Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Empleo

Moderación salarial sólo para algunos

Los consejeros del Ibex ganaron un 24% más frente al 0,6% de media fijado en los convenios
  •  

1
17/05/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Los consejeros de las empresas del Ibex ganaron el año pasado 315 millones de euros, un 24% más que en el ejercicio anterior. Un incremento que está lejos de la moderación salarial incluida en el acuerdo de negociación colectiva, que limitó el aumento al 0,6%en 2014 y al 1% para este año. No obstante, la subida de las remuneraciones de los consejeros acompañó al aumento de los beneficios de las grandes empresas, que crecieron un 47% respecto al año anterior.

La parte del león se la llevan, lógicamente los consejeros ejecutivos (presidentes y consejeros delegados), muchos de ellos con sueldos millonarios. Ser consejero está bien pagado en España. A un nivel similar al de Francia o Italia y acercándonos a los países anglosajones cada vez más. El profesor de Esade Ricard Serlavós asegura que en España hay "grandes campeones de las retribuciones", como Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex, que con una remuneración total de 9,55 millones de euros, "está entre los 15 directivos mejor pagados del mundo".

También la retribución de los consejeros independientes, aquellos que están para defender los intereses de los accionistas minoritarios, es sustanciosa, al menos a ojos de un trabajador normal. Un consejero independiente está cobrando, de media, 170.000 euros al año, incluyendo los honorarios fijos (unos 150.000 euros) y las dietas por asistencia a las reuniones. De media, un consejero puede cobrar entre 1.500 y 2.000 euros por reunión, lo que puede ganar un asalariado al mes.

La Ley de Sociedades de Capital exige que la remuneración a los consejeros guarde relación con la importancia de la compañía, con su situación económica en cada momento y con los estándares del mercado. A juicio de los expertos, esto debería llevar a que, si los resultados de la empresa empeoran, la retribución al Consejo de Administración, especialmente a sus ejecutivos, debería disminuir. Pero esto no es así, en realidad. La política de remuneración a sus consejeros de las empresas del Ibex en los últimos años ha estado "carente de una correlación razonable con los resultados obtenidos", además de ser compleja y demasiado centrada en el corto plazo, según reconoce la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el Código de Buen Gobierno.

El beneficio de Telefónica cayó un 34,7% el año pasado mientras que la remuneración de su Consejo de Administración se incrementó un 20%. En OHL, el resultado disminuyó un 91,4% mientras que los ejecutivos ganaron un 20,4% más. Ferrovial y Arcelor Mittal registraron también una divergencia entre los resultados de la empresa y las retribuciones de sus consejeros. En Iberdrola bajaron los beneficios un 9,5%, aunque la retribución se mantuvo casi estable (sólo creció un 0,69%). "Las ganancias generadas en un solo año pueden haber beneficiado a unos accionistas, por eso hay que tener mucho cuidado con las remuneraciones ligadas estrictamente al resultado", destaca Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas. "Muchos de esos pagos se basan en determinadas operaciones que, al final, no dejan de ser flor de un día", sostiene Pich.

Susana Marcos, socia de Peoplematters, explica que desde el comienzo de la crisis las retribuciones medias de los consejeros han subido, lo que es "absolutamente contradictorio" con la evolución de la economía y de las empresas. Claro que las medias esconden situaciones muy diferentes porque algunas compañías han seguido obteniendo buenos beneficios y otras se han hundido. "Hace siete años se cobraba un bonus por una operación que no se sabía a quién había beneficiado, y se retribuía por ello al consejo, pero ahora hay una vuelta a una relativa sensibilización de cara a la sociedad", explica Valentín Pich.

Serlavós propone abrir un debate en la sociedad sobre el reparto del beneficio empresarial. "¿Hasta qué punto es justo y correcto que un porcentaje elevado de los beneficios vaya a una minoría y no se reparta entre el conjunto de los trabajadores de la empresa?", se pregunta el profesor de Esade, que considera adecuado "establecer ciertos límites a la retribución" y ver también qué parte de las ganancias van a impuestos y redundan en la sociedad.

Si se toma como referencia el porcentaje que las retribuciones de los consejeros representan sobre el total de beneficios, su peso medio se sitúa en el 1% (en 2013, como las ganancias fueron menores, este dato fue del 1,22%). Sin embargo, hay mucha disparidad entre las empresas. En Jazztel, la remuneración al Consejo representa el 20,4% del beneficio obtenido en 2014; le siguen Abengoa, donde representa el 12,6% y OHL, con un 12,3%. Por encima del 10% de los beneficios están también Sacyr y Mediaset.

Lógicamente, en las empresas con mayores beneficios el peso de la retribución al Consejo es menor aunque en valores absolutos sea alto. Y aún así hay diferencias. Las tres empresas con mayores beneficios fueron Banco Santander (5.816 millones), Endesa (3.337 millones) y Telefónica (3.001 millones). Santander pago a sus consejeros un total de 26,4 millones de euros, lo que representa el 0,5% de sus beneficios, mientras que Telefónica pagó casi lo mismo, 25,5 millones, pero en porcentaje sobre resultados casi duplica (0,9%).

El profesor del IESE José Ramón Pin puntualiza que la retribución de un consejero "debe estar en consonancia con el valor que aporta a la empresa, en función del número e intensidad de las reuniones del Consejo, la preparación que exige por parte del consejero, las responsabilidades que comporta su pertenencia al mismo, el número de comisiones a las que pertenece y la intensidad del trabajo que se le exige. Muchas veces, estar en los consejos implica incompatibilidades respecto a otras actividades y eso hay que remunerarlo; así cómo responsabilidades, incluso penales, que hay que compensar".

También Borja Miranda, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), destaca que no se pueden analizar sólo unos resultados anuales con unas retribuciones. "Pueden darse casos donde las compañías pierdan valor en momentos puntuales pero esa caída puede ser menor" a la que han sufrido otras sociedades del sector. Por ello, aconseja que todas las retribuciones deberían estructurarse en una parte fija "que fomente su lealtad hacia la empresa" y una variable en la que "a mayor peso de esta parte, mayor esfuerzo y dedicación por alcanzarlos tendrán" esos ejecutivos.

EL FUTURO SEGÚN LAS JUNTAS

Las buenas prácticas de gobierno corporativo recomiendan que las remuneraciones a los consejeros sólo premien la labor que permita conseguir resultados "sostenidos y sostenibles", lo que exige tener en cuenta la evolución de la empresa a largo plazo. En ese sentido, Pin aconseja que, cuando hay una caída coyuntural de los resultados, "el Consejo debe analizar si debe reducir sus remuneraciones o no y, sobre todo, consultarlo con los accionistas en la Junta General y, a través de los proxi-advisor, con los accionistas de referencia no representados en el Consejo".

Algunas de esas juntas de accionistas celebradas en las últimas semanas han aprobado modificaciones en los sistemas de retribución de sus directivos, para adaptarse a los nuevos códigos. Sin embargo, Borja Miranda propone ir más allá con algunas "mejoras deseables" que podrían asumir las compañías a medio plazo, entre las que destaca medidas "que permitan recuperar las retribuciones en caso de no alcanzarse objetivos fruto de decisiones o actuaciones erróneas". O una mayor transparencia para comparar si las cuantías que se cobran en unas empresas "son desproporcionadas" con respecto a las del resto del sector.


  • Causa-efecto
    (17/05/15 10:32)
    #1

    Es completamente indecente leer artículos como éste. Ahora mismo, en 2015, se están pagando sueldos que a mí me pagaban hace 25 años. Las famosas 200.000 pesetas que eran un señor sueldo y te permitía pagar la hipoteca, alimentar a tus hijos y vivir dignamente. Ahora, 25 años después, prácticamente no se alcanzan los 1.200 euros (las famosas 200.000 pesetas). Habiendo subido los pisos un 400 por ciento, la luz, el gas y al agua otro 400 por ciento...¿Cómo vamos a poder vivir? ¿Qué oportunidades ofrece este país?. La única opción de tener una vida decente es el sector público que tiene unos sueldos decentes. El resto, a sobrevivir como puedas. Que luego no se extrañen si se implantan sistemas políticos extraños o populistas. Es la única consecuencia posible.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual