Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LIBROS

Juan Gabriel Vásquez: "Cada país convive con sus obsesiones"

  • "Es obligación del novelista evitar el olvido interesado de lo más incómodo del pasado", asegura el escritor colombiano

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez.

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez.

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez.

ARCHIVO
0
01/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Dos magnicidios marcaron a fuego la reciente historia de Colombia. El del general Rafael Uribe en 1914, modelo de García Márquez para Aureliano Buendía en 'Cien años de soledad', y el del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, cuyo asesinato en 1948 fracturó al país y abrió una era de violencia que dejó 300.000 muertos. Son el motor de la 'La forma de la ruinas' (Alfaguara), novela con la que Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) conjura demonio personales y colectivos.

Aborda la tragedia de Colombia ¿en su novela más autobiográfica?

En 2005 recibí de manos de un eminente médico colombiano una vértebra de Eliécer Gaitán y una parte del cráneo de Uribe. Tener en las manos reliquias de tan ilustres víctimas de la violencia en mi país me marcó de forma determinante. Coincidió con el nacimiento de mis hijas y fue el detonante del libro. Me pregunté cómo heredarán mis hijas esa violencia y cómo la heredé yo. Necesitaba narrarlo desde mi propia biografía, como una suerte exorcismo de mis miedos y mis demonios en relación con el pasado colombiano.

¿Novelar para hacer historia?

Novelar para reproducir lo que ya sabemos no tiene ningún sentido. Hay cosas que sólo la novela puede contar. La novela debe ir donde la historia y periodismo no pueden llegar. Al territorio de nuestras emociones más íntimas. Es el que exploró a través del impacto de la historia, la política, las obsesiones y las tragedias.

En el caso de Colombia, con zonas muy oscuras.

Cada país tiene sus esqueletos en el armario. Espacios de penumbra cuya explicación es insuficiente o directamente mentirosa. Esos lugares conflictivos del pasado son el eje de 'La forma de la ruinas'. Sobre los asesinatos de Uribe y Gaitán los colombianos solo acordamos que no sabemos la verdad. Cuando la versión oficial es incompleta o mentirosa, contamos historias para remediarlo.

¿Cómo el asesinato de Kennedy en EEUU y el 11-M en España? 

Sí. La novela explora cómo nos enfrentamos a los misterios de nuestro pasado. Y a menudo es a través de teorías de la conspiración. Como si necesitáramos una explicación coherente que ordene el caos de la historia. Y cada país tiene la suya. Para entender el pasado necesitamos contarlo. Y cuando las historias son incompletas las suplimos con nuestros traumas, paranoias miedos y preguntas. Eso son las teorías de la conspiración qué inventamos para explicar el mundo y que veces también son novela. Son dos caras de la misma moneda.

Para pasar página ¿es necesario hacer memoria?

David Rieff sostiene que recordar demasiado puede ser dañino para un país. Que mantener vivas las heridas puede conducir a otro conflicto. Yo creo lo contrario. Es obligación del novelista evitar el olvido interesado y recordar los momentos más conflictivos e incómodos del pasado. Es la única manera de seguir adelante. Carlos Fuentes decía que no hay futuro vivo con un pasado muerto. Se refería a la necesidad de recordar, de no olvidar ciertas cosas importantes por incómodas que nos resulten, como única manera de cerrar heridas, y lograr algo que se parezca a la reconciliación para respirar hacia el futuro como países y como individuos.

No teniendo genero, su novela participa de muchos.

La única manera que tenía de contar esta historia era recurrir a las potentes herramientas que ofrece la novela, que permite mezclar estrategias, voces y subgéneros. No es de denuncia ni sociológica, y es psicológica, histórica y policíaca. Avanza sobre un puñado de investigaciones criminales. Esa mezcla de registros es una de las maravillosas herencias de Cervantes, el primero en hacerlo. Por eso tengo una fe ciega en la capacidad de la novela para ayudarnos a comprender el mundo.

¿La memoria del narcoterrorismo aún lastra Colombia?

Sí. Más de veinte años después de la muerte de Pablo Escobar seguimos facturando novelas, documentales, películas y reportajes sobre la guerra terrible y cruel que declaró al país y a sus ciudadanos. No hemos llegado al fondo de lo que ocurrió en aquella década. No tenemos las respuestas y hacemos preguntas a través de los relatos. Su mundo aún sigue muy vigente.

La legalización de las drogas ¿beneficiaría a su país y al mundo?

Estoy absolutamente convencido. Las drogas son un negocio fabuloso por ser ilegal. La ilegalidad genera crimen corrupción y desequilibra las democracias. Si se legaliza los cárteles perderán su poder. Dejarán de existir. Las mafias perderían su enorme poder y su dinero. Se vio con la ley seca en Estados Unidos. Antes y después de la prohibición hubo, como hay hoy, problemas de consumo y salud pública ligados al alcohol. Pero sólo bajo la prohibición hubo mafias, corrupción, violencia extrema para proteger un negocio extremadamente rentable. Ocurre lo mismo con las drogas.

Volvió a su país en 2012. ¿Cómo contempla el futuro de las relaciones de paz?

-Soy muy optimista. Pero comprendo el escepticismo de buena parte del país, que ponga reparos muy justificados al proceso. Un paso tan importante hacia la reconciliación nacional no puede darse sin el concurso de todos para lograr un verdadero consenso, satisfactorio para todos. Es difícil, pero debemos lograrlo para no desaprovechar la gran oportunidad de cerrar una guerra de 50 años que, según los informes más autorizados, ha causado más de 6 millones de víctimas entre muertos heridos desplazados y damnificados.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual