Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MÚSICA SANTI ECHEVERRÍA

Fiesta con condimentos musicales

Imagen de la noticia

Una explosión de confetti durante el concierto de La pegatina, en la noche del viernes al sábado, en el Anaitasuna. S.E.

0
Actualizada 04/12/2011 a las 01:02

L A tarde-noche del viernes 2 venía con aires de fiesta por todo lo alto. La lógica dicta que en una ocasión así siempre tendrían que desarrollarse las cosas por esos fueros. Pero a veces se quiere y no se puede si algunos no están a la altura de las circunstancias. Esta vez se quiso y se pudo y fue una fiesta musical muy popular que era a lo que se apelaba con el cartel. El público navarro respondió bien y supo llevar a los artistas en volandas. Aunque hay que reconocer que ninguno de ellos vino a cumplir sino a aportar a la fiesta a su manera y con sus maneras.

Los Bashira, recientísimos ganadores de Los Encuentros 2011 que organiza el Instituto Navarro de la Juventud, tuvieron el honor y la difícil papeleta de abrir la velada. Gloria para ellos porque no se arrugaron ni medio milímetro y además ni la ocasión ni el lugar se les hicieron grandes. Sara Oyón, Xabier Yárnoz y Gorka Chocarro bien pertrechados por otros tantos compañeros supieron demostrar en el discreto tiempo que dispusieron que sus bases de funk, letras rap y partes puntuales con una clara tendencia hacia el Rhythm & Blues en clave de rap más melódico no son sectarios ni precisamente minoritarios. Sus elegantes letras y melodías son capaces de llegar a público heterogéneo. Y en ese proceso de crecimiento que están enfocando con sucesivos aciertos solo cabe esperar que tengan más oportunidades como esta, porque sabrán estar a la altura. Fueron realmente los que comenzaron a calentar un pabellón que convertía en clima tropical el que fuera era auténticamente invernal.

Malú fue para muchos la sorpresa de la noche. Posiblemente no para sus seguidores más cercanos que han percibido de una manera muy natural y progresiva su clara evolución musical que todavía tiene un reflejo más visceral en el directo. De aquella Malú de hace tres o cuatro años que en el escenario era una cantante que se defendía preferentemente en la balada apoyándose en su poderosa voz y que evidenciaba un estilo musical en el que confluía el pop y el flamenco queda más bien poco. Malú es ahora una cantante aún más racial, poderosísima en el escenario, que no para un segundo, que jalea al público y que se cimbrea en unos registros más cercanos al rock. Su imagen, coreografía, en general toda la puesta en escena corresponden a una verdadera leona del escenario, magnética y que transmite pasión y energía. En un set que fue brutalmente a más logró que el público cantara sus canciones de principio a fin y de manera ejemplar destacando por su poderosa transmisión y empatía canciones como En blanco y negro, Aprendiz y una tremenda Toda que mostró a una artista que domina las tablas con precisión y que realmente ha llegado a la madurez

Melendi fue a lo suyo, pertrechado por un buen grupo de músicos que le dio mucho aire, salió a hacer lo que tenía que hacer, dejarse llevar por su público con ganas de cantar sus éxitos. Así que olvidó de probatinas y transmitió un repertorio de sus grandes éxitos, desde su imagen de canalla con camiseta de calavera con pañuelo pirata -aunque ahora luciendo peinado estilo mod-, desde su mensaje canalla y sus intervenciones para explotar esta condición. La rumba rockera recorrió las ganas de una pobladísima pista que hizo muy suyas canciones como Porque te quiero, Sin noticias de Holanda, Kisiera yo saber, La luna llena, etc. sin concesiones a las canciones de su último disco y en ocasiones vacilando al presentarlas como temas que aun siendo nuevos tenían derecho de ser conocidos. Ciertamente supo manejar al público tanto o incluso mejor que Malú apelando a todos los estereotipos de lo más popular y a su defensa de lo caradura.

Y por La Pegatina salió a escena justo pasada la medianoche. Una banda que poblaba el escenario aunque en cuanto a número de manera similar a las actuaciones anteriores que con Bashira fueron seis, con Malú fueron nueve y con Melendi otra media docena. Así que los Rubén Sierra Pegatina (voz y guitarra), Axel Magnani (trompeta y coros), Romain Renard (Acordeón y coros), Adrià Salas (voz y guitarras), Ovidi Diaz Movidito (percusión y coros), Ferran Ibañez (bajo y coros) y Sergi López (batería y coros). Venían con ganas de fiesta y apelaron a ella de principio a fin, haciendo continuas alusiones a su exitazo cosechado en los pasados sanfermines en la Plaza de los Fueros donde lograron congregar a dieciocho mil personas.

Y siempre evidenciaron un ejemplar derroche de ganas y actitud muy por encima de cualidades instrumentales de lo que tienen para defenderse y poco más. Pero su facilidad para arrastrar a la concurrencia y sus lanzaderas melódicas que tienen forma de acordeón y trompeta fueron llevando un concierto que no sólo fue fusión de rumba catalana con otras hierbas como el merengue, la cumbia, el ska, la ranchera, el rock, el reggae y hasta la música disco y electrónica. Además hubo muchos homenajes directos a pasajes temas de todo tipo de autores cuyas canciones han sido dueñas de muchas verbenas de las fiestas populares de toda España, puro espíritu resucitado de Manu Chao, Peret, Mano Negra y Che Sudaka. Despacharon buena parte de los temas de su último disco Xapomelön y algunos de sus discos anteriores en un "sin parar" absoluto llevando siempre muy arriba a un público que sin embargo había dejado ya bastantes calvas en las zonas de asiento, no así en la pista. Carburaron hasta casi las dos menos cuarto de la madrugada y desde luego que al que le quedaba adrenalina después de las actuaciones anteriores se la terminaron por secar.

El concierto Joven del día de Navarra 2011 fue un gran éxito primero por su faceta tan popular y segundo porque todos los artistas participantes hablaron el lenguaje común de que la música en sus diferentes estilos si se desea puede estar estrechamente ligada a la fiesta. Concierto Joven del día de Navarra celebrado el viernes 2 a partir de las 19.50 horas en el pabellón Anaitasuna de Pamplona. Lleno absoluto con todas las entradas vendidas y unas 4.500 personas en el momento de máxima afluencia. Actuaron Bashira, Malú, Melendi y La Pegatina. Bashira actuó aproximadamente 30 minutos. Malú comenzó su actuación adelantándose al horario previsto y pasadas las 20.30 h. alrededor de 70 minutos. Melendi salió a escena a las 22.15 horas y estuvo hasta las 23.25 h de la noche del viernes. Y finalmente La Pegatina salió justo pasada la medianoche y actuó hasta la 01.45 de la madrugada..




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra