Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Ramoncín, con "nuevo primer disco", se arrepiente de su lucha en la SGAE

  • El músico reconoce que se ha dejado una parte de su vida en la defensa de los derechos de autor sin recibir nada a cambio

Imagen de la noticia

Ramoncín, con "nuevo primer disco", se arrepiente de su lucha en la SGAE

Ramoncín, en Madrid, donde acaba de publicar su nuevo disco. EFE

0
Actualizada 06/09/2011 a las 00:05
  • JAVIER HERRERO . EFE. MADRID .

Ramón J. Márquez, alias Ramoncín, ha pasado de las palabras a los hechos, de la defensa encendida de los derechos de autor en la SGAE, una etapa de la que se arrepiente por la "ingratitud" del colectivo artístico, a publicar el decimonoveno álbum de su carrera, que él califica como su "nuevo primer disco".

"Ojalá me hubiese pasado la vida viviendo de los derechos de autor de mis primeras canciones", dice este músico con 33 años de carrera, que reivindica un repertorio más allá de clásicos como Litros de alcohol y que de 1978 a 1991 vivió su época más prolífica, con doce discos publicados. "Cometí un error, porque ese ritmo era imposible de mantener y me dejó agotado", recuerda Ramoncín.

Con Miedo a soñar (1998), el que hasta ahora era su último disco con canciones nuevas, llegó a sopesar dejar de grabar, inseguro del "legado" que estaba dejando. Pero luego llegó el disco de versiones de The Cover Band(2009) y se dio cuenta de que "seguía sabiendo montar en bici".

Cuando el diablo canta es el título de su nuevo álbum, el primero tras trece años de sequía de canciones originales. Destaca que sólo se ha preocupado de hacer canciones, no de demostrar cuánto sabe, y que por eso tienen "esa cosa fresca, rabiosa, con energía".

Ratifica que "más sabe el diablo por viejo que por pellejo" y considera que el haber defendido los derechos de autor y haberse erigido en altavoz de la SGAE le puso una diana encima. "He dejado una parte de mi vida ahí y le ha costado mucho a mi imagen sin recibir nada a cambio, no digo económicamente, sino de reconocimiento moral", protesta Ramoncín, que dice haber visto cómo otros cantantes abominaban del canon cuando, en realidad, no dejaban de cobrarlo y en grandes cifras.

"El tiempo ha demostrado que yo de la SGAE no he vivido. Allí he hecho un trabajo, del que ahora personal y emocionalmente me arrepiento, porque creo que no ha valido la pena", confiesa el artista, que se queja de que, aunque hay compañeros que le han defendido, "el núcleo del negocio es ingrato a más no poder". Aún así, afirma que "moralmente" sí se siente satisfecho y que hizo "lo que tenía que hacer".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual