Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CINE MIGUEL URABAYEN

Sin voces y con talento

Imagen de la noticia

Jean Dujardin y Berenice Bejo encarnan a los protagonistas. ALTA FILMS

0
Actualizada 21/12/2011 a las 00:03

E N 1929 el cine aprendió a cantar y hablar. Desde entonces, diálogos y voces (en las versiones originales) han sido parte esencial de todas las películas, incluidas las últimas que realizó Charles Chaplin, inicialmente muy contrario al sonoro.

El cambio del 29 fue una especie de terremoto técnico-artístico que Hollywood ha descrito en diversas ocasiones. La mejor, en la comedia musical Cantando bajo la lluvia, perfecta en sí misma y en el ambiente que mostraba. Ahora, a los 82 años de ocurrir aquel cambio, llega a las pantallas otra recreación del drama que para algunas grandes estrellas del cine mudo supuso el cese de la mímica y el uso del sonido. Esta vez el origen de la obra no es Hollywood sino Francia, de la mano del inteligente director parisino Michel Hazanavicius.

Los aficionados españoles, quizá no muchos, podrán recordar que él dirigió OSS 117. El Cairo, nido de espias (2006), parodia de James Bond continuada tres años después. En Francia era conocido por esas obras y algunas series de TV, pero no estaba en la primera fila de los realizadores. Así pues, que Hazanavicius consiguiera presentar en el pasado Festival de Cannes su película The Artist fue un triunfo personal y una sorpresa para todos.

Éxito

Mayor sorpresa aun al ganar su protagonista, Jean Dujardin, el premio al mejor actor. Poco después, la película obtuvo el del público en el Festival de San Sebastián. Desde el pasado septiembre, The Artist ha recibido una excelente acogida tanto de la crítica como de los millones de aficionados en Francia y Estados Unidos que la han visto antes de su estreno en España, el viernes pasado. Su gran éxito la ha llevado a ser una de las favoritas para obtener alguno de los Globos de Oro norteamericanos que se darán el próximo 15 de enero.

Lo más extraordinario está en que Hazanavicius quiso, y lo consiguió, que The Artist fuera muda y en blanco y negro. Imitando a las películas anteriores a 1929, los diálogos necesarios para comprender la intriga aparecen escritos en planos separados de la acción. Es decir, está realizada como si fuera una obra de la época que describe, utilizando adecuados enfoques, fotografía y música de fondo. Así pues, ni color, ni 3D, ni siquiera voces. Solo mímica y un guión filmado en el estilo de hace noventa años.

El resultado es perfecto. Pocas veces se ha visto una obra tan difícil, tan diestramente realizada. Tiene de todo: un argumento sencillo y dramático -que puede recordar a Cantando bajo la lluvia y a Ha nacido una estrella- toques de comedia de vez en cuando, buena ambientación (parte está filmada en viejos estudios de Hollywood) y excelentes intérpretes en todos los papeles.

Jean Dujardin ya había trabajado con Hazanavicius en sus dos películas anteriores y comprende muy bien lo que el director espera aquí de él. Y en su personaje de George Valentin logra la combinación apropiada de seguridad inicial y angustia posterior por su dramática y cambiante situación entre 1927 y 1933. Un detalle físico que muchos observarán es su gran parecido con Gene Kelly, incluido el hecho de poder bailar zapateados (aunque sin la facilidad del norteamericano, solo igualada por Fred Astaire).

Otros intérpretes

Junto a Dujardin sobresale Bérénice Bejo como Peppy Miller, bailarina que por una casualidad entra en relación con el astro George Valentin. Es el inicio de una posterior y brillante carrera de la joven en el cine sonoro. El buen montaje de la película se aprecia en los tres o cuatro planos sucesivos de repartos de películas en las que ella interviene, con su nombre subiendo hasta aparecer junto al título, como atracción máxima.

El ascenso de ella y la caída de él constituyen el aspecto dramático de The Artist pero no se trata solo de que el guionista Hazanavicius se haya acordado de Ha nacido una estrella. Hubo casos así en la transición del mudo al sonoro. El más famoso fue el de John Gilbert y Greta Garbo que para ayudar a su amigo y pareja de obras anteriores obligó a los productores de La reina Cristina de Suecia (1933) a darle el principal papel masculino, el de embajador de España en su corte de quien la reina se enamora.

Vuelvo al hoy. Bejo es una atractiva actriz de origen argentino que ha intervenido en series de la TV francesa y en más de veinte películas galas, entre ellas la primera OSS 117de Hazanavicius, con quien está casada. Así pues, el director conocía muy bien a la pareja de interpretes principales de The Artist y sabía lo que podía pedirles, por ejemplo bailar (muy importante en el argumento). Bejo y Dujardin están seleccionados para los Globos de Oro y quizá ambos sean propuestos para los Oscar.

El realizador francés, en una hábil maniobra hacia la taquilla americana, amplió el reparto de su película a tres actores de Hollywood. La alta figura de James Cromwell aparece como el chofer del protagonista, Penélope Ann Miller tiene el papel de esposa de la estrella, y John Goodman el de su productor. A este último lo recordamos por varias películas de los hermanos Coen (sobre todo El gran Lebowski) y siempre ha sido un excelente secundario, caracterizado por su enorme corpachón de 135 kilos. Por cierto, aquí le vemos con 45 menos. Su deliberado y conseguido adelgazamiento fue noticia en la prensa norteamericana.

Por último, el perro, un terrier -en el rodaje se utilizaron tres- muy inteligente o muy bien enseñado que interviene en varios momentos de la película, uno de ellos decisivo. En general, podemos mirar las participaciones caninas con cierta prevención pero aquí está tratada con humor y oportunidad.

EN RESUMEN: Una película muda para mostrar el final del cine mudo parece algo absurdo en el cine comercial de hoy pero el director/guionista Michel Hazanavicius demuestra que podía hacerse de modo interesante para cualquier aficionado. Su gran éxito está justificado por su gran calidad.

THE ARTISTS

Título original: The Artist, francesa, 2011. Duración: 1 hora y 40 minutos. Director: Michel Hazanavicius. Guión: Michel Hazanavicius. Fotografía: Guillaume Schiffman. Montaje: Anne-Sophie Bion y Michel Hazanavicius. Música: Ludovic Bource. Intérpretes principales: Jean Dujardin (George Valentin), Penelope Ann Miller (Doris, esposa de Valentin), Bérénice Bejo (Peppy Miller), John Goodman (Al Zimmer, productor de cine), James Cromwell (Clifton, chofer de Valentin).




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra