Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

La apuesta que arrastra tres amores

  • Golem Yamaguchi acogió ayer la presentación de la película "Arriya" ("La Piedra"), una historia de enfrentamientos y amor en un pueblo vasco

Imagen de la noticia

La apuesta que arrastra tres amores

Parte del equipo antes de la presentación de "Arriya". Delante: los actores Iban Garate y Sara Casanovas. Detrás: la actriz Iñake Irastorza, el director Alberto J. Gorritiberea y el productor José María Lara. EDUARDO BUXENS

Imagen de la noticia

La apuesta que arrastra tres amores

Peru y Jone, interpretados por Iban Garate y Sara Casasnovas.

0
Actualizada 27/08/2011 a las 00:04
  • LEIRE ESCALADA . PAMPLONA

ESTÁN atrapados. Por la comunidad. Por la tradición. Por un presente plagado de esquirlas del pasado. Por una apuesta. Peru, Jone y María viven cosidos al devenir de un pueblo fronterizo del País Vasco y a una apuesta de arrastre de piedras con un caballo y una mula que enfrenta a sus familias. Ellos, personajes protagonistas de la película Arriya(La Piedra), forman un triángulo amoroso teñido de fatalidad. El largometraje, ya en las salas de cine, fue presentado ayer en Pamplona en Golem Yamaguchi por su director y guionista, Alberto J. Gorritiberea, el productor José María Lara y los actores Iban Garate, Sara Casasnovas e Iñake Irastorza.

La cinta, explica Gorritiberea, narra "una historia universal de amores, de odios, de encuentros, un Romeo y Julieta, muchos conflictos" que cineasta escribió en Arraioz, donde se fijó en algunas imágenes baztanesas que luego incorporó. A pesar de ello, reconoce que "no es un pueblo concreto al lado de la frontera". Explica que "sirve en cualquier ciudad porque retrata el mundo de la tradición, cómo se usa a veces como envoltorio. Estando en Madrid o en una gran ciudad, cuando se piensa en las tradiciones y en eso que todo el mundo ha dejado en sus raíces, de alguna manera muchas veces se tiende a envolverlo en un celofán muy bonito.Cuando ese celofán es romántico y de alguna manera sobrevalorado, creo que se vuelve en contra, que es peligroso". Como prueba de su universalidad, señala que "hay una guerra visceral entre el individuo y el colectivo".

Una de las peculiaridades de Arriya es que está rodada en tres idiomas, castellano, euskera y francés. Los personajes saltan de una lengua a otra dentro de la misma conversación y Gorritiberea cuenta que ayuda "en ese cuadro impresionista que pintamos de un territorio".

La lengua de los enfados

El actor Iban Garate, que interpreta a Peru, personaje que habla en euskera y castellano, cuenta que "son dos lenguas con las que vivimos, no nos son ajenas. Tal vez la emocionalidad de las cosas que actúas, dices o haces viene mucho mejor dada si las dices en tu lengua madre. Yo cuando me enfado, me enfado en euskara, difícilmente lo hago en castellano". En este sentido, Sara Casasnovas, que encarna a Jone, una joven de origen francés, indica que la variedad de lenguas le ha dado "juego porque Jone lo utiliza como una herramienta para pertenecer a esta nueva sociedad en la que quiere estar. Ella se enfada en francés. Cuando le nace de las entrañas, cuando se exalta, se excita, es el francés su lengua. La actriz admite que para ella supuso un reto filmar en tres idiomas. "Yo soy gallega y hablo gallego y castellano. Equiparo el vasco también al gallego que hablo, que no es normativo, y en este caso no es el batua, sino un tipo de vasco de un lugar y de un momento determinado que define también un carácter".

El tiempo también adquiere un cariz especial en Arriyaya que la narración realiza giros temporales hacia el pasado y el futuro para desgranar una trama que se desarrolla a lo largo de unos cuarenta años. "El tratamiento temporal es un arma, una herramienta que tenemos que usar y confiar más en ella. Creo que es una manera por lo menos original de contar que cuando uno no decide, no cruza el río, no va hacia delante, se ve sumergido y arrastrado por el propio pasado", revela el director.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual