Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Empresas españolas miran a Irán por los trenes, el petróleo y el gas

  • Estos sectores constituyen oportunidades de negocio en un país donde España está muy bien considerada

0
Actualizada 06/09/2015 a las 09:23
  • efe. teherán
El ferrocarril, el metro, la automoción, la industria de los hidrocarburos y las energías renovables constituyen las mayores oportunidades de negocio para las empresas españolas en Irán, un mercado amplio, abierto a la inversión extranjera y en donde la imagen de España está muy bien considerada.

La visita que inician este domingo a Irán de los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; Fomento, Ana Pastor, e Industria, José Manuel Soria, acompañados por un nutrido grupo de empresarios, tratará de relanzar las relaciones políticas y económicas bilaterales, y aprovechar las oportunidades surgidas tras el acuerdo nuclear entre Teherán y Occidente que pondrá fin a las sanciones económicas que lastran su economía.

Con miles de millones de dólares dispuestos para invertir en el desarrollo de infraestructuras y en la revitalización de su maltrecha industria, particularmente la petrolera, ya han sido varias las delegaciones internacionales de alto nivel que acudieron en estas últimas semanas a Teherán en busca de negocio, ante la complacida mirada de las autoridades persas.

Según indicaron a Efe fuentes diplomáticas occidentales, estas visitas se llevaron, además de buenas sensaciones para hacer negocios, varios mensajes claros desde Teherán: la República Islámica prefiere hablar de economía antes que de política, dar prioridad a aquellos que se mantuvieron leales al país bajo las sanciones y buscar diversificar lo más posible tanto a sus proveedores como a los posibles inversores.

El objetivo declarado iraní es encontrar socios a largo plazo dispuestos a invertir, producir y transferir tecnología al país, que prevé impulsar así su sector exportador más allá de los hidrocarburos.

Todo esto a priori favorece a España, ya que muchas de sus empresas ya trabajaron en el país antes de las sanciones, y cuyos sucesivos gobiernos han sido vistos en Irán como uno de los occidentales menos beligerantes contra la República Islámica por el tema de las sanciones.

La construcción y expansión de las redes iraníes de ferrocarril, en las que el Gobierno del moderado Hasán Rohaní ha prometido 8.000 millones de dólares para los próximos años para construir 10.000 nuevos kilómetros de vía, así como proveer al país de material rodante, locomotoras y servicios técnicos asociados parece un terreno prometedor.

El metro también entra en esta categoría, con las redes de Teherán, Isfahán -que será objeto de una visita por los ministros españoles- y Mashhad en pleno desarrollo, en donde de hecho ya hay empresas españolas colaborando en servicios auxiliares como la construcción de turbinas para ventiladores.

Según informa el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), Irán ya expresó el deseo de contar con apoyo español en estos campos e incluso se llegó a pensar, antes de las sanciones, en firmar un acuerdo de cooperación entre Renfe y su homóloga iraní.

La industria de los hidrocarburos, la mayor del país, también necesita unos 100.000 millones de dólares para su expansión y recuperación tras años de bloqueo, una apetitosa opción para las ingenierías de todo tipo y para empresas como Repsol y Cepsa, que ya operaron en Irán en el pasado, en campos como la exploración y desarrollo.

Aquí entran en juego tanto el deseo iraní de contar con empresas diversas en este sector como la idea lanzada tanto por autoridades españolas como iraníes de poder usar España como puerta de entrada a Europa para el Gas Natural Licuado iraní.

La industria de la automoción, que cuenta con amplio desarrollo en Irán alimentada por su alta demanda de automóviles, necesita también inversión y proveedores de piezas y partes.

Peugeot, Citroen, Fiat y Volkswagen ya expresaron su deseo de entrar o regresar al país, y la puerta sigue abierta para cualquiera que quiera venir.

Otra apuesta iraní en donde España tiene mucho que decir es en el sector de la energía renovable.
La República Islámica, que consume gran parte de la energía fósil que produce al consumo interno con precios altamente subvencionados, pretenden sustituir este consumo con renovables y dedicar los hidrocarburos a la exportación.

La empresa andaluza Bester ya se lanzó a este campo, y firmó un acuerdo para producir equipos de energía solar en colaboración con una empresa iraní y para ejercer de consultor en proyectos locales e internacionales apenas se anunció el acuerdo nuclear con Occidente.

Irán ya es además un gran consumidor de bienes de consumo españoles y en el país existen tiendas que venden con éxito marcas de ropa como Zara, Cortefiel o Adolfo Domínguez, si bien, según pudo constatar Efe, no tienen relación con la empresa matriz en España y compran sus productos a terceros.

El turismo constituye otra de las mayores oportunidades para España, tanto como destino para los iraníes de mayor poder adquisitivo como para el desarrollo de hoteles y servicios de hostelería en el país.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual