Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Las tablillas del "periodista" Buldain

  • La Fundación Buldain inaugura "La Comedia Humana" de Patxi Buldain, en la que el artista de Huarte retrata la vida cotidiana de las personas

Imagen de la noticia

Patxi Buldain, ayer, en la fundación que lleva su nombre, donde presenta su particular Comedia Humana, compuesta por 126 tablillas o "fotos" de la vida en la calle. JAVIER SESMA

0
Actualizada 02/12/2011 a las 01:04
  • ION STEGMEIER . HUARTE

PATXI Buldain tenía ganas de pintar. Después de la operación de cataratas no pudo, no veía demasiado bien, y se volcó con los somieres, a reciclar esos soportes metálicos en obras de arte que hablaban del sitio donde la persona nace, muere, ama, tiene sueños o pesadillas. Por aquel entonces apenas tenía un 20% de visión. Además, en su particular cosmovisión los somieres son para el invierno y la pintura para el verano.

Le pusieron gafas, "muchos hablaban de crisis pero hasta que me pusieron las gafas no la vi", dice. Y volvió con ganas a la pintura, aprovechando los días luminosos. "Entre mayo y junio hay mucha luz; ya salían cosas, ya", señala rodeado de 126 obras de pequeño formato.

Así le salió La Comedia Humana, la exposición que se abrió ayer con esos cuadros de apenas 20 centímetros, en la Fundación que lleva su nombre. La referencia a Honoré de Balzac es clara. En contraposición a La Divina Comedia de Dante, Balzac se propuso escribir 137 historias interconectadas que retrataran a la sociedad francesa de principios del XIX. Le dio tiempo a acabar 95. Eso es, a escala, lo que ha querido hacer el artista de 84 años.

"Buldain comparte la idea de proclamar el humanismo de la sociedad", señala la comisaria de la exposición, Nahikari Sánchez.

Porque lo de Buldain es lo humano. Escenas de la vida cotidiana que ha agrupado temáticamente, poniendo a cada parte un título de La Comedia Humanade Balzac, como Escenas de la vida privada, Escenas de la vida parisina, La búsqueda del absoluto o El elixir de la larga vida. Además en cada una de estas familias se encaja una obra del artista de otro lenguaje, estilo y época. "Demuestran ese hilo conector de la obra de Patxi Buldain", dice Sánchez.

La muestra comienza con un retrato de Balzac. "Era un sujeto que escribía por la noche, se ponía la cafetera llena y escribía un libro", dice Buldain, quien relata cómo la casa del escritor tenía dos puertas. "A veces ponía personajes en vida, y cuando alguien llamaba al timbre miraba quién era y salía por la otra puerta".

Como el novelista, Buldain ha elaborado una comedia humana con "imágenes, movimientos, expresiones, de aquí, de allí, caras buenas, caras malas, etcétera", que ha ido viendo en la calle. "Yo soy un periodista", sorprende de repente. "O fotógrafo", añade. "Capto imágenes, me quedo con la gente de la calle, es mi gente", reitera. En palabras de Lourdes Lizarraga, concejal de cultura en Huarte: "Recrea aspectos de la vida social, la que nos gusta y la que no".

El formato es otra de las peculiaridades. Dibujadas directamente sobre la madera, Buldain ha querido mostrar esos personajes "como si fueran fotos, en cuadros pequeños". Hacer esas tablillas, en cualquier caso, le cuestan más tiempo que los lienzos grandes. Un ebanista le ofreció unos cuarterones, esos pequeños paneles que luego se ensamblaban en las antiguas puertas. Y ahí las ha hecho. Con pintura blanca al óleo. En primavera, además, la Fundación organizará una lectura dramatizada con textos de Balzac a cargo del grupo de teatro Inverso troupe.

La Fundación abrió ayer una segunda exposición, con una pequeña muestra de sus fondos. Esta muestra recorre todas las etapas del artista, que no en vano lleva 80 años dibujando, ya que empezó con 4, en la escalera de su casa de la calle zapatería de Pamplona. Son nueve obras entre las que las hay que juega con efectos ópticos; de la época de París; Los borrachos (1978), donde la figura empieza a deformarse; del expresionismo; huecograbados o la técnica de acrílico con jeringuilla. La fundación vende grabados (200 euros) para difundir la obra del artista y salir de su difícil situación financiera.

Y, mientras tanto, él a lo suyo. "Cuando veo que me repito me cambio, me aburre hacer lo mismo", dice. En estos momentos está haciendo pinturas, trabaja con espejos y los somieres -llega el invierno- se están convirtiendo en ruedas de bicicleta.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra