Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Una temporada entre el arte y la crisis

  • Se cortaron 129 orejas y cuatro rabos, tres de ellos en Estella y otro en Olite; los de Estella por parte de toreros navarros

Imagen de la noticia

Francisco Marco, durante su actuación en la feria de Estella. JOSÉ ANTONIO GOÑI

1
Actualizada 10/12/2011 a las 01:02
Etiquetas
  • KOLDO LARREA . PAMPLONA

La temporada taurina de Navarra terminó el pasado 29 de septiembre en la centenaria plaza de Corella, como viene siendo costumbre. Desde su inicio, en Fitero, allá por el mes de marzo, se han celebrado un total de 49 festejos con muerte de astados, cinco menos que el año pasado, debido al momento económico que se sufre.

Pese a ello, se trata de una cifra que refleja que la afición al toro bravo sigue muy viva. Y sirva como ejemplo también otro dato. A esos 49 festejos acudieron, aproximadamente, un total de 272.500 espectadores, la media más alta de asistencia de los últimos seis años; cifra que refleja la influencia de este sector cultural en una comunidad autónoma como la navarra, que cuenta con 630.000 habitantes.

En todos estos espectáculos taurinos se cortaron 129 orejas y cuatro rabos: tres de ellos en Estella y por dos toreros navarros -dos para Francisco Marco y el otro para Pablo Hermoso de Mendoza-, y el cuarto en Olite, por el becerrista Eugenio Martín El Mani.

Respecto a los escenarios, fueron trece las poblaciones navarras que ofrecieron festejos taurinos, una menos que en 2010. Concretamente, Pamplona, Tudela, Estella, Tafalla, Sangüesa, Corella, Fitero, Cintruénigo, Cascante, Peralta, Lodosa, Olite y San Adrián. Mendavia, por sexto año consecutivo, no pudo organizar un festejo por absurdos trámites burocráticos impuestos por la Administración. Andosilla, que el año pasado ofreció dos festejos, en éste no programó ninguno. Por otro lado, Tudela, Fitero y San Adrián ofrecieron un festejo menos.

Reducción de la oferta

Los abonos de las ocho primeras localidades citadas contaron con corridas de toros, hasta un total de veintiuna, el mismo número que el año pasado, ya que la que perdió la capital ribera la ganó Cintruénigo, que recuperó sus tradicionales corridas de toros. Del total, dos -en la plaza cirbonera y en la estellesa- tuvieron carácter mixto. Estas corridas de toros permitieron hacer el paseíllo a 41 toreros de alternativa, que se repartieron 59 orejas y 2 rabos.

En el terreno de las novilladas picadas, se celebraron once, el mismo número que el año pasado. En esta clase de festejos, intervinieron 26 novilleros -uno menos que en 2010 y seis más que en 2009-, que cortaron sólo 14 orejas Ninguno de los novilleros con los del castoreño logró pasear rabo alguno y sólo cuatro -tres en Lodosa y uno en Peralta- consiguieron salir a hombros.

En lo referente a la tercera categoría del toreo a pie, se celebraron ocho novilladas sin caballos, cuatro menos que el año pasado. Sólo San Adrián, Olite y Cintruénigo las celebraron. Participaron 15 aspirantes -11 menos que en 2010-, que lograron cortar 18 orejas y un rabo.

Salvo en Corella, Fitero y San Adrián, en todas las localidades citadas anteriormente se pudo disfrutar del toreo a caballo. Fueron ocho los festejos de rejones, a los que hay que añadir esas dos corridas de toros mixtas, en Cintruénigo y Estella. En conjunto, permitieron la actuación de doce caballeros y el corte de 33 orejas y un rabo.

Por último, en Cascante se celebró también, y con éxito, un festival taurino. En Pamplona, por una incomprensible decisión, tan absurda como ridícula, los dos festejos matinales de San Fermín volvieron a celebrarse sin muerte de astados; es decir, perdieron el carácter de festival y se convirtieron en una especie de tentadero o clase práctica, indigna del programa taurino de San Fermín.

De este modo, en esos 49 festejos, intervinieron un total de 116 toreros, que lograron 129 orejas y cuatro rabos.

Salidas a hombros

De todos los matadores de alternativa que torearon en nuestra tierra, dos fueron los claros triunfadores: Francisco Marco y El Juli. El diestro madrileño logró nada menos que cinco orejas en sus dos actuaciones en Navarra, ambas en Pamplona. El mismo número de orejas logró Marco, pero no en dos sin en tres tardes; el espada estellés nada pudo hacer en Pamplona, consiguió un trofeo en Tudela y firmó una tarde épica en su ciudad natal, donde logró pleno -cuatro orejas y dos rabos- y terminó herido en el hospital. Por este motivo, causó baja en Tafalla y, después, fue injustamente excluido de las ferias de Sangüesa, Cintruénigo y Corella.

Además del navarro, sumaron también tres paseíllos un trío de toreros andaluces: Salvador Cortés, El Cid y Juan José Padilla. Este gaditano se fue de vacío de Pamplona y Tudela, pero paseó un trofeo en Corella. Por su parte, el diestro de Salteras logró asimismo una oreja en Corella, después de haber salido en hombros en Tudela y de no lograr trofeos en la capital navarra. Algo parecido hizo Cortés: nada en Pamplona, una oreja en Tafalla y fácil salida a hombros en Cintruénigo.

Otros matadores de toros que destacaron fueron Rubén Pinar -tres orejas en Tafalla y otra en Pamplona-, Javier Castaño -una oreja en Tafalla y dos en Sangüesa- y Miguel Ángel Perera -un trofeo en Pamplona y dos en Tudela-.

Pero fueron muchos más los que consiguieron salir a hombros: El Fandi en Tudela; Serafín Marín, Agustín de Espartinas, Pepe Moral y Juan Pablo Sánchez en Estella; Sánchez Vara, Iván García y Eduardo Gallo en Sangüesa; y Rivera Ordóñez y el mexicano Alejandro Amaya en Fitero.

Antón y Marín

Dentro de la categoría de novilleros con picadores, la temporada deparó escasas sorpresas. El interés se centró en el navarro Javier Antón, que siguió madurando como torero y siente más cerca su alternativa, y en Diego Hermosilla, gaditano afincado en Navarra que no tuvo suerte ni en Tudela ni en Sangüesa y no consiguió trofeo alguno.

Por el contrario, Antón dispuso de más oportunidades en su tierra. El murchantino toreó cuatro tardes y logró tres orejas, dos de ellas en Lodosa y otra en Tafalla; sólo de Peralta y Sangüesa se fue de vacío, sobre todo por no acertar en la suerte suprema.

De los demás novilleros, destacaron Javier Jiménez y Jesús Duque, que abrieron la puerta grande de Lodosa, y Ángel Puerta, que salió a hombros en la exigente Peralta.

En la categoría sin caballos, la más grata novedad vino dada por la presentación vestido de luces de Javier Marín, joven cirbonero que triunfó en la plaza de su localidad natal, que mostró buenas maneras y, sobre todo, perspectiva de futuro, de un futuro que pasa actualmente por la escuela taurina de El Juli.

Y quitando Marín, muy poco. Si se quiere, las buenas maneras de Sergio Felipe y Carlos de la Casa en San Adrián, en una feria que dejó desierto su Espárrago de Oro al mejor novillero.

Edad de Oro del rejoneo

Dentro del toreo a caballo, la temporada en Navarra tuvo tres nombres propios, dos de ellos navarros: Pablo Hermoso de Mendoza, Roberto Armendáriz y Manuel Manzanares. El maestro estellés contó sus actuaciones en su tierra con salidas a hombros: dos orejas en Pamplona, tres en Tafalla y un rabo en su ciudad natal.

Por su parte, el caballero de Noain sumó nada menos que seis paseíllos en Navarra. Su triunfo más importante lo consiguió en Pamplona, pero también abrió las puertas grandes de Tudela -dos orejas-, Sangüesa -dos-, Estella -tres- y Olite -tres-. En total, cortó doce orejas y sólo de Tafalla se fue de vacío, por fallar con el rejón letal.

Por último, causó asimismo muy grata impresión Manzanares, jinete formado en Noveleta, en finca del estellés. Toreó cuatro tardes y consiguió siete orejas. Logró dos trofeos y salió a hombros en Estella, Tafalla y Cintruénigo, y paseó uno en Lodosa.

De los otros nueve rejoneadores que torearon en Navarra, sólo se pueden destacar dos: El Cartagenero, que salió a hombros en Olite tras cortar dos orejas, y Sergio Galán, quien, después de ocho años consecutivos saliendo a hombros en la capital navarra, en la pasada feria sólo cortó una oreja y dejó así en el aire su repetición, su novena intervención en Pamplona.

PERCANCES

A lo largo de los 49 festejos de la temporada foral, por desgracia, hubo que lamentar bastantes heridos, hasta diez. Ocho matadores de toros, una novillera y un subalterno recibieron tabaco, sufrieron percances de distinta gravedad. Sin embargo, y curiosamente, a lo largo del mes de septiembre, en el que se celebra un mayor número de festejos, los equipos médicos de las plazas navarras carecieron de trabajo.

Ésta es la relación de percances:

8 de julio. Pamplona. David Mora sufrió del tercero un puntazo de 10 cm. en el gemelo derecho y una cornada del sexto, también de Cebada, en la axila izquierda.

9 de julio. Pamplona. El subalterno Pedro Mariscal fue alcanzado por el que abrió plaza, de Dolores Aguirre, al intentar apuntillarlo y fue atendido en la enfermería de un varetazo en el muslo derecho.

13 de julio. Pamplona. Manuel Jesús El Cidrecibió del primero de El Pilar, en el tobillo izquierdo, una cornada de cinco centímetros, de pronóstico leve.

14 de julio. Pamplona. Juan Mora resultó herido de gravedad por el cuarto, de Núñez del Cuvillo, y fue operado en la enfermería de dos cornadas, una en el escroto y otra, de pronóstico grave, en el muslo derecho, con doble trayectoria: una hasta la pelvis de 20 centímetros y otra transversal hasta el fémur de 15 centímetros.

6 de agosto. Estella. El espada sevillano Pepe Moral sufrió del sexto toro, de Cebada Gago, una cornada de 8 centímetros de diámetro en la cara interna del muslo derecho.

8 de agosto. Estella. El diestro mexicano Juan Pablo Sánchez sufrió del tercero, de José Vázquez, una cornada ascendente de cuatro centímetros en el gemelo izquierdo.

8 de agosto. Estella. Francisco Marco sufrió en la lidia del quinto, de José Vázquez, luxación del hombro izquierdo y diversas contusiones. Fue trasladado al hospital García Orcoyen, donde quedó ingresado.

16 de agosto. Tafalla. La novillera peruana Milagros Sánchez fue atendida en la enfermería de un puntazo leve en la cara interna del muslo derecho, un varetazo en el glúteo derecho y un esguince en el pie derecho, tras ser cogida por un utrero navarro de Santafé Martón.

19 de agosto. Tafalla. El diestro Israel Lancho fue cogido aparatosamente por el segundo toro de Prieto de la Cal y acabó en el hospital con posible fractura de tabique nasal y un fuerte hematoma en el ojo izquierdo.

20 de agosto. Tafalla. El espada albaceteño Rubén Pinar sufrió un puntazo en la mano izquierda al entrar a matar al segundo de la tarde, de Los Recitales.



  • Como mandan los cánones
    (10/12/11 09:15)
    #1

    Lo de igualar la temporada de "El Juli" y la de Marquitos no tiene desperdicio. ¿Por qué no se da el mismo trato a los otros 40 matadores de toros actuantes?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra