Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
SEMICINI

Cine de tres continentes en el ecuador del festival de Valladolild

  • Rodajes maratonianos -en ocasiones de veinte horas-, sin apenas guión y con dos cámaras son los recursos que utiliza para reducir unos costes que, de otra manera, impedirían la realización de sus largometrajes
  • La paternidad guarda "momentos emocionantes, pero también difíciles y dramáticos", ha precisado acerca de los objetivos de su nuevo trabajo

Arriba, desde la derecha, Michael Collins, Marty Syjuco y los padres y hermanas del protagonista, presentan en la 56 edición de Semicini el documental

Arriba, desde la derecha, Michael Collins, Marty Syjuco y los padres y hermanas del protagonista, presentan en la 56 edición de Semicini el documental "Give up tomorrow"

EFE
0
25/10/2011 a las 17:26
Etiquetas
  • EFE.VALLADOLID
Sendas comedias, una de ellas teñida de humor negro, han salpicado hoy la 56 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), que cumple su ecuador con cine de tres continentes servidos por los veteranos Mika Kaurismaki y Zhang Yimou, junto a la frescura del novato canadiense Ken Scott.

Desde hace años el realizador finés Mika Kaurismaki alienta un romántico empeño de rebeldía contra el férreo control de la industria cinematográfica de su país, del que se zafa con filmes rodados en menos de una semana como es el caso de "Hermanos", inspirada en Dostoievsvki y estrenado hoy en Valladolid.

Rodajes maratonianos -en ocasiones de veinte horas-, sin apenas guión y con dos cámaras son los recursos que utiliza para reducir unos costes que, de otra manera, impedirían la realización de sus largometrajes.

"En un país tan pequeño como es Finlandia diez personas deciden qué es lo que se hace. Existe una especie de maquinaria establecida y hemos querido comprobar con Kaurismaki si hay una alternativa", ha explicado en una rueda de prensa el actor Timo Torikka, uno de los protagonistas de la cinta "Hermanos".

Sin llegar al parricidio, Mika Kaurismaki (Helsinki, 1955) acusa así la misma rebeldía de los protagonistas de la novela "Los hermanos Karamazov", que Dostoievski publicó en 1880 y en la que se ha inspirado para firmar "Hermanos", con la que regresa a Valladolid tres años después de "Los reyes magos" (2008).

Bien acogida por la crítica y público asistente, es una comedia negra donde sus protagonistas son tres hermanos que no se entienden, no del todo avenidos, sumidos en su propio egoísmo y que sólo unen sus fuerzas para aprobar el parricidio que uno de ellos comete.

En el lado opuesto se ha situado una comedia fresca del canadiense Ken Scott, cuyo título "Starbuck" alude al alias con que se inscribió un donante de esperma, protagonista del filme, que después de seiscientas donaciones de esperma en dos años descubre que es el padre de seiscientos hijos.

"No hay solución a este problema contemporáneo", ha explicado Scott a los informadores y que ha propuesto el debate desde los dos puntos de vista: el de los hijos que tienen derecho a conocer la identidad de su padre, y el del donante de esperma que puede guardar el anonimato.

La paternidad guarda "momentos emocionantes, pero también difíciles y dramáticos", ha precisado acerca de los objetivos de su nuevo trabajo.

Padre de tres hijos, el realizador escribió el guión de esta historia junto a un amigo y juntos se propusieron analizar la evolución de la paternidad a través de un "sinfín de relaciones entre padre e hijos".

La vertiente romántica de la jornada ha corrido a cargo del realizador chino Zhang Yimou, quien ha dejado de lado la senda política por la que han transitado muchos de sus filmes, para dar paso a un relato más íntimo y delicado en "Shan zha shu zhi lian" ("Amor bajo el espino blanco), bien acogida.

La Revolución Cultural de Mao, su política opresora y dirigista, opera en esta ocasión como telón de fondo de una tierna historia de amor protagonizada por dos jóvenes chinos, donde el espectador asiste al progresivo desmoronamiento de las trabas morales que impiden a la protagonista entregarse desde un primer momento.

"Amor bajo el espino blanco" es la adaptación de la novela "Hawthorn tree forever" (2007), de Ai Mi, que ha trasladado al celuloide Zhan Yimou, Espiga de Oro en Valladolid con "Semilla de crisantemo" (1990) y de Plata con "Happy times" (2000), y que de nuevo prueba fortuna.

Jing es una universitaria adolescente, casi niña, que purga en un pueblo los errores de un padre encarcelado por contrarrevolucionario dentro de una de los programas de reeducación ideado por el régimen de Mao. Allí conoce a Sun, hijo de un oficial de alta graduación y protagonista de este relato donde abundan las escenas costumbristas.

Toda la película es una tensa pugna entre el aroma de libertad que le ofrece Sun a su enamorada y la resistencia que ésta ofrece, por imperativos familiares y prevenciones de índole social y político.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra