Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LA MOSTRA

Venecia recibe entre ovaciones "Un dios salvaje", de Roman Polanski

  • El polémico director no acudió a la presentación de la película, pero sí lo hicieron tres de sus actores: Kate Winslet, Christoph Waltz y John C. Reilly

John C. Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz

Presentación de la película "Un dios salvaje", de Polanski

John C. Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz

EFE
0
01/09/2011 a las 17:29
  • EFE. VENECIA
El Festival de Cine de Venecia recibió este jueves con grandes aplausos la última película de Roman Polanski, "Un dios salvaje", fantástica historia que se sostiene sobre los hombros de cuatro enormes actores: Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz y John C. Reilly.

Winslet, Waltz y Reilly homenajearon hoy a Polanski, ausente del festival, al que atribuyeron todo el mérito en el estupendo resultado de una película que funciona como un mecanismo de relojería y en el que cada frase y cada movimiento está estudiado hasta el más mínimo detalle.

"Es una historia increíblemente compleja en los detalles", explicó Winslet en la rueda de prensa de presentación de la película, que compite en la sección oficial de Venecia. Una historia sobre dos parejas que se enfrentan tras una pelea de sus hijos, de 11 años. Y en la que, al desarrollarse casi en su totalidad en el salón de la casa de una de las parejas, hace que el trabajo de los actores sea aún más importante que en otros filmes.

"Los cuatro estuvimos muy implicados desde el primer día de los ensayos. Pero tuvimos la ayuda de un guión extraordinario", indicó Winslet, que llevó la voz cantante de la rueda de prensa.

Dos semanas de ensayos les permitieron coger el tono y ritmo que Polanski quería dar a la película, algo alejado del de la pieza teatral que todos ellos conocían. Además de conocer al milímetro el pequeño escenario en el que todo se desarrolla.

"Era una especie de confinamiento, en una habitación, pero con un montón de gente y mucho equipo, así que el uso del espacio estaba estudiado hasta el más mínimo detalle", precisó Waltz.

Algo que sin embargo no fue un hándicap para Polanski, sino todo lo contrario, puesto que ése es un punto fuerte del director franco polaco. "Su precisión, su exactitud, su microscópica forma de trabajar...", señaló el ganador de un Óscar por "Malditos bastardos".

Todo ello llevó a los actores a conocer cada movimiento, cada posición, cada frase, como si fuera exactamente una obra de teatro. Un proceso que les permitió darse cuenta de que tenían una forma similar de trabajar, en la que se plantean todo en cada momento, resaltó la protagonista de "El lector", que destacó además algo que a Polanski le gustó mucho y es que los cuatro actores se ayudaron y no se mostraron competitivos en ningún momento.

Y eso se detecta en el resultado final de esta película, una coproducción de España, Francia, Alemania y Polonia, que pese a estar basada en el archiconocido texto de teatro de Yasmina Reza, adquiere una dimensión diferente en manos de Polanski y de sus cuatro protagonistas.

Apenas unos cambios: diálogos aún más ácidos e histriónicos que en la pieza teatral, ligeras variaciones de estructura y algunas escenas fuera del salón en el que todo se desarrolla para dar un poco oxígeno en la gran pantalla. Pero, sobre todo, unos actores fantásticos, que no se creen sus personajes, sino que los viven.

Unos personajes que no son ni blancos ni negros, sino que, como ocurre en la vida real, son honestos y falsos, educados y salvajes, dulces y abruptos. Los cuatro protagonistas se apoyan y se sostienen en una película en la que ellos son el todo y la nada. No hay grandes paisajes, ni momentos épicos ni música grandiosa. Son cuatro personas encerradas entre cuatro paredes físicas y algunas mentales que sacan lo peor de sí mismos.

Cuatro adultos que no saben resolver un problema en una historia pesimista pero con un rayo de luz, algo que quería introducir Polanski en la obra y que supone el principal cambio respecto al texto original, como explicó Yasmina Reza. La obra de teatro acaba de forma totalmente diferente, en la desolación total. Pero Polanski quería algo más abierto. "Para mí fue difícil, pero he intentado responder a su universo", señaló Reza.

"Si te llama Polanski para cualquier proyecto no dices no", afirmó rotunda Winslet. Más divertido Reilly: "Cuando Roman te llama, después de levantarte del suelo, dices sí". Y más delicado Waltz: "Quiero a Roman Polanski y le admiro".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual