Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

El escritor que tocó una palabra

  • Fernando Trías de Bes participó la noche del viernes en los "Diálogos de Medianoche" que organiza la Fundación CAN y Diario de Navarra. Lo hizo para hablar de su última novela, "Tinta", un homenaje a los libros de este economista creativo.

Imagen de la noticia

Fernando Trías de Bes el viernes en los Diálogos de Medianoche, en el Civican de Pamplona. JAVIER SESMA

0
Actualizada 18/12/2011 a las 01:04
  • ION STEGMEIER . PAMPLONA

COMPROBÓ estupefacto que la cara de todos los viandantes era idéntica, miles de gemelos. Evitó, no fue fácil, cualquier espejo". Es el último de los triastales (cuentos Trías) que Fernando Trías de Bes ha colgado en su cuenta de la red social Twitter. Son sólo 140 caracteres, pero destilan mucha información sobre su autor.

En primer lugar se puede comprobar que este barcelonés nacido en 1967, aunque licenciado en Empresariales y profesor de mercadotecnia e innovación en Esade, es un escritor. Se puede intuir también, más aún si lo confiesa él abiertamente, que Augusto Monterroso, el mago de la brevedad, es uno de sus autores favoritos (también Borges, García Márquez y Mendoza, y actualmente está leyendo una novela "impresionante", HHhH, de Laurent Binet). "Soy lector de muy pocos libros, pero muy aprovechados, retengo lo que leo", admite.

Apuntemos, también, que es una persona de mente abierta para los cambios tecnológicos. Y que los oficios, en su opinión, se reinventan, si el modelo no es vender libros en papel, será otro.

Pero Trías de Bes llegó a última hora del viernes a los Diálogos de Medianochea hablar de su última novela, Tinta, que precisamente es un homenaje al libro tradicional, empezando por el mismo título.

Al final de la búsqueda

El autor señala que es una novela sobre el autoengaño. Como el protagonista del tweet que no quiere mirarse al espejo, y tiene una sinrazón, un porqué que responder. Trías reparó en su intervención en pequeños autoengaños corrientes, como las pegatinas con forma de araña de los urinarios masculinos del Civican, donde tuvo lugar el coloquio (en Bélgica, informó, ponen moscas). El usuario hace puntería en el falso bicho, a pesar de que sabe que es una pegatina. O como el caso de los sin techo del programa Callejeros que dicen estar en la calle "transitoriamente", "un autoengaño para tener esperanza", apunta.

"En Tinta todos los personajes tienen un drama interior, el motivo de la sinrazón", explica. Tiene lugar en la Maguncia (patria chica de Gutemberg) en 1900. Un hombre busca en los libros el motivo de sus desdichas, un matemático hace lo mismo mediante fórmulas aritméticas y juntos escriben un libro de libros, con el sentido de las cosas.

Sin embargo, Trías de Bes cree que las grandes sinrazones, como la muerte, o el desamor, no tienen respuesta. "Pero aún así las buscamos", reconoce. "La búsqueda al final tiene sentido, no per se, pero te va ayudando a asimilar, a aceptar, y cuando lo has aceptado dejas de preguntarte", explica el autor de Mil millones de mejillones(2010) o La buena suerte (2004).

Seis años le ha costado escribir Tinta. Es cierto que reescribe hasta la saciedad, y que ha manejado más de 40 versiones de la novela, aunque en las últimas 30 no añadía nada, sólo eliminaba. "La novela lo pedía", justifica.

Entre los orígenes del proyecto cita un texto de Baricco sobre un pintor que trataba de capturar el momento en el que rompe una ola. Cuando el artista muere, entran al estudio y todos los lienzos están en blanco, porque pintaba con agua de mar. También le encendió la bombilla una entrevista a Paul Auster en la que éste decía que quería escribir una novela en blanco para que cada lector la hiciera suya. Pero, sin duda, lo que se le quedó en el subconsciente fue tocar una palabra.

Trías de Bes encontró en el Maresme a dos hombres retirados que guardaban imprentas de principios del siglo XX. Las seguían utilizando para no estar desocupados. "Es un proceso muy artesanal en el que la palabra se hace materia", apunta. Los dos hombres le dejaron las cajas con las que se compone una palabra para su impresión, las letras físicas, que el escritor tuvo entre sus manos. Tocó una palabra, algo que le causó cierta impresión.

¿Y de su faceta de economista qué dice? Para él, la economía es una ciencia humanista. "La economía son los asuntos de casa, de la carrera lo que menos me acuerdo es de la macroeconomía, me acuerdo de la sociología, la historia del pensamiento económico, la filosofía...", enumera. "La economía me ha ayudado a entender al ser humano, los miedos, las sociedades...".

Y eso que no era lo que él quería estudiar. Él quería hacer música, de hecho ha estudiado hasta 5º de Piano, pero su madre, que sabía lo que es haber pasado hambre, le pidió que si quería fuese músico, pero que antes estudiara una carrera. Y eligió Económicas. "He tenido mucha necesidad de crear siempre, me hubiera gustado ser compositor", confiesa este padre de tres hijos. Así que la literatura le permite evacuar esa creatividad. Como se lee en una cita de Paul Auster (Brooklyn Follies) al principio de Tinta: "Nunca debe subestimarse el poder de los libros."

La crisis explicada en un minuto

Trías de Bes ejemplificó en un minuto qué está pasando ahora mismo en la economía. Una familia gana 10 y consume 8. Época de prosperidad. El banco le dice entonces: no ahorres 2, y además, te voy a dar 5. La familia pasa de gastar 8 a 15. "Es un crecimiento económico basado en el crédito". Va todo muy bien hasta que los bancos han dado tanto que se entra en pánico. Se corta el grifo. Uno de los dos cónyuges pierde el empleo, de modo que en casa se gana 5, y 1 se destina a pagar el crédito. De modo que se pasa de tener 15 a 4. "Esto explica por qué el PIB se hunde", dijo el escritor. ¿Y cuándo acaba esto? "Es un desequilibrio y se necesita tiempo, ha sido todo muy poco a poco, han pasado dos décadas para pasar de 8 a 15, ahora se necesita tiempo", aventuró. Lo peor, en su opinión, es el paro.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra