Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Por Navidad, aventuras sobre el hielo

  • La pista de patinaje en la antigua estación de autobuses de Pamplona se ha confirmado como una de las alternativas de ocio para niños más recurridas de cara a estos días vacacionales. Sin embargo, los mayores tampoco se resisten

Imagen de la noticia

Un grupo de patinadoras ayuda a levantarse a una de ellas tras una de las múltiples caídas que se ven en a pista de hielo BUXENS

0
Actualizada 29/12/2011 a las 00:05
  • ANA CABANILLAS . PAMPLONA

Las luces de Navidad y el frío forman una estampa invernal en las calles de Pamplona, que se completa con otro de los elementos más tradicionales de la ciudad en estas fechas: la pista de hielo de la antigua estación de autobuses.

Desde su inauguración, el pasado 26 de noviembre, niños y mayores se acercan a la calle Tudela para disfrutar de una de las actividades más atractivas del invierno, el patinaje sobre hielo. 600 metros cuadrados que permiten todo tipo de peripecias o carreras sobre patines que en muchas ocasiones desembocan en caídas irremediables.

Los más pequeños pueblan la pista de hielo casi por completo. Son los primeros en comenzar la aventura y en unos minutos, después de varios resbalones, caminan relajados sobre sus patines. Mientras, sus padres aguardan desde el otro lado de la valla y persiguen a los críos con la mirada. Hay más espectadores que participantes, y algunos familiares que observan a los jóvenes patinadores coinciden en que la disposición de unos bancos a lo largo del perímetro de las instalaciones harían más llevaderos los cuarenta y cinco minutos que dura cada turno.

El que va repite

Para muchos de los que se acercan a la antigua estación de autobuses no es la primera vez. Susana Vidaurreta Moreno, de 44 años, se adentraba en la pista con sus hijos de 6 y 9 años y aseguraba que ya había acudido a la pista en otras ocasiones. "El año pasado también vinimos, y este hemos repetido, aunque ya nos despedimos hasta el año que viene, porque el precio no es demasiado asequible", señaló.

Esta misma opinión expresaba Nuria Santolaya Pérez, de 42 años, que acompañaba a sus dos hijas. "Con este precio no podemos venir todos los días, no creo que repitamos", explicaba. Sin embargo, sus hijas sí que lo tienen claro. Victoria Fernández Santolaya, de 9 años, y su hermana Elena explican que este años es la segunda vez que patinan y que quieren volver para seguir progresando: "El año pasado nos caímos más, ahora lo hacemos mucho mejor".

Cada uno tiene su truco para evitar toparse con el suelo helado. Unos patinan cerca de la valla, otros prefieren llevar a alguien de la mano y hay quien mide cada paso para no perder el equilibrio.

A pesar de que este año la cantidad a abonar es más reducida que el año pasado -fueron 7 euros todos los días y este año en algunos tramos se ha bajado a 5- y aunque como novedad se incluyan diferentes tarifas, el precio sigue siendo un inconveniente.

Otra de las quejas más repetidas en la pista es que no hubiera una diferencia entre la tasa que deben pagar niños y adultos, a pesar de la diferencia de espacio que ocupan, así como la corta duración de los turnos de patinaje, de 45 minutos.

REACCIONES

Ahora, segunda temporada alta

El precio de la entrada, que no varía en función de la edad, incluye el alquiler de los patines y da derecho a utilizar la pista 45 minutos. En temporada baja no hubo límite de tiempo. Aunque el 8 de enero finaliza esta atracción, el Ayuntamiento de Pamplona estudiará la posible ampliación de la apertura hasta el 29 de enero. Hasta entonces, se han distinguido tres temporadas.

La primera temporada alta se extendió desde la apertura al 11 de diciembre. La instalación abrió mañana y tarde (de 10 a 14 horas, y de 16.30 a 22 horas), y el precio fue de 5 euros por la mañana y 7 por la tarde.

Entre el 12 y el 23 de diciembre fue la temporada baja. En esos días, excepto el fin de semana, la pista abrió de 17 a 20.30 horas, y la entrada costó 5 euros (3 para los grupos escolares).

Del 24 de diciembre al 8 de enero, tiene lugar la segunda temporada alta. La instalación se puede utilizar mañana y tarde, de 10 a 14 horas, y de 16.30 a 22 horas. El precio, 7 euros.

MICAEL MONASTERIO AYERRA 6 AÑOS

"Es la primera vez que venimos y vamos cerca de la valla para no caernos"

Micael disfrutó por primera vez la pista de patinaje y optó por no coger mucha velocidad para así evitar caídas. Acompañado por sus primas Iranzu y Estíbaliz Landa Ayerra, de 6 y 4 años respectivamente, recorrieron todo el perímetro de la pista, siempre vigilados por sus madres. Aunque los mayores se cayeron "sólo una vez", la pequeña Estíbaliz vio el hielo de cerca un par de veces, aunque con 4 años, su destreza era de admirar.

AINHOA BALLESTEROS ROSSELL 16 AÑOS

"El frío de la Navidad me impulsa a venir todos los años a patinar"

Ainhoa Ballesteros, acompañada de Nekane Bodón Rosell, de 12 años, viene cada Navidad a la antigua estación de autobuses. Según explica Ballesteros, el frío es un factor que incita a esta actividad, y es por eso que vienen todos los años. El precio no les parece excesivo y no supone un inconveniente para que se acerquen cada Navidad y para que no descarten volver de aquí al 8 de enero, último día en que la pista de hielo permanecerá abierta.

HANHAN ZHENG (SONIA) 8 AÑOS

"Me lo paso muy bien, aunque las caídas hacen un poco de daño"

Hanhan Zheng se mostraba tranquila sobre sus patines hasta que llegó la primera caída. Se acercó dolorida a la valla, pero pronto olvidó el golpe. Frotándose las piernas, volvió a la pista con más ganas aún. "Sólo me he caído dos veces, además ya vine el año pasado en Navidad". Su madre, Jianwan Chen (Juani), de 32 años, explica que volverá a traer a la pequeña, aunque sólo podrán venir los domingos, único día de fiesta.

ANE CAMACHO HITA 9 AÑOS

"Soy de Bilbao y me gusta patinar cuando vengo a Pamplona en Navidad"

Ane Camacho pasó una tarde entretenida sobre patines. Es la primera vez que se lanza sobre la pista, pero ha conseguido esquivar las caídas. Su tía Idoia Hita le animaba y vigilaba desde el otro lado de la valla. Cada una, a su manera, pasó un rato agradable: "Ella se lo pasa muy bien y yo estoy entretenida viéndole", comentaba su tía. Aunque el precio no les pareció excesivo, manifestaron que 45 minutos era poco para poder aprender a patinar con soltura.

ANDREA VÁZQUEZ GIL 6 AÑOS

"Había patinado sobre ruedas, pero con el hielo es más difícil"

Ricardo Gil Pondel, de 35 años, acompañaba a su sobrina sobre la pista y la llevaba de la mano para evitar caídas. Aunque es de los pocos adultos que se animan a patinar, se lo pasó como un niño: "Nos lo estamos pasando en grande, aunque es la primera vez, volveremos por aquí". Aunque Andrea Vázquez ya controlaba otro tipo de patinaje, el hielo le traicionó en un par de ocasiones, aunque su tío le ayudó a levantarse y siguieron, incesantes.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra