Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LA CULTURA ANTE LA CRISIS (Y II)

Cultura y ocio: no es lo mismo

  • Los expertos lamentan que la cultura sea vista como algo "frívolo" y que la sociedad acepte los recortes en este ámbito

Imagen de la noticia

Carlos Gorricho, Fernando Sáenz de Ugarte, Iñaki Gordejuela y Camino Paredes, en el encuentro. EDUARDO BUXENS

13
Actualizada 28/11/2011 a las 02:31
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA

A Camino Paredes, exdirectora general de Cultura y directora del Museo Gustavo de Maeztu de Estella, hay una comparación que le indigna. "Me molesta infinitamente ver que la cultura se iguala al ocio. Ése es uno de los grandes problemas que nos han situado en el lugar donde estamos: si la cultura se equipara al ocio y no a la educación, la formación y el progreso humano, no tenemos nada que hacer. Lógicamente cuando hay que reducir gastos, lo primero que se reduce es el ocio. Pero la cultura no es ocio, al menos no es sólo ocio".

La idea de Camino Paredes fue una de las que se puso sobre la mesa en la iniciativa de Diario de Navarra de juntar a siete voces representativas del mundo cultural navarro: junto a Paredes, hablaron de la cultura y de sus condicionantes económicos Joaquín Romero, gerente del Orfeón Pamplonés, Carlos Gorricho, presidente de la Federación de Coros de Navarra, Jokin Zamabide, director de la promotora In&Out, Miguel Goikoetxandia, de la compañía teatral Iluna, Fernando Sáenz de Ugarte, coordinador cultural del Auditorio Barañáin, e Iñaki Gordejuela, coordinador cultural en Burlada y profesor universitario de gestión cultural.

La necesidad de distinguir cultura y ocio fue apoyada de manera casi unánime. "No es lo mismo jugar a cartas que ir a un concierto", explicitó Carlos Gorricho. "Nosotros mismos no hemos dignificado la cultura". Aunque también hubo matices. "Es cierto que no hay que confundir cultura y arte con el ocio", coincidía Gordejuela. "Pero la cultura compite con otras formas de ocupar el tiempo de ocio que a veces son más cómodas y baratas. En el tiempo de ir a ver una ópera, que me cuesta 60 euros, puedo quedarme en casa jugando a la Play, ver una película, leer un libro o ir a la bolera o de copas con mis amigos. Todo está en el mismo cesto del consumo de ocio. Por eso quizá haya que conseguir un estatus diferente al consumo cultural, que hoy no lo tiene".

La mesa se fijó mucho en lo educativo. Y no sólo, como decía Paredes, porque existe un sector cultural, el del patrimonio, la investigación, los archivos y las bibliotecas, que poco tiene que ver con el ocio y sí "está ensamblado con lo educativo".

Se refirieron sobre todo a la labor educativa que conlleva la actividad cultural y que desarrollan las diferentes asociaciones. "Le estamos haciendo el trabajo al Departamento y al Ministerio de Educación", llegó a decir Carlos Gorricho. "Estamos formando a niños para que canten, para que hagan teatro, para que dancen. estamos supliendo una carencia", señalaba el presidente de la Federación de Coros, que cuenta con una línea de formación entre sus actividades. También la tiene el Orfeón Pamplonés. "No se trata sólo de llevar la cultura a los colegios, sino de crear programas educativos en los centros", aportaba Joaquín Romero. "Se podrían insertar planes de educación musical o artística en el ciclo de 3 a 6 años, de manera que después de los 6 años se pueda encauzar a un niño al que se ve que le gusta la pintura, la música." "Es más", apuntaba Romero, "nos hemos dado cuenta de que educando a los niños educas a los padres: van a los conciertos, y empiezan a tener inquietudes sobre la música, sobre los conciertos. Es otro modo de crear nuevos públicos". Gorricho, a este respecto, recordó que en otros países la educación cultural está engarzada en la educación. "Los ingleses o los alemanes no tienen mejores voces que nosotros. Lo que tienen son mejores profesionales al frente de los grupos, porque hay coros en las universidades o se enseña a leer partituras. La formación es el problema". "Hace años escuché a un experto en sociología de la cultura decir que la mejor política cultural es una buena política educativa", indicaba Gordejuela. "En España, si tenemos carencias culturales se debe quizá a que tenemos carencias educativas".

Impacto social

Más allá de lo educativo, en la mesa latía una preocupación. La expresaba con una frase Gordejuela. "Lo que en el presupuesto de Cultura es una gran cantidad, en otro ámbito es el chocolate del loro. Sin embargo, quitamos de la Cultura, se ve como prescindible. En esta situación de recortes, se queja el promotor y la compañía, pero no se quejan los ciudadanos". Lo decía también Miguel Goikoetxandia: "¿Por qué es menos doloroso tocar lo cultural?".

"Hay problemas mayores", terciaba Gorricho. "A quien está a vueltas con su situación laboral no le puedo hablar de un concierto". Y sin embargo, el propio Gorricho se pasmaba por el hecho de que la sociedad aceptara mucho mejor los recortes a la cultura que los del deporte. "Deberían doler igual". "Nosotros somos mucho más antiguos que el deporte, pero nos han comido la tostada", expresó Fernando Sáenz de Ugarte, fijándose también en la capacidad del sector deportivo para obtener patrocinios. "Deberíamos aprender de lo que han hecho bien".

Camino Paredes, por su parte hablaba de una situación "dramática". "Las administraciones han llegado a la conclusión de que lo nuestro es prescindible. Se habla de guardar la educación, el bienestar social, pero no la cultura", lamentaba. "Nos están abocando a la frivolidad, cuando la cultura tiene un componente existencial y educativo importante. No concibo la vida sin un libro y no la quiero concebirla así para mi hijo".



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra