Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

La obra que rompió el mito de Las Navas

  • Un concurso rechazó el estudio por negar mitos como que Sancho el Fuerte se hiciera con las cadenas de Miramamolín

0
Actualizada 24/11/2011 a las 00:03
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA

Ambrosio Huici Miranda (Huarte, 1880-Valencia, 1973) tiene una calle que le recuerda en Valencia, donde también se bautizó con su nombre un instituto. En Navarra, donde nació, no hay calles, ni siquiera en su pueblo. Por no haber, casi no hay ni recuerdo de quien estudió la batalla de las Navas de Tolosa con tal rigor que la desmitificó: demostró que no hubo cadena alguna que Sancho el Fuerte arrebatara a Miramamolín y aseguró que la aportación del Reino a las tropas cristianas fue de sólo 200 caballeros. Aquellas tesis las presentó hace un siglo a un concurso de la Diputación. El jurado le halagó su erudición y hasta le llamó "sabio", pero a la hora de la verdad le rechazaron por negar mitos tan enraizados y extendidos.

Dice el historiador Roldán Jimeno que la figura de Huici ha sido "mal tratada y maltratada", del que se ha conocido poco. De lo hecho en Navarra Jimeno resalta el artículo de marzo de 2011 en el que Fernando Pérez Ollo, redactor jefe de Diario de Navarrafallecido en octubre, rescataba la historia de Ambrosio Huici, al que denominaba "víctima de las Navas". Ahora, la editorial Pamiela publica de nuevo aquel trabajo sobre la batalla de 1212 que Huici presentó al concurso hace un siglo (256 páginas, 22 euros). Se trata de una edición elaborada por Roldán Jimeno, que la ha acompañado por una biografía del arabista, una "vida apasionante" que le llevó por Beirut, Madrid, Valencia... y en la que pasó por el seminario, la cárcel y los círculos intelectuales.

Beirut y Marruecos

El arquitecto y premio Príncipe de Viana Fernando Redón es nieto de Serapio Huici, primo de Ambrosio y uno de los personajes que más le ayudó en los momentos difíciles. Ayer, en la presentación de la obra en la librería Auzolán de Pamplona, recordaba cómo, cuando era poco más que un niño, aquel hombre le impresionaba con proverbios en chino y en árabe.

Ambrosio Huici los pudo aprender de joven. El de Huarte se formó como jesuita y en aquella etapa le enviaron a Beirut. "Probablemente querían formarle para dar clase de árabe en Deusto", aventuraba ayer Roldán Jimeno. Sin embargo, Huici "colgó los hábitos, se hizo socialista", y se instaló en Madrid donde su primo Serapio le introdujo en los círculos intelectuales. En esos primeros años del siglo XX viaja a Marruecos, desde donde enviará crónicas a El Pensamiento Navarro pero sobre todo a Diario de Navarra.

Como conocedor y traductor de las fuentes árabes que hablaban de Al Aldalus, hacia 1909 comienza a investigar en las Navas de Tolosa. De nuevo publica algunos de sus avances en Diario de Navarra."Por eso aunque el concurso de la Diputación era anónimo, todo el mundo sabía que el único arabista navarro estaba trabajando en la batalla de las Navas".

El concurso y Valencia

La Diputación, para celebrar el séptimo centenario de la batalla, había organizado distintos actos, entre ellos un concurso de investigaciones sobre las Navas. "La mayoría eran literatura ensayística que aportaba muy poco", afirma Roldán. El trabajo de Huici, sin embargo, "apabullaba metodológicamente". El jurado, en el que figuraban Estanislao Aranzadi y Julio Altadill, lo señaló como el mejor de los trabajos propuestos, pero el concurso, con una excusa formal, lo declaró desierto. "El problema es que decía que las cadenas de Navarra eran un mito sin fundamento histórico y que la aportación navarra fue la menor de todos los Ejércitos cristianos". Ayer la nieta de Huici, Mercedes Pallarés, aseguró que este rechazo no le supuso a su abuelo "resquemor hacia Navarra. Tenía un carácter pragmático y siempre buscaba el lado positivo de la vida".

Pero aquello sí coincidió con la obtención de una cátedra de instituto que le llevó a Valencia. A Navarra Huici ya sólo volvió de visita, y fue en la capital levantina donde instaló su vida. Allí se casó con una alemana, Carmen Behn, allí fundó un partido republicano, allí pasó tras la Guerra Civil cuatro años en la cárcel y allí acabó siendo visto, sobre todo desde "más allá de los Pirineos", como el arabista español mejor considerado.

Hoy, homenaje en Huarte

Hoy, a las 19.30 horas, se celebrará un homenaje a Ambrosio Huici en la Casa de Cultura de Huarte, la localidad donde nació. "Será un acto informal, sencillo, aunque está abierto. Irá la familia, y algún representante del consistorio", explicaba Roldán Jimeno. La nieta del arabista destacaba ayer que la presentación del libro y el homenaje de hoy han servido para reunir a la rama valenciana y navarra de la familia Huici, que también se extendió por ciudades como Madrid o Barcelona y hasta París.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual