Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CRÍTICA DE CINE MIGUEL URABAYEN

El ambiente de la Guerra Fría "EL TOPO"

Imagen de la noticia

George Smiley (Gary Oldman) dirige la investigación para descubrir al traidor.

0
Actualizada 28/12/2011 a las 01:02

D AVID Cornwell empezó a escribir novelas de intriga y espionaje en 1961 mientras trabajaba en Londres como miembro del Servicio de Inteligencia Británico, el MI6. Debido a su empleo utilizó el seudónimo John Le Carré, que dos años más tarde se hizo famoso por el éxito mundial de El espía que surgió del frío, su tercera novela.

Recuerdo bien la impresión de novedad, realismo e ingenio que me causó esa obra al leerla a fines de 1964 en su traducción española. Era una narración tensa y no muy larga (266 páginas) sobre un tipo de espionaje distinto al de las novelas de Ian Fleming y su imaginado James Bond, entonces al comienzo de su larga presencia en la pantalla. Le Carré hablaba de conflictos intelectuales más que físicos, de problemas y combates psicológicos en vez de escenas espectaculares. Si Bond era pura fantasía, los personajes de Le Carre parecían vivir ante nosotros mientras comprendíamos sus problemas y angustias.

Dado su éxito, El espía que surgió del frío fue adaptada para el cine en una versión realizada por Martin Ritt en 1965, con Richard Burton como el protagonista Alec Leamas y Claire Bloom en el papel de Liz. Desde entonces, otras 6 novelas de Le Carré han servido de base a otras tantas películas. Las últimas fueron El sastre de Panamá(2001) y El jardinero fiel (2005), ambientadas en Centroamérica y Africa.

La octava película

Las dos citadas - y algunas otras obras - demuestran el esfuerzo del escritor por encontrar sustitutos a la Guerra Fría que una vez terminada en 1990 acabó con el combate subterráneo entre los servicios secretos de Inglaterra y la Unión Soviética. Para la octava película, los productores han elegido una de las obras clásicas que Le Carré dedicó a ese conflicto, la titulada en inglés Tinker, Taylor, Soldier, Spy(alusión a una canción infantil británica). La versión española cambia el cuarteto de nombres por el más sencillo y claro título de El topo.

La novela era larga y complicada. Publicada en 1973, su argumento trataba sobre la posibilidad de que uno de los jefes del MI6 fuese en realidad un agente soviético. La idea no era exagerada. Algunos años antes, los espías británicos Guy Burgess y Donald MacLean habían huído a la Unión Soviético al darse cuenta de que estaban a punto de ser arrestados por sus propios compañeros. Y en enero de 1963, Kim Philpy, situado en lo alto de la jerarquía del MI6, desapareció en Beirut y reapareció en Moscú. Se supo entonces que durante toda su carrera había estado pasando información a los soviéticos.

Como puede suponerse, en su novela Le Carré no se ceñía a la realidad e imaginaba los personajes, cada uno con su carácter propio. Pero el recuerdo de hechos próximos daba verosimilitud al ambiente de sospecha a posibles traiciones que tan elocuentemente describía. Tinker, Taylor, Soldier, Spy fue muy bien acogida por la crítica y por el público, tanto que la BBC decidió convertirla en una serie de TV, con Alec Guinness como el protagonista Smiley.

El recuerdo de esa serie de 1979 y la gran interpretación de Guinness han planeado sobre el director de la película Tomas Alfredson y también sobre Gary Oldman, encargado ahora de representar a Smiley. Ambos temían las posibles comparaciones.

La dificultad

Pero no sería justo medir con iguales criterios una serie televisiva de siete partes y una película normal, porque el tiempo para exponer el mismo argumento resulta favorable a la TV. Son unas siete horas y sus descansos de una semana, contra los 127 minutos seguidos de la obra cinematográfica.

El problema sigue siendo el de la complejidad de lo presentado por el director sueco Alfredson en su primera salida internacional después de su éxito con Dejame entrar (2008). Consigue el ambiente típico de Le Carré al utilizar un ritmo pausado, muy distinto a las frenéticas aceleraciones de las películas actuales con agentes y espías (James Bond, Jason Bourne y las de Misión Imposible). Aun así, es posible que algunos aficionados encuentren el argumento difícil de seguir.

Puedo imaginar esa dificultad. Si yo no hubiera leído la novela, me habría perdido en más de un cambio de uno a otro incidente. Ahí es donde se puede lamentar que la película no sea una serie de TV, con el tiempo suficiente para un desarrollo no tan condensado como el que aquí vemos.

La interpretación de Gary Oldman como Smiley - encargado de descubrir al topo - es muy buena, la mejor que ha hecho en los últimos años, componiendo un personaje que habla poco y observa mucho. Quien le recuerde como el policía medio loco de El profesional(1994) comprobará su capacidad para adaptarse a sus papeles. Hasta el propio Le Carré ha dicho que es una actuación extraordinaria. A su lado, John Hurt, Colin Firth, Mark Strong y Benedict Cumberbarch (véase ficha) se ajustan muy bien a sus personajes.

EN RESUMEN El espionaje británico en 1973, en plena Guerra Fría, con el recuerdo próximo en aquel tiempo de las infiltraciones soviéticas en el MI6 inglés. Excelente ambientación y muy buen trabajo de Gary Oldman al frente de un variado reparto. Título original Tinker, Taylor, Soldier, Spy, Inglaterra-Francia-Alemania, 2011. Duración: 2 horas y 7 minutos. Director: Tomas Alfredson. Guión: Bridget O"Connor y Peter Straughan. Fotografía: Hoyte van Hoytema. Montaje: Dino Jonsäter. Música: Alberto Iglesias. Intérpretes principales: Gary Oldman (George Smiley), John Hurt (Control, director del MI6), Mark Strong (Jim Prideaux, enviado a Budapest), Benedict Cumberbatch, (Peter Guilliam, ayudante de Smiley), Ricki Tarrr (Tom Hardy, agente en Turquía). Los cuatro del MI6: Colin Firth (Bill Haydon), Toby Jones (Percy Alleline), Ciaran Hinds (Roy Bland), Toby Esterhase (David Dencik).




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra