Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CULTURA

Pilar Adón: "Es muy peligroso asociar locura y creatividad"

  • La autora habla del afán de dominación en su novela 'Las efímeras', una historia que se desarrolla en una comunidad aislada y claustrofóbica​

0
10/11/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
La escritora Pilar Adón domina como nadie el arte de la sugerencia. Enemiga de considerar al lector un menor de edad al que hay dárselo todo hecho, Adón vuelve a la arena editorial con la novela 'Las efímeras' (Galaxia Gutenberg), una historia preñada de violencia que se desarrolla en una atmósfera asfixiante.

¿Es afán de perfeccionismo o la novela planteaba dificultades intrínsecas?

-Las dos cosas. Me importa mucho cómo acaban siendo las frases.

'Las efímeras' indaga en el mundo rural, aunque mi novela no se inscribe en la novelística tradicional española que aborda este asunto. En mi obra hay muchísima influencia de los escritores trancendentalistas e incluso de la novela gótica estadounidense. Todo ello se traduce en una visión de la naturaleza como un elemento agresivo. Es obvio que el entorno induce ciertos comportamientos, de suerte que mis personajes son agresivos porque la naturaleza lo es.

-¿El entretenimiento en la literatura es secundario para usted?

-No, no me parece secundario, pero el entretenimiento no tiene que venir necesariamente de acumular mucha acción, de darle al lector todo digerido o imponerle desde el primer momento lo que tiene que sentir. Virginia Woolf o Iris Murdoch me divierten muchísimo porque me gusta apreciar los destalles y centrarme en la palabra. Me agrada imaginar que hay un lector inteligente detrás de lo que escribo.

- La violencia es omnipresente en 'Las efímeras'.

-Todas mis novelas, desde 'El hombre de espaldas' hasta 'Las hijas de Sara', tienen un importante poso de violencia, que, no obstante, está muy matizada por el lenguaje.

Es muy sencillo utilizar palabras fuertes, malsonantes, prodigarse en exclamaciones. Pero yo quería huir de eso. En la literatura, como en el cine, la música y la fotografía, es posible concitar una desazón increíble con el simple movimiento de las ramas de un árbol. -¿Escribir siempre a partir de la sugerencia es arriesgado? -En eso consiste el deleite del lenguaje.

Creo recordar que en 'Santuario', de William Faulkner, en ningún momento se dice que violan a la chica con una mazorca de maíz. La narración avanza con insinuaciones veladas. Qué maestría.

-¿Le seduce más crear atmósferas y personajes que tramas?

-Sí, aunque en esta novela hay un mayor peso de la propia historia. Cuando empiezo a escribir, tengo que tener muy clara la primera línea; nos pasa a todo los escritores.

Y tener una imagen muy nítida de en qué lugar se va a ambientar todo. Lo que les pase a los personajes es la excusa que necesito para desarrollar los temas que me interesan: el miedo, el deseo de dominación, el afán de querer controlar todo, un error que se transmite de generación en generación. Me encanta narrar, tanto como que me cuenten historias.

-El enclaustramiento es un tema recurrente en su obra.

-La vida y la literatura me han enseñado que el encierro y la poca comunicación llevan a pensamientos no demasiado felices.

De joven admiraba algunas actitudes estrambóticas de escritores que acaban suicidándose o desarrollaban pensamientos enfermizos. Pero asociar locura y creatividad es muy peligroso.

-Plantea la irrupción de conflictos en una comunidad movida por intereses filantrópicos.

-¿Acaban siempre corrompiéndose los ideales más nobles?

-Una cosa son las ideas y otras su puesta en práctica. Las consecuencias de nuestros actos no siempre tienen que ver con lo que pretendíamos. La violencia, el odio, la envidia existen, no son pulsiones literarias.

-¿Cada libro suyo es una entrega del mismo proyecto narrativo: retratar a seres sumidos en el desasosiego que intentan escapar de un mundo asfixiante y opresivo?

-No siempre escribo la misma historia pero sí tiendo a tratar los mismos temas. Durante muchos años he vivido experiencias a través de la literatura básicamente. Pero de unos años acá ciertas vivencias personales me han hecho darme cuenta de que esas obsesiones han crecido en intensidad. Me siguen interesando asuntos como el miedo, la familia, la incertidumbre, la sensación de soledad, pero ahora desde una perspectiva quizá más real.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual