Cultura Cultura

El Tiempo: Cargando...

Club del Suscriptor   Iniciar sesión   Regístrate

GEMMA CUERVO ACTRIZ

"La vida no está estructurada a favor del ser humano"

ION STEGMEIER . PAMPLONA .    

  • No quedan entradas para "La Celestina" que protagoniza Gemma Cuervo esta noche en el Festival de Teatro Clásico de Olite. Será a las 22.30 en la sala Príncipe de Viana.

Actualizada 28/07/2011 a las 01:05
Compartir
Imprimir Enviar
Imagen de la noticia

Gemma Cuervo caracterizada como la Celestina, en la producción que llega esta noche al Festival de Teatro Clásico de Olite. SECUENCIA 3

Gemma Cuervo será hoy la alcahueta por excelencia. La consagrada actriz (Barcelona, 1936) entrará esta noche en la piel de La Celestina, de Fernando de Rojas, uno de los grandes mitos que ha regalado la literatura española al mundo junto al Quijote y don Juan. Muchas compañeras suyas -desde Nati Mistral a Nuria Espert- han dado vida antes a la anciana que Picasso imaginó con el ojo a la virulé; fea, ávara y hechicera. Pero esta adaptación de Eduardo Galán para la compañía Secuencia 3 -la versión íntegra requiere cuatro horas- quiere ser más dinámica, sustituyendo arcaísmos y citas históricas . Quiere abrir puertas y públicos a la tragicomedia del siglo XV.

Cuervo tiene ganas de Olite. Ya estuvo antes, pero no recuerda con qué espectáculo. Sólo que era una gran obra, y al aire libre, junto al castillo. "Son muchas cosas", dice para excusar la poca nitidez en la memoria. Y las que vendrán. Mañana recorrerá más de 600 kilómetros hasta Lucentum (Alicante), para, por la noche, volver a desplegar sus artimañas y que Calisto y Melibea se amen.

¿Llevaba nueve años sin subirse a los escenarios?

¡Como mínimo! Estuve haciendo cinco años Médico de Familia, hasta 1999, y desde el 2003 hasta ahora he estado haciendo Aquí no hay quien vivay La que se avecina. Y Villarriba y Villabajo. Me había dedicado a la televisión. Ahora, al teatro.

¿Qué tal lo ha encontrado, sigue todo en su sitio, con sus nervios antes de subir a escena?

Sí, sí. Los nervios para subir a escena son lógicos en un ser humano con responsabilidad. Los tiene un deportista, un cirujano, los tienen en los medios de comunicación... sí, los hay.

Este verano está inmersa en la gira de La Celestina. ¿Ya habla en su vida real con refranes?

No suelo mimetizar a los personajes. Suelo tener una distancia muy excelente con ellos. Intelectualmente los veo con gran amor y gran cariño y gran simbiosis, pero jamás se apoderan de mí. Hay mucha gente a la que le ocurre, pero a mí no me ha pasado nunca; no tengo carácter para ello. Los amo con locura, porque bien pensado es un desdoblamiento de personalidad, que viene estudiado en psiquiatría y en psicología. Si estudiaran más este fenómeno sería un gran avance para el cerebro humano, sin duda.

Cuando en la obra Melibea ve morir a Calisto se pregunta: "¿Cómo no disfruté más del gozo?", que es un poco en lo que se ha basado esta adaptación, en el Carpe Diem, ¿no?

Sí. Esta adaptación se ha basado en el disfrutar de la vida, que es breve. Disfrutar, disfrutar. Eso es lo que defiende el personaje de Melibea.

Usted que no es mayor, sino que "cumple años", como suele decir, ¿está de acuerdo?

La vida no está estructurada a favor del ser humano, eso es evidente. Tener demasiado dolor personal y dolor sociológico y dolor colectivo nos hace desgastarnos. Nos vamos desgastando, más que vivir con un ocio hacia nosotros mismos y a nuestro entorno, los animales, los seres vivos, la naturaleza, el cosmos, todo lo vivo. Realmente, perdemos nuestras energías en pagar facturas. La mayoría de las veces.

Dice usted que con este director (Mariano de Paco Serrano) es con quien más felicidad artística ha sentido porque siempre ha habido diálogo...

...Evidentemente. Es un ser dialogante, no manda. Es un ser que deja fluir la creatividad, deja crear, y a mí, para mi temperamento artístico es el mayor regalo que me pueden hacer: dejar crear. Cuando me mutilan la creación, cuando me paralizan, cuando me dan órdenes que yo veo que son confusas y que creo que no son ordenadas, y que son menores a lo que mi creatividad podría hacer, sufro mucho. Sufrimos mucho los actores, no yo sola, sino todo el colectivo. Al que lo hace de oficio, le da un poco igual.

Pero mire que ha trabajado con directores que eran auténticas vacas sagradas del teatro, ¿está segura?

Sí, todos me han respetado muchísimo, tanto [Fernando] Fernán Gómez como [Adolfo] Marsillach, como [Agustín] Gómez Arcos, como José María Moreda, como Manuel Collado, como los que quieras. Todos me han respetado mucho, han tenido mucha fe en mí, me han dado mucho cariño y mucha cancha en el escenario. Pero luego no eran seres extremadamente dialogantes. Entonces yo ahora he encontrado a un ser que sí, que desde el primer momento me ha puesto en un lugar de decir: "¡Fluye, Gemma, sé feliz!".

Y fluyó.

Ah, yo, sí, claro. ¿Qué voy a hacer? Si te cortan las alas te mutilan. Siempre de acuerdo con el montaje que está pensado. Si yo hiciera una Celestina que no tuviera nada que ver con el pensamiento global que Mariano de Paco Serrano ha creado, que es el director y tiene en su mente la totalidad de la obra, entonces diría: "Estoy equivocada". Pero como no es así, como esa Celestina era la que concretamente buscaba él en su mente, lo que ha resultado es una culminación preciosa de director-actriz y actriz-director.

Por curiosidad, si Vicenta Benito y sus amigas de Radio Patio,fueran esta noche a Olite, cuando bajara al telón, ¿qué comentario haría?

[Risas, imita la voz de su personaje en Aquí no hay quien viva] Diría: ¡Qué cuento tan bonito!



Comentarios


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio

Enlaces recomendados
© Diariodenavarra.es

Grupo La información Iogenia Digital

Enlaces recomendados Pie 2
Enlaces recomendados Pie 3