Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
cultura

Los misterios que esconden las ruinas

  • Aude de Tocqueville señala en el mapa lugares insólitos que hoy se han convertido en el destino turístico de quienes buscan tesoros del pasado y secretos del futuro

13/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Balestrino, en Italia, una bella ciudad medieval que fue abandonada en los 60 por culpa de unos terremotos que amenazaron con derruir cada edificio. La sumergida Shi Cheng, en China, 'la ciudad de los leones' que maravilla a los submarinistas que resucitan con sus linternas los animales fantásticos de sus muros. O Shanzi, en Taiwán, construida en los años 70 con el sueño de que fuera la ciudad futurista por excelencia y de la que ahora solo quedan vestigios de casas como ovnis caídos del cielo en otro tiempo. Todas ellas son ciudades marcadas con una equis en el 'Atlas de las ciudades perdidas', de Aude de Tocqueville. Un libro que se convierte así en la más sorprendente guía de viajes para quienes quieran conocer lo que pudo ser y no fue, los restos de 'naufragios' industriales, ciudades secretas y aquellos lugares en los que ya solo podemos imaginar lo que alguna vez albergaron. "Me gustan las ciudades, mundos abiertos en perpetua metamorfosis, pero todavía me gustan más las que se han silenciado, en ellas la imaginación puede desplegarse sin límites. Ciudades como personajes de ficción, que nacen, crecen, conocen diferentes ciclos antes de morir y, por último, resucitan con nuestra presencia", afirma su autora, y nos habla de Chernóbil que, desde 2011 ha abierto sus puertas a la zona prohibida que circunda la central nuclear para que los turistas la visiten.

Turistas que después recorren los tres kilómetros hacia el norte que la separan de Prypiat, enclave creado en los años 60 para albergar a los empleados de la central y que ahora es una ciudad fantasma congelada en el tiempo en la que da la impresión de que todo el mundo ha salido corriendo: con sus pisos salpicados con juguetes de niños, las piscinas con trampolines como monumentos funerarios al verano y, lo más curioso, un parque de atracciones con las infraestructuras oxidadas que nunca llegó a funcionar, ya que su inauguración estaba prevista para la primavera de 1986, un día después de estallar el fatídico reactor número 4.

Un paseo escalofriante que no acaba sin antes pasar por un arco de seguridad que mide las radiaciones de los viajeros. Y puestos a tener unas vacaciones escalofriantes podemos viajar a Alemania. Allí una organización nazi llamada 'La fuerza por la alegría' se encargó de crear una de las cinco ciudades de vacaciones pensadas para que cada trabajador del país pudiera descansar junto al mar. Prora es un conjunto de edificios que se extiende a lo largo de 4,5 kilómetros hacia la costa oriental de Rügen. Adecuado al proyecto 'social' de los nazis, el 'resort' incluía zonas de recreo, cines y restaurantes, pero el interior de sus viviendas era de una austeridad a prueba de comodidades: cuartos de baño comunes en cada rellano y habitaciones pequeñas de 5x2,5 metros, todas idénticas y sin decoración alguna, con un altavoz para recibir la propaganda.

Nadie fue jamás de vacaciones al que iba a ser el mayor complejo vacacional del mundo, ya que su inauguración quedó desbaratada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Hospital militar para los heridos de la Wehrmacht, refugio de la bombardeada población de Hamburgo, albergue del Ejército Rojo, base militar, cuartel de paracaidistas, centro de objetores de conciencia... Prora fue abandonada en 1990. Desde entonces, muchos han sido los proyectos de reconversión que se han venido pensando para este emplazamiento, donde uno de sus edificios ha sido convertido en un albergue de juventud de 402 plazas repartidas en 96 habitaciones. 53 años ardiendo Parece imposible, pero así es. Existe una ciudad que lleva ardiendo más medio siglo. Desde mayo de 1962.

Centralia es la ciudad de Estados Unidos que inspiró a los creadores del videojuego 'Silent Hill' y su leyenda negra comenzó durante la preparación del Memorial Day, cuando unos obreros prendieron fuego a un montón de basura: "Ninguno de ellos se dio cuenta de que el fuego se había propagado a la mina de carbón subterránea que extiende sus galerías bajo la ciudad", cuenta en su libro de Tocqueville.

Al principio, ese fuego subterráneo pasó desapercibido, hasta que comenzaron a aparecer humaredas del suelo, mal olor, hundimientos del terreno... Fue entonces cuando sus habitantes se vieron obligados a abandonar el lugar y en 2002 fue suprimido su código postal, aunque los turistas y algunos de sus antiguos vecinos siguen visitándolo. Dicen los especialistas que el incendio podría seguir ardiendo aún 200 años más, hasta que se consuma todo el carbón que hay bajo tierra.

También Hashima, frente a las costas de Japón, ha servido de inspiración, aunque en su caso para una película de James Bond. Hablamos de esa fantasmagórica isla en la que se esconde Javier Bardem en 'Skyfall'. Conocida como 'la isla acorazada' , su importante yacimiento de hulla hizo que la compañía Mitsubishi la adquiriese en 1890. Su actividad minera la mantuvo hasta 1960, cuando el petróleo sustituyó al carbón. Catorce años más tarde se cerraba su última mina activa. En 2009, una lanzadera comenzó a comunicar la isla, desembarcando a algunos visitantes con curiosidad por recorrer ese extraño laberinto de edificio decrépitos comunicados por extrañas escaleras como en un cuadro de Piranesi. Y puestos a conocer ciudades extraordinarias, ninguna lo es más que la francesa Jeoffrécourt, aunque es posible que jamás pueda visitarla.

Vehículos blindados y soldados armados hasta los dientes son los únicos que circulan por sus calles. Y es que esta falsa ciudad ha sido concebida exclusivamente para maniobras militares y está destinada a convertirse en el mayor centro europeo de entrenamiento de guerra urbana que, según los estrategas, será la más frecuente en muchos de los futuros conflictos. Pensándolo bien, quizás sea mejor no poner un pie en ella y dedicarnos a vagabundear por tantas otras en las que al menos podemos intuir un pasado mejor.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual