Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARTE

Carlos Ciriza celebra sus 25 años de exposiciones con una gran antológica

  • "El paso del tiempo a través del movimiento" incluye una obra de 1984 y otra terminada la tarde del jueves

Imagen de la noticia

Carlos Ciriza celebra sus 25 años de exposiciones con una gran antológica

Sobre estas líneas, los péndulos que Carlos Ciriza ha colgado del pórtico de Los Caídos, en Pamplona. Abajo, el escultor posa ayer en la antológica de su obra con un grupo de esculturas de pequeño formato. CALLEJA

0
Actualizada 10/09/2011 a las 00:05
  • ION STEGMEIER . PAMPLONA .

El Monumento a los Caídos amaneció ayer en Pamplona con un grupo de péndulos de acero corten colgando de su pórtico, un grupo de esculturas alargadas de en torno a los dos metros de altura salidas de la cabeza y el taller de Carlos Ciriza.

Las piezas colgantes representan una alegoría del paso del tiempo, "péndulos de un reloj que marca constantemente las etapas y los tiempos", en palabras del autor. En estos momentos, y en su vida, marcan una cifra redonda: 25 años.

Porque, a pesar de que el escultor estellés nació en 1964, el 25 aniversario del que habla tanto una exposición antológica abierta ayer, como un libro publicado por tal motivo, se refiere al cuarto de siglo que se ha cumplido desde su primera exposición.

Los péndulos exteriores son una exposición complementaria a la del interior, afirma el artista navarro. Ésa, la muestra antológica, precisamente lleva por título El paso del tiempo a través del movimiento.

Sencillez con los años

Ciriza se ha reencontrado con las cosas que hizo hace veinte o veinticinco años. Las hay, incluso, que formaron parte de aquella primera exhibición pública. En el vetusto edificio que cierra la avenida de Carlos III, ahora, se han dispuesto 120 obras, entre pictóricas y escultóricas, de todas sus etapas, enmarcadas en el tiempo por una obra de 1984, anterior incluso a la exposición que se rememora, y otra que terminó de hacer la víspera de ayer, por la tarde.

Durante este tiempo, Ciriza ha trabajado tanto la pintura como la escultura. El creador de esas características piezas de acero de gran tamaño reconoce que en sus primeros años desarrolló su obra con reflexiones próximas al pensamiento de Richard Serra, Julio González, Chirino, Henry Moore, Chillida y Oteiza. Al principio utilizó la madera, la piedra, metales industriales y el alabastro. Luego, el hierro se fue adueñando de su actividad.

¿Y a dónde le lleva el tiempo? "Cada vez que pasan los años intento simplificar más las cosas, que, a la vez, es lo más complejo", explica el escultor. "Veo limpieza de líneas, de conceptos, y quizá una madurez", apunta él mismo.

Para ver a Carlos Ciriza hay que andar, dice el comisario de la exposición, José María Muruzábal del Solar. Se refiere a las grandes instalaciones que se pueden ver, por ejemplo, en la Autovía del Camino o en otros espacios públicos, donde el escultor estellés tiene más de veinte esculturas. "Me hubiera gustado traer alguna obra de la autovía del camino o el Basajaun de Sunbilla", bromeó Muruzábal del Solar. El resto de formatos está prácticamente representado en la sala Conde de Rodezno. Que, por cierto, de alguna manera cierra el círculo de esta etapa porque aquella primera exposición, del entonces Jesús Carlos Ciriza tuvo lugar en una sala que llevaba el mismo nombre, y en la misma plaza, la Sala de Arte Conde de Rodezno de la entonces Caja de Ahorros Municipal de Pamplona (el local que hoy ocupa la galería Mikel Armendia).

Raíces y brazos

El concejal delegado de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, Fermín Alonso, considera que Ciriza es profeta en su tierra, "algo difícil de conseguir", aunque lo cierto es que también tiene una amplia experiencia internacional. Su obra ha sido vista en más de un centenar de salas y está presente en 23 países de Europa y América. Además, Ciriza trabaja periódicamente en Estados Unidos.

En la publicación, de 173 páginas, bilingüe castellano-inglés, han colaborado gentes tan dispares como Inocencio Arias, Julio Lafuente, Ángel Gómez Montoro, Concepción García Gaínza o Rebecca Vern Anderson, entre otros, de aquí y de fuera.

Fermín Alonso recordó ayer la frase de Chillida, "Hay que tener raíces en un lugar pero que los brazos lleguen a todo el mundo". "Eso ha hecho él", concluyó, mirando a Ciriza.

CLAVES

EL PASO DEL TIEMPO A TRAVÉS DEL MOVIMIENTO

Autor: Carlos Ciriza.

Comisario: José María Muruzabal del Solar.

Lugar: Sala Conde de Rodezno, Pamplona.

Fechas: hasta el 24 de noviembre.

Horario: de lunes a viernes, de 18.30 a 21 horas; domingos y festivos, de 12 a 14 horas.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual