Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
MÚSICA

Sílvia Pérez Cruz: "Mi revolución es la de las emociones"

  • Los nuevos temas de su nuevo disco hablan de deseo, de fracaso, de amor y de culpa

Actualizada 18/02/2016 a las 13:48
  • efe. barcelona
Los desahucios son el hilo conductor de 'Domus', un disco en el que Sílvia Pérez Cruz ha llevado este delicado tema a su terreno y lo ha traducido en once canciones que hablan de deseo, de fracaso, de amor y de culpa, porque su revolución es "la de las emociones", ha dicho.

"Lo que me sale natural es la revolución emocional, esas pequeñas revoluciones que hacen que la gente esté viva", añade Pérez Cruz, consciente de que el tema elegido y el título de algunas canciones, "No hay tanto pan" y "Sí se puede", pueden sugerir que ha decido entrar en el activismo político.

No es el caso, asegura Sílvia Pérez Cruz, que no es ajena a nada, tampoco a la política, pero cuyo lenguaje no es el de las proclamas ni su lucha se puede enmarcar dentro de un partido.

'Domus', que sale mañana a la venta, nació como banda sonora de 'Cerca de tu casa', una película de Eduard Cortés que narra la historia de una mujer que pierde su casa y en la que la cantante no sólo es la autora de la música, sino también la actriz protagonista.

El rodaje del largometraje y la composición de la banda sonora fueron "toda una aventura", según la gerundense, cuyo resultado se podrá ver la próxima primavera en las salas de cine.

Pero, al margen del filme, el disco siguió creciendo tras finalizar el rodaje y, mientras Eduard Cortés se encerraba en la sala de montaje, Sílvia Pérez Cruz hizo lo propio en su casa y en el estudio de grabación, donde pulió canciones, alargó temas, añadió instrumentos, regrabó voces y creó un CD intenso e inclasificable, en el que los géneros se funden.

"Domus" conecta las tradiciones musicales más insospechadas: de Brasil al folk estadounidense; de Cuba al circo o la música clásica; de Portugal a la copla y al jazz.

Palafrugell (su villa natal), el Mediterráneo y el folclore acaban por dar forma a este puzzle musical, en el que la prodigiosa voz de Pérez Cruz canta en castellano, inglés y portugués, en un trabajo que se podrá escuchar en directo el próximo 2 de marzo en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid y el 14 de marzo en el Teatro Tívoli de Barcelona.

El primer corte de 'Domus' es "No hay tanto pan", la única canción en la que la compositora afronta "de frente" el tema de los desahucios, en "una especie de himno" que rompe los esquemas de la canción protesta.

Las siguientes canciones hablan de "sentimientos y emociones universales" porque, según dice, "la película es un viaje personal, en el que a los personajes les pasan cosas y sienten cosas. No es necesario reivindicar todo el rato".

Sílvia prefiere acercarse a las personas que pierden su casa desde el lado más humano. "Me parece horrible que le quiten la casa a alguien. Te hacen sentir culpable, te roban lo que no tienes y encima te riñen. Esta manipulación, que puede ser tanto de la sociedad como de una pareja, estos conceptos son con los que yo conecto", aclara.

El disco también conecta con su primer álbum de composiciones propias, '11 de novembre', un trabajo discográfico con el que dio a conocer su faceta como autora, cuando ya había adquirido notoriedad como intérprete, y con el que empezó a construir un lenguaje musical que en 'Domus' se ha consolidado.

Es su faceta de intérprete cabe destacar 'Granada', un disco de versiones hecho mano a mano con Raül Fernández Miró, que obtuvo el reconocimiento del público y la crítica.

Interpretar y componer son para Sílvia Pérez Cruz "dos caminos diferentes" dentro de una misma vocación: la música. Un mundo en el que se mueve como pez en el agua desde niña y que, más de una vez, le ha "salvado la vida", según confiesa.

"Si estoy enfadada o triste, lo mejor que puedo hacer es cantar o componer. Me purga", revela, incapaz de decidir qué le gusta más, "aunque quizás sea cantar".

"Interpretar es más animal, más emocional, mientras que la composición es algo más íntimo. Es diferente", explica la artista que, en todo caso, siempre pone el alma en lo que hace, para poder llegar al alma de otros.

En el trabajo como actriz que ha hecho en "Cerca de tu casa" también ha puesto el alma y, aunque le ha encantado la experiencia, su terreno sigue siendo la música, dice, "aunque, quién sabe" por dónde irán sus pasos. "¡Hay tantos caminos!", apunta.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual