos de deuda perpetua sin su estatus de 'grado de inversión', un respaldo básico que determina la confianza que tenían los mercados en esta compañía.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual