Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PUBLICACIÓN

'Retratos de familia', un libro sobre cine familiar

  • "Hay un cine que construye familia y hay un cine que la destruye. Uno que la sustenta con los ojos cerrados y otro que la analiza y entabla un diálogo con ella. Éste último es el que nos interesa", explica Aarón Rodríguez, autor junto a Faustino Sánchez de la obra

Una escena de 'Yi-yi'

Una escena de 'Yi-yi'

CEDIDA
0
25/12/2011 a las 12:45
Etiquetas
  • EFE.MADRID
Aunque en Navidad el cine apunta a la familia feliz, los vínculos de sangre son también foco de drama y conflictos de profundo calado, como refleja el libro 'Retratos de familia', un análisis de la crisis de esta institución que compara los filmes "Infiel", de Liv Ullmann, y "Yi Yi", de Edward Yang.

"Hay un cine que construye familia y hay un cine que la destruye. Uno que la sustenta con los ojos cerrados y otro que la analiza y entabla un diálogo con ella. Éste último es el que nos interesa", explica a Efe Aarón Rodríguez, autor junto a Faustino Sánchez de "Retratos de familia" (Editorial Shangrila).

"Lo más fácil es acercarse a uno de esos polos y olvidarse del otro. Es lo que hacen tanto el cine comercial de Hollywood o el cine de autor que se va al extremo más aberrante", explica Sánchez; y huyendo de los extremos encontraron estas dos películas.

"Infiel" es uno de los últimos guiones filmados del maestro de la gravedad, Ingmar Bergman, filtrado por los ojos de su antigua pareja y musa, Liv Ullmann. "Yi Yi" es una de las piezas fundamentales del cine oriental de principios de siglo XXI y dio al taiwanés Edward Yang el premio mejor director en Cannes.

Ambas cintas, estrenadas en el año 2000, "son como una operación quirúrgica de la familia: son sistemáticas, frías, muy cerebrales y permiten ver capa a capa", explica Rodríguez.

En la frontera entre dos siglos, en dos culturas tan distintas como la escandinava y la oriental, unidas por sus dificultades para educar las emociones, la comparativa pasa por analizar conceptos como paternidad, infancia, sexualidad y realización profesional.

"'Infiel es epítome de cierto liberalismo moral de doble filo. Es una catarsis brutal a partir de no saber manejar las herramientas sociales de forma íntima", explica Sánchez García.

La ruptura de esa familia a causa de la atracción de una mujer por el mejor amigo de su marido sirve a Bergman para llevar al límite todas las obsesiones que cruzan su corpus creativo.

"'Infiel' es una película a priori más despegada de la tradición espiritual, pero en ella están la culpa y el remordimiento por todos lados. Son fallos heredados del sistema mítico", explica Rodríguez.

"Yi Yi", por su parte, apuesta por un tapiz más luminoso de las relaciones utilizando como detonante la celebración de una boda, sin renunciar a mostrar la luminosidad de los vínculos de sangre.

"Se percibe una cierta empatía del director hacia el niño, puesto que Yang que se siente más aislado del mundo de los adultos. Muestra una infancia de paraíso perdido, en el que descubres cosas y el descubrimiento es el objetivo vital y artístico de Yang".

Pero "Retratos de familia", más allá del análisis fílmico de las obras que lo hilan, reflexiona sobre la familia en sí, intentando sobrevivir en su concepción tradicional en un mundo de fluctuación constante.

"A día de hoy, intentar aferrarse al concepto tradicional de familia es un error teórico, significa dar la espalda al mundo en el que vives. Pero hay que pensar en cómo construir mejor los nuevos modelos de familia", explica Aarón Rodríguez Serrano.

Faustino Sánchez García
, en cambio, ve la familia como "una necesidad a nivel íntimo, de crear algo entre un grupo de personas y por eso no necesariamente tiene que atenerse a los códigos tradicionales", explica.

Tanto "Infiel" como "Yi Yi" exploran la relación de la familia en un mundo de competencia profesional brutal. "Para la empresa la familia no existe, se concibe más como un problema", explica Rodríguez.

Por no hablar de las reglas que afectan a la vida sexual con la apertura de libertades y los cambios en los roles de género. "En Bergman la sexualidad casi siempre es sinónimo de agresividad, trauma y dolor. Dentro de la familia es frustrante y fuera atravesado por la culpa", concluye.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra