Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
rescates en la ue

España se juega 32.000 millones en avales a los países rescatados

  • Con Irlanda fuera de peligro y Portugal más o menos estabilizada, el temor es Grecia, donde el Tesoro tiene más de 25.000 millones

0
23/02/2014 a las 06:01
  • Colpisa. Bruselas
"En esta vida, lo peor que se puede hacer es engañarse e intentar creer que vas a cobrar una deuda cuando la realidad, las cifras, aseguran lo contrario, que es imposible. De ahí que lo mejor sea afrontar la situación y tomar medidas realistas, que sean buenas para todas las partes".

La reflexión, reciente, la hizo un alto cargo europeo en una conversación informal en dependencias comunitarias. Una valoración válida, por ejemplo, para la futura ley de quiebras que el Gobierno de Rajoy podría aprobar esta semana -favorecer el desapalancamiento de empresas con fórmulas como reducir deuda a cambio de capital- pero también para el futuro de Grecia, que ha recibido 240.000 millones desde 2010 a través de dos rescates que no han cumplido las expectativas esperadas ya que se espera un tercero "de entre 15.000 y 20.000 millones", según coinciden numerosos analistas.

Pero la clave de bóveda no es cuantificar el dinero que necesitará, que a la postre, para toda una Eurozona son migajas, sino saber y sobre todo reconocer si Grecia es viable para pagar lo que debe y asumir una deuda pública de 317.000 millones, el 176% de su PIB anual. Hacerlo, además, tras encadenar 21 trimestres de recesión que han provocado una caída del PIB de un 25% y un retroceso del 40% en el disponible de las familias. Quédense con la reflexión inicial para encontrar una respuesta.

La crítica situación griega, que pese a su gravedad y vigencia ha quedado bastante diluida por la mejoría económica de la UE -sobre todo en países clave para el futuro de la moneda única como España-, fue el detonante en 2010 de una cascada de rescates en cadena que se llevó por delante a Irlanda (85.000 millones), a Portugal (78.000) y a Chipre (10.000). Nada menos que 400.000 millones de euros de ayudas públicas. Un dinero aportado en su mayoría por Europa (aunque también por el FMI) que no surge de la nada, sino que es fruto de la solidaria aportación de los socios comunitarios -no se trata de cheques en blanco, sino de asistencia financiera a intereses ínfimos-.

Una solidaridad de la que se benefició España al recibir una "línea de crédito de 41.300 millones" a devolver a cómodos plazos hasta 2026. Se cerró en el verano de 2012, con el país al borde del abismo después de que los mercados financieros le hubiesen situado en el centro de la diana. España venía de momentos muy duros, con una economía en caída libre y una tasa de paro que alcanzaba cotas históricas. Una delicada situación que no le impidió asumir el rol de rescatador antes de interpretar, muy a su pesar, el de rescatado.

Porque España se juega mucho en los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal. La friolera de 32.067 millones. Una cifra de vértigo que supone, por ejemplo, el gasto para afrontar las prestaciones por desempleo de todo un año o el dinero destinado al conjunto de los ministerios para los Presupuestos de 2014. Según explicaron fuentes del Ministerio de Economía, no todo es dinero contante y sonante, sino que 24.000 son avales al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, instrumento que luego dio paso al Mede, el Mecanismo Europeo de Estabilidad que se empleó para vehicular la ayuda al sistema financiero español.

LOS FANTASMAS DE LA QUITA 

El riesgo se centra sobre todo en los 8.000 millones de préstamos concedidos en metálico y, en especial, en las cantidades otorgadas a Grecia, ya que Irlanda (fuera del programa de rescate desde el 15 de diciembre) y Portugal (lo hará a mediados de este año) no suponen demasiado riesgo. El Ministerio de Economía no discrimina la aportación a los rescates por países, pero en lo referido a Atenas, distintas fuentes coinciden en cifrarla en unos 25.000, de los que 6.000 serían créditos en 'cash' -nada menos que el presupuesto anual del Ministerio de Fomento-. Un dinero que a España le generará unos hipotéticos beneficios de cientos de millones por el cobro de intereses. Si es que se llegan a cobrar.

Porque el fantasma de una quita a la deuda griega sigue estando muy presente en Bruselas Hace dos años, los inversores privados ya fueron víctimas de una quita del 53% antes de que la troika -Comisión Europea, BCE y Fondo Monetario- diera luz verde al segundo rescate. Corría marzo de 2012 y ya a finales de aquel año, se empezó a hablar de la necesidad de una nueva quita dada la inviabilidad del país. En este caso, sí sería pública ya que copa el 70% del conjunto del endeudamiento del Tesoro heleno.

Un escenario del que no quieren oír ni hablar los afectados, entre ellos España, que ya ha dejado claro que esa no es la vía a seguir.

No lo tienen tan claro economistas como José Carlos Díez, que viene insistiendo en la necesidad de que "Grecia abandone el euro cuanto antes, devalúe, reestructure su deuda y reinvente su modelo económico, político y social". Un sentir compartido por muchos analistas que jamás se llevará a la práctica, sobre todo en lo relacionado a la salida del euro. Europa está en un punto de no retorno. Sólo queda aguantar.

"Lo que podemos hacer es aliviar la deuda, con intereses más bajos o plazos de amortización más holgados", señaló recientemente el presidente del Eurogrupo, Jeröen Dijsselbloem, quien descartó una quita. La fórmula que ahora se baraja es conceder 50 años para la devolución de la deuda y recortar los intereses.

¿El enésimo parche? Vuelvan a inicio del texto. "Lo peor que uno puede hacer en la vida es engañarse...".

LA TROIKA, CON DUDAS SOBRE PORTUGAL, VUELVE HOY A ATENAS 

Los temidos hombres de negro de la troika volverán a Atenas después de varios meses de tiras y aflojas sobre los avances del país. Aún quedan 10.100 millones que desembolsar del segundo rescate que finaliza a finales de año y el Gobierno de Samaras, muy debilitado por los ajustes y con las elecciones a la vuelta de la esquina, exige un 'gesto' para evitar que el país sea ingobernable tras su paso por las urnas.

Y lo hace asegurando que este año dejará atrás la recesión y tras cerrar 2013 con un superávit primario -sin contar los intereses de la deuda- de 691 millones. No hay que olvidar que en 2012, los socios comunitarios se comprometieron a "aliviar" la deuda una vez que se alcanzara. Pero Bruselas no se fía de las estadísticas griegas y prefiere optar al plácet de Eurostat, que llegará en abril. Además, nadie espera decisiones de calado hasta después del verano.

El otro caballo de batalla se llama Portugal, que finaliza su rescate en junio y que sigue despertando ciertas dudas en la troika, como se confirmó el jueves en el informe sobre su undécima visita al país. Aseguran por ejemplo que los sueldos "aún están sobrevalorados entre un 2% y un 5 %", y advierte de que son "indispensables más reformas estructurales".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual