Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

"Siempre hay que buscar la emoción"

  • El grupo madrileño, una de las sensaciones del pop-rock independiente nacional, presenta hoy en la Ciudadela su nuevo disco, "Mapas". Los navarros La Rana Toro y la banda Hola a Todo el Mundo ejercerán de teloneros

Imagen de la noticia

"Siempre hay que buscar la emoción"

Una imagen promocional reciente del grupo Vetusta Morla.

0
Actualizada 02/09/2011 a las 01:00
  • SANTI ECHEVERRÍA . PAMPLONA

En sus mensajes y sus letras el cuidado de la palabra importa y evoca imágenes casi cinematográficas, para una música plena de fuerza emocional directa y estremecedora. Son Vetusta Morla y su anterior disco Un día en el mundo se convirtió en uno de los de 2008 con mejor acogida entre el público y la crítica del pop-rock independiente nacional. Les ayudó a llevarse el premio del programa El Ojo Crítico de Radio 3 y a colgar continuamente el cartel de "no hay entradas" en la gira de su presentación por España. Es un grupo que resuelve sus grabaciones como si fueran directos, rechazando "trucos" de producción sonora. Así grabaron Un día en el mundoy así han grabado Mapas ,el disco que estrenan hoy en Pamplona, en Ciudadela Sound. Prometen un show de dos horas con todos los temas del disco y buena parte de los del anterior. El concierto comienza a las 22.45 horas. Los teloneros La Rana Toro y Hola a Todo el Mundo serán los encargados de amenizar la espera desde las 20.30 y 21.30, respectivamente. Las entradas cuestan 15 euros.

Llevan una racha de conciertos imparable en tiempos inciertos.

Somos unos afortunados, tenemos una media de dos o tres conciertos cada fin de semana. Nos gusta dar las gracias por ello porque sabemos de las condiciones económicas de muchos de los que nos vienen a ver. El que antes iba a siete conciertos ahora va a dos. Por otro lado, va todo mas rodado que al principio de la gira cuando hubo que prepararlo todo a conciencia. La respuesta del público está siendo muy buena y las canciones de Mapas ya forman parte del propio público. Eso es algo muy emocionante.

¿Vuelven a experimentar sobre el escenario las sensaciones que les han hecho famosos?

En el escenario lo que procede es compartir el trabajo previo de los meses de ensayos y de estudio de grabación. El escenario es la parte pública de tu trabajo y el momento en el que te toca generar comunicación. Por eso el concierto es una especie de comunión con la gente. Y todo el mundo tiene derecho a sentirse partícipe. Un concierto en directo puede ser fiesta y experiencia. No siempre hay que estar saltando y votando. Hay canciones que no son tan efusivas hacia el exterior y que uno puede vivir un poco más para adentro. Y a lo mejor esa experiencia es más potente que la que genera más ruido y movimiento.

¿En las doce canciones de Mapas han buscado la emoción por encima de la perfección?

Siempre hay que buscar la emoció. La perfección en sí misma no tiene valor si no le acompaña la emoción. La música pop y rock no son ejercicios de arquitectura ni tratados matemáticos. Debemos buscar la emoción, primero con nosotros mismos, porque las canciones han que emocionar al que las hace y las toca. Y a partir de ahí a quien las quiera compartir.

¿Algunas de estas canciones tienen un carácter más introspectivo que las del disco anterior?

Creo que no, este disco tiene las canciones con un carácter más enfocado hacia fuera, hacia el exterior. Son más físicas y hablan de cuestiones muy presentes. No es un disco tan metafórico como Un día en el mundo. Después de la gira anterior nos refugiamos en nuestros hogares, nuestras familias y amigos. Y de esas experiencias fueron surgiendo las nuevas canciones.

¿Y la experiencia de haber grabado las canciones como si fueran casi conciertos en directo?

Después de la experiencia anterior del directo vimos con claridad que podíamos volverla a tener en la grabación del disco. No queríamos grabar por pistas independientes, cada uno por separado. Y por eso grabamos en formato analógico. Al hacerlo de esta manera, cuando terminas te quedas con las sensaciones vividas en cada momento de cada canción, que quedan plasmadas y dibujadas en el disco. Ese pulso de grabar todos a la vez es más solidario y menos perfecto. Pero es mejor porque no tienes que pensar sólo en tu parte sino en todo el colectivo. Por eso hemos preferido incluso tomas que no habían quedado muy pulidas pero que habíamos sentido que tenían magia.

¿De los Vetusta Morla de 2011 tenemos que esperar algún aderezo en el escenario?

Nuestro espectáculo se vuelve a basar fundamentalmente en las canciones. Parece una perogrullada pero es que no llevamos ni vedettes, ni fuegos artificiales, ni nada que eclipse la música. Sí hemos trabajado mucho la iluminación, con una propuesta muy sencilla pero que arropa muy bien a las canciones. Al final lo que percibe el espectador es una simbiosis buena entre música y la luz. Luego nuestra presencia en el escenario intenta ser lo más enérgica posible y también muy comunicativa con el público.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual