El Tiempo: Cargando...
>

Club del Suscriptor   Iniciar sesión   Regístrate

DIARIO DE LECTURAS | MARTÍN NOGALES

Jobs, el hombre que quiso cambiar el mundo

   
Actualizada 02/01/2012 a las 01:00
Compartir
Menéame Imprimir Enviar

Imagen de la noticia

Steve Jobs.

E N octubre de 2003 le encontraron por casualidad una sombra en el páncreas que resultó ser un tumor. Steve Jobs tenía 48 años. Era obstinado y estaba acostumbrado a tener sus propias ideas. Estableció una dieta vegetariana, a base de zanahorias y zumo de frutas, acudió a remedios de herbolario, limpiezas intestinales, hidroterapia, se propuso enfrentarse a los sentimientos negativos y hasta llegó a acudir a un vidente. Nueve meses después el cáncer se había extendido y tuvo que ser operado.

Justo antes de la operación le propuso a Walter Isaacson que escribiera su biografía. Éste había publicado libros sobre Franklin, sobre Kissinger, sobre Einstein. Había sido presidente de la CNN y director ejecutivo de la revista Time. Durante dieciocho meses mantuvo cuarenta encuentros con él, más de cien entrevistas a amigos, adversarios, competidores. El resultado es esta biografía (editorial Debate) de uno de los hombres más influyentes de nuestro tiempo, que murió el 5 de octubre pasado a los 56 años de edad.

Las sombras de su vida

Su faceta pública y emprendedora es bastante conocida: la del fundador de Apple a quien uno de los directivos que él mismo había contratado le acabó echando de la empresa, para volver a recuperarla doce años después; el creador de los computadores NeXT; el dueño de la factoría de dibujos animados Pixar, la de Toy Story; el multimillonario más joven de los Estados Unidos; el inventor del iPod, que revolucionaría la música, del iPad, que está cambiando las forma de comunicación, y del iPhone. Pero muchos aspectos personales de su vida permanecían hasta ahora en el ámbito privado. Al hablar de ellos, Isaacson ha evitado caer en la hagiografía fácil, y refleja en el libro la personalidad de un hombre complejo, con claroscuros, aristas y contradicciones. "He hecho muchas cosas de las que no me enorgullezco", reconoce desde las primeras páginas. Y el retrato que sale de la lectura del libro es el de un hombre excéntrico, convencido seguidor de dietas estrictas, tenaz, carismático, radicalmente sincero, que se atrevió a recriminar a Obama que iba a ser presidente de un solo mandato.

En el capítulo 34 del libro el propio Steve Jobs resume en tres anécdotas la historia de su vida. En la primera habla de su infancia. Fue hijo de una madre soltera que en vez de abortar lo dio en adopción a una pareja formada por un mecánico que no había acabado el instituto y su esposa que trabajaba como contable. Su madre biológica había impuesto que le dieran una educación universitaria, pero fue él quien decidió abandonar los estudios en el Reed College. En la segunda anécdota recuerda su expulsión de Apple y cómo esa dificultad se convirtió en un impulso en su trabajo. En la tercera cuenta su enfermedad: "Casi todo -todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el miedo a la vergüenza o al fracaso- desaparece al enfrentarlo a la muerte, y sólo queda lo que es realmente importante" (pág. 573).

Este libro cuenta la vida accidentada y la intensa personalidad de un emprendedor creativo, "cuya pasión por la perfección y feroz determinación revolucionaron seis industrias diferentes: los ordenadores personales, las películas de animación, la música, la telefonía, las tabletas electrónicas y la edición digital". Un hombre que hizo realidad el eslogan con el que se anunciaba Apple: "Las personas lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo son las que lo cambian".




Comentarios


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.





(*) Campo obligatorio

Enlaces recomendados:
© Diariodenavarra.es

Grupo La información Iogenia Digital