Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

"Hay que preguntarse qué hijos vamos a dejar en este mundo"

  • "No me canso de repetir que este es el momento del optimismo: luchar con uñas y dientes para salir adelante"

Imagen de la noticia

Leopoldo Abadía, ayer durante la entrevista. CORDOVILLA

0
Actualizada 16/12/2011 a las 00:05
  • NEREA ALEJOS . PAMPLONA

En casa de Leopoldo Abadía, durante las fechas navideñas los encuentros familiares son multitudinarios: el día de Reyes calcula que se reunirán hasta 60 personas (en total, son 68). Padre de doce hijos, cuenta ya con "42 nietos y medio", cifra que seguirá creciendo porque siempre "hay alguien en camino". Autor del best-seller La crisis Ninja y otros misterios de la economía mundial, Leopoldo Abadía se considera ante todo un experto en la familia: ya impartía conferencias antes de que se publicara su último libro, 36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien(en realidad, son 53). "Me preguntan de todo, porque me ha ocurrido de todo", dice. A sus 78 años, dice que cuando mejor se lo pasa es con sus nietos mayores, los universitarios, cuando le llaman para desayunar o cenar juntos. "Me lo cuentan todo, es una gozada".

¿Así que llevar una familia es como gestionar una empresa?

Sí, porque hay una serie de personas que dependen de ti y hay que ayudarles a salir adelante, ver cómo se pueden ayudar entre ellos... Es un trabajo en equipo.

Usted destaca la convivencia familiar, pero hay padres que ni siquiera pueden llegar a casa para darles las buenas noches a sus hijos.

Estamos viviendo un momento muy complejo. El padre y la madre salen corriendo de casa a las ocho de la mañana y vuelven a las diez de la noche, hechos polvo.

Usted también ha sido un padre ocupado. ¿Cómo ha conseguido que sus hijos no tengan la sensación de que era un padre ausente?

Yo viajaba muchísimo, pero procuraba no empalmar viajes e ir a dormir a casa todas las veces que podía. Me resultaba más caro y me cansaba mucho más. Mi mujer no les dejaba dormir a los niños hasta que yo no llegaba. Si hacía falta les tenía despiertos hasta la una de la madrugada. Para los chavales, papá siempre estaba en casa.

En algunas familias se puede dar la tentación de que la televisión ejerza de niñera.

Me parece fenomenal que la familia se reúna para ver algo concreto en la tele, como un partido de fútbol o una película, pero el estar todos comiendo mirando la tele... Eso no, porque entonces te sobra la familia. Y si la televisión se convierte en la niñera, entonces atontas a los niños. Nosotros tenemos una casa a 40 kilómetros de Barcelona, pero en cuanto veo a uno de mis nietos viendo la tele, lo echo al monte.

¿Los padres están olvidando su papel de educadores, es decir, lo delegan en el colegio?

La educación es una responsabilidad única y exclusiva de los padres. Una vez, en una conferencia, una señora me preguntó: ¿Y qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos? Entonces se levantó una chiquita y le contestó: "Lo que hay que preguntarse es qué hijos vamos a dejar en este mundo". Si dejamos una pandilla de trepas, el mundo será un desastre.

Ahora llegan fechas conflictivas para muchas familias. ¿Qué aconseja para que la cena de Nochebuena no se convierta en una pesadilla?

Sí, hay gente que tiene miedo de acabar a bofetadas. Mi consejo es que no vayan a la cena de Navidad, a no ser que puedan arreglar algo metiéndose en el avispero. En ese caso, habría que hacer el esfuerzo. Los padres tenemos que ayudar mucho, no criticando a los hijos o a las nueras. Cuando alguien te parece inaguantable, te callas y sonríes.

¿Cómo afecta a la familia una época tan difícil como la que nos toca ahora?

La familia ayuda mucho afectivamente, así que tiene que aprovechar una crisis como esta, que está uniendo más a las familias. No me canso de repetir que este es el momento del optimismo: luchar con uñas y dientes para salir adelante.

Otras generaciones también han vivido tiempos difíciles...

Yo me acuerdo perfectamente de la cartilla de racionamiento. Y no pasa nada. Sabemos que esto no lo va a solucionar ningún Gobierno, ni este ni el siguiente. Pienso que habría que animar a la gente a buscar empleo en la "aldea global". Cuando alguien me dice que no encuentra empleo, le pregunto: ¿pero ya has buscado en Tennessee, o en Dakota del Norte? Es muy importante lo de quitarse la boina. Cuanto menos nos "pueblericemos", mejor.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra