Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
reforma fiscal

Montoro comparte la música de los expertos fiscales aunque con cambios

  •  
  • El ministro dejará fuera de la reforma cuestiones muy polémicas, aunque coincide en podar los tributos regionales y establecer un filtro previo
  • Implantará un sistema fiscal más moderado que el propuesto por los 'sabios'

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante el pleno de este miércoles.

Montoro: "El Gobierno, firme ante el debate catalán pero sin tensarlo"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante un pleno

EFE
0
16/03/2014 a las 06:01
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
A Cristóbal Montoro le gusta la música que ha tocado el comité de nueve expertos al que encargó hace nueve meses elaborar un informe sobre la reforma fiscal que ya obra en sus manos desde el jueves. No en vano el ministro de Hacienda tuvo mucho tino a la hora de elegirles para que sus propuestas no fueran en la línea contraria de lo que él ya entonces tenía en mente para el modelo tributario español.

Contaba incluso con que algunas de sus recomendaciones superaran el listón previsto por el Gobierno y, por tanto, tuvieran que ser rechazadas. Con ello, le quedaría el terreno expedito para eliminar algunos de sus puntos más polémicos -por ejemplo, no quiere meterse ahora ni con peajes por infraestructuras ni con copagos sanitarios- y así tratar de 'vender' un sistema fiscal más moderado que el propuesto por unos 'sabios' que han coincidido bastante con las recetas que dio el verano pasado la fundación conservadora FAES que preside José María Aznar.

En fuentes gubernamentales se reconoce que al ministro le convence la sinfonía escrita por el comité que ha presidido el catedrático Manuel Lagares, quien ya participó en las reformas fiscales de 1998 y 2002. precisamente con Aznar en el Gobierno y el propio Montoro como responsable de Hacienda. La historia se repite, aunque esta vez el ahora ministro tiene previsto introducir más cambios.

A la anunciada negativa del Gobierno a introducir una imputación de renta inmobiliaria por la vivienda habitual en el impuesto de la renta (IRPF) -aunque sí se propiciará otra subida del IBI-, se une la clara oposición del ministro a reducir cotizaciones sociales, al menos a corto plazo. Por mucho que los expertos sostengan que la solución sería subir el IVA, de forma indirecta como contrapartida, Montoro no tiene tan claro que moviendo algunos grupos del tipo reducido (10%), al general (21%) se logren, por ejemplo, los 3.300 millones anuales que se perderían bajando sólo un punto los pagos forzosos a la Seguridad Social.

Dado que turismo y hostelería, vivienda y transporte se consideran tan intocables como los grupos del tipo superreducido (4%), el margen de maniobra es reducido. Subir el IVA a los espectáculos culturales y deportivos, las ferias comerciales, los servicios agrícolas o la limpieza sería tan controvertido como relativamente 'escaso' en su rendimiento.

Cierto es que el comité habla de reducir las cotizaciones en 2016, justo cuando aconsejan también incrementar el tipo general del IVA, pero Montoro no quiere hacer cuentas a tan largo plazo... o, al menos, anunciarlas, dada la escalada de citas electorales que hay antes: europeas en mayo próximo, autonómicas y locales un año después y, por último, generales a finales de 2015.

UNA REBAJA A PLAZOS

Precisamente porque tiene muy claro el calendario, el titular de Hacienda ya matizó que la anunciada rebaja de IRPF a partir de 2015 sería gradual, de forma que primero irían las rentas más bajas y luego, sin plazo concreto, el resto. Eso puede hacer que el ajuste de los siete tramos actuales a cuatro (es la idea que baraja) también sea modulada, de forma que el menor bajaría al entorno del 20% antes de que el mayor al 50%.

En el impuesto de sociedades, sin embargo, sí parece más convencido de seguir sin apenas cambios a los expertos. El ministro ya tenía en mente una nueva poda de deducciones, exenciones y otros beneficios fiscales -tijera que también alcanzará al IRPF-, en aras a que el tipo real al que tributan las empresas -el 10% para las grandes y apenas la mitad para los 'trasatlánticos' del Ibex-35- se aproximara al que marca la ley.

Este, situado en el 30%, bajará con seguridad, al menos, cinco puntos, aunque duda si mantener alguna ventaja extra para las pymes en línea con la Ley de Emprendedores.

Capítulo aparte merece la recomendación de los expertos para acabar de un plumazo con cerca de 70 tributos regionales pretendidamente medioambientales, que Montoro comparte. La clave reside en cómo compensar a las comunidades por la merma recaudatoria -si bien algunos de los tributos no desaparecerían, sino que se unificarían con otros-, sobre todo considerando la más que probable eliminación del impuesto de Patrimonio y la armonización a la baja de Sucesiones.

Hacienda cedería a las autonomías más margen de recaudación en IRPF e incluso está dispuesto a regionalizar los impuestos especiales (alcohol, tabaco e hidrocarburos), que subirán. Pero limitaría su capacidad en los tributos propios en pro de la unidad de mercado, usando como filtro previo el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPPF), donde cualquier gravamen nuevo se sometería a la consideración de todos sus miembros, Estado y comunidades.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual