Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Presupuestos 2016

El Gobierno deshoja la margarita de los Presupuestos para 2016

  • Hacienda medita aprobar unas cuentas nuevas y no prorrogar las actuales, pero la incertidumbre electoral lo complica

2
Actualizada 03/04/2015 a las 19:42
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
¿Habrán sido los de este año los últimos Presupuestos Generales del Estado (PGE) elaborados por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro? No es seguro, aunque sí altamente probable. Calendario en mano, lo más normal sería prorrogar otro año las cuentas de 2015 y que ya fuera el nuevo Ejecutivo salido de los próximos comicios generales el que elabore las suyas, como pasó con el gabinete de Mariano Rajoy tras su triunfo en noviembre de 2011.

Sin embargo, aquellas voces que dentro del Gobierno y del PP defienden la necesidad de agotar al máximo la legislatura actual -de forma gráfica, algunos hablan en privado de "exprimirla lo que se pueda ahora que los números van bien tras años de ajustes y recortes"- ven todavía una oportunidad para dejar aprobados los que serían los quintos Presupuestos de Mariano Rajoy.

El político gallego tomó posesión de La Moncloa en diciembre de 2011, y aprobó sus cuentas para 2012 ya en el primer trimestre de ese año. Por eso, desde la oposición se considera que "lo más normal" sería que el Ejecutivo se limitase ahora a prorrogar los Presupuestos actuales un año más y así no atar las manos a su sucesor.

Sobre todo, apuntan desde las filas socialistas, porque "existen opciones serias de que se pueda formar un gobierno de otro color". Frente a esta tesis, en el Ministerio de Hacienda advierten de que si el calendario lo permitiera no sería malo aprobar unas nuevas cuentas, sobre todo para dar tranquilidad ante los mercados. No olvidemos que en 2016 habrá que reducir el tope de déficit público al 2,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), menos de la mitad del 5,7 por ciento con que cerró el año pasado, y para eso habrá que hacer números.

La ventaja es que los Presupuestos de 2015 incluían el primer recorte en el techo de gasto del Estado para esta legislatura: un 3,2 por ciento menos que el ejercicio anterior, para un total de 129.060 millones de euros. Mantener esa austeridad daría un margen considerable, sobre todo porque la creación de empleo -aunque aún lenta y moderada- reduciría el desembolso en las prestaciones por paro. Así, para este año se prevé un alivio de 4.200 millones en el gasto y, de cumplirse las previsiones laborales, para el próximo sería mayor.

MÁS INGRESOS Y MAYOR MARGEN

Tampoco resultaría especialmente problemático prorrogar las cuentas actuales en el lado de los ingresos, pues la mejora del 4,3 por ciento en la recaudación fiscal para 2015 arroja unos ingresos de 134.000 millones que, salvo giro brusco en la coyuntura macroeconómica, se alcanzarían con creces también 2016. Y eso una vez contemplados ya los efectos de la última rebaja fiscal aprobada.

Los 4.300 millones más de ingresos que prevé el Gobierno para 2015, junto al ahorro presupuestario referido, le dan un margen de 8.500 millones para no superar el 4,2 por ciento de déficit comprometido con la Comisión Europea (CE) para este ejercicio. No obstante, y como las administraciones públicas cerraron 2014 con un desequilibrio de 60.537 millones, el 5,7 por ciento del PIB, para cumplir con el 2,8 por ciento de 2016 habrá que aligerar las alforjas del gasto en hasta 30.250 millones, algo menos de 14.000 millones este año y el resto ya el siguiente.

Por eso, según fuentes gubernamentales, en Hacienda entienden que la opción de aprobar unos nuevos Presupuestos sería la mejor. De momento, el equipo de Montoro mantendrá su línea de trabajo como si fuera así. Antes del próximo 30 de abril presentará ante Bruselas el techo de gasto para 2015 y el cuadro macroeconómico actualizado -el Ministerio de Economía, en sintonía con el Banco de España y varios institutos privados, eleva el crecimiento para este año casi al tres por ciento y lo mantiene en un línea similar el siguiente-, asuntos que deberían pasar por la mesa del Consejo de Ministros en junio antes de iniciar formalmente la elaboración de las cuentas.

Ahora bien, de "exprimir" al máximo la legislatura -la fecha tope para las elecciones generales es el 21 de diciembre, aunque algunas interpretaciones legales apuntan que podría llegarse al 10 de enero-, los trámites se agilizarían y sería en mayo cuando el Consejo pusiera los cimientos de los Presupuestos de 2016. Con esa anticipación, ya en junio -y no septiembre, como es habitual- se aprobaría el proyecto de ley contable para luego remitirlo al Parlamento, donde el PP goza aún de mayoría absoluta. Eso sí, debería ratificarse en octubre pues las Cámaras se disolverán dos meses antes de los comicios.

BRUSELAS INSISTE: MÁS LIBERALIZACIÓN Y CAMBIOS EN EL MERCADO LABORAL

"Que en Bruselas sean conscientes de que se cumplirán los compromisos". Este es el otro argumento que defienden los partidarios de aprobar unos nuevos Presupuestos para 2016. Y es que, amén de no superar los objetivos de déficit, los números han de incluir señales de que se completarán las reformas pendientes, como han insistido desde la CE en dos ocasiones durante el último mes.

Aun reconociendo como "muy alentadoras" las señales de recuperación en España, los responsables comunitarios advierten de que aún persisten "desequilibrios importantes". Por ejemplo, en el mercado laboral y su dualidad, o en la liberalización de algunos sectores, fundamentalmente en lo relativo a los colegios profesionales y también a una unidad de mercado que no terminan de ver clara a nivel autonómico.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual