Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Pablo Hermoso, primer rejoneador que indulta un toro en Colombia

  • El torero navarro ya había indultado un astado hace casi seis años en la plaza mexicana de Durango

Imagen de la noticia

Pablo Hermoso de Mendoza, durante la faena a Tabacoso, al que cortó dos orejas y un rabo simbólicos. EFE

0
Actualizada 02/01/2012 a las 01:00
  • KOLDO LARREA . PAMPLONA .

Pablo Hermoso de Mendoza volvió a hacer historia el último día del pasado año, pues indultó un toro en Cali, algo que ningún rejoneador había conseguido a lo largo de la historia taurina de Colombia. Un indulto que tuvo cierto aire de premonición, pues, en mayo, cuando cerró el contrato con los empresarios colombianos, una exigencia menor del estellés fue lidiar el último toro de 2011 en Cali.

Y así lo hizo. Mientras en Navarra se recibía con júbilo el nuevo año, a ocho mil kilómetros de distancia, en el ruedo de Cañaverlejo y ante algo menos de quince mil personas, el torero estellés alcanzaba la gloria al salir a hombros por la Puerta del Señor de los Cristales, después cortar los máximos trofeos simbólicos, de indultar al toro Tabacoso, número 86, de 494 kilos y marcado con el hierro de Ernesto González.

Y eso que la tarde no comenzó nada bien para los intereses del maestro navarro. El primero de su lote fue un ejemplar manso, reservón, sin transmisión y con mucho peligro sordo, un regalito al que se enfrentaron Garibaldi, Manolete, Dalí y Pirata, monturas que se lo quitaron de encima como pudieron y que colaboraron a que su dueño recibiese aplausos por el esfuerzo ante el marrajo.

El panorama cambió con la salida del citado Tabacoso, con el que Hermoso de Mendoza volvió a sentar cátedra, alcanzó el "cum laude" en el toreo a caballo. Desde que lo recibió sobre Estella y hasta la última rosa con Pirata, el bravo y noble animal nunca volvió la cara ni reculó ni mostró querencia tablas. A los pocos segundos de pisar el ruedo, ya estaba encelado en la cola de Estella, con elegante toreo circular primero hasta pararlo y luego por lo ancho del anillo.

Pero la locura en los tendidos comenzó en banderillas, sobre todo con Chenel, otro caballo que ya entrado en la historia del rejoneo. Pese a arrastrar algo de fiebre, mantuvo en pie al público de Cañaveralejo durante toda su faena. Midió templado y pudo con el toro en el galope de costado, rematado por los adentros en tres vibrantes ocasiones. Tan a gusto estaban caballo, jinete, público y, posiblemente, hasta el toro, que el navarro colocó un tercer palitroque, reuniéndose perfecto en el estribo.

Pablo acabó abrazado al cuello de Chenel en una imagen de agradecimiento y así se retiró para dar entrada a Ícaro. Con el bayo, el toreo largo dio paso al de distancias muy cortas, inverosímiles a veces, al toreo más de arrimón, de llevarlo pegado al cuerpo, en una cara a cara de puro alarde de valor.

Por último, sobre Pirata colocó tres cortas cuando la plaza era puro delirio. Agarró el rejón letal y el público pidió con fuerza el indulto del toro. Al presidente le costó pero terminó concediéndolo. El navarro se retiró andando, ovacionando a su oponente. Tabacoso fue bravo hasta el final, pues, incluso cuando lo metían al chiquero, se arrancó hasta el otro lado de la plaza, donde en un burladero esperaba Hermoso de Mendoza, como si todavía lo buscase para seguir luchando.

La histórica se cerró con perfecto colofón. Cuando el navarro paseaba las dos orejas y el rabo simbólicos de Tabascoso, saltaron al ruedo varios toreros y subalternos españoles que habían presenciado el festejo y levantaron al maestro en hombros. De este modo, terminó la vuelta al ruedo y dio otra más que lo llevó hasta la calle por la Puerta del Señor de los Cristales. Abellán, Mora, Luque, Soro, Jaro. acompañaron al estellés hasta el vehículo que lo llevó al hotel donde se alojaba.

Segundo indulto

El del 31 de diciembre en Cali fue el segundo indulto que conseguía Pablo Hermoso de Mendoza. El primero lo logró hace casi seis años, el 12 de marzo de 2005, en la plaza mexicana de Durango.

En aquella ocasión, el ejemplar indultado fue el llamado Palomo, número 49, de 500 kilos y de la ganadería de Bernaldo de Quirós. El navarro lo lidió entonces con Curro de salida, el ya fallecido Fusilero y Chapulín en banderillas, y Toscano en el tercio final, unas monturas que reflejan claramente el paso del tiempo.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra