Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE

​Sam Mendes: "Quería un James Bond que emocionara al espectador"

  • Tras sorprender con 'Skyfall' en 2012, el oscarizado director británico dirige 'Spectre', la nueva entrega de la saga Bond

​Sam Mendes:

​Sam Mendes: "Quería un James Bond que emocionara"

Sam Mendes dirige al actor Daniel Craig durante el rodaje de 'Skyfall'.

COLUMBIA PICTURES
0
05/11/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Como cada novedad que incorpora la saga James Bond, no fueron pocos quienes cuestionaron la elección de Sam Mendes para dirigir 'Skyfall' en 2012. Pero el oscarizado director de 'American Beauty' cumplió eficazmente el encargo y logró modernizarlo sin traicionar la encorsetada tradición, con un agente secreto más contemporáneo y humanizado y un producto sólido que se sostenía más allá del entretenimiento, amén de que se convirtió en la entrega más taquillera de la saga.

Tres años después, Mendes repite con el agente secreto en 'Spectre', para la que cuenta de nuevo con el actor Daniel Craig y añade una de las novedades más comentadas de esta entrega, la elección de la bella Monica Bellucci, que recién superados los 50 es la 'chica Bond' con más edad de la historia de la saga. "Sabe escarbar en los personajes como un médico con el bisturí", destacaba la actriz sobre Mendes en la presentación de la película. El resultado, añadía, es "un agente moderno al que dota de sentimientos y emociones, mostrándolo como un hombre con dificultades para vivir y una vinculación con la muerte que lo hace más humano".

Mendes resta importancia al misterio con un gesto. "Se trata de hacer lo que tú quieres ver, y yo quiero que me capte emocionalmente y aprender más acerca del propio Bond como personaje", explicaba el director. Para lograrlo, hace seis años decidió que no volvería a ver ninguna película de James Bond para poder "centrarse" en las suyas. "Algún día las volveré a ver todas", promete.

Nacido en la localidad británica de Reading, el cineasta estudió en la Universidad de Cambridge y pronto se hizo un hueco como director de escena, debutando a los 24 años en el West End londinense con 'El jardín de los cerezos' de Anton Chéjov y Judi Dench como protagonista. Su prestigio fue creciendo con la dirección de obras en la compañía The Royal Shakespeare, aunque fue su trabajo adaptando musicales lo que le abrió las puertas del cine. En concreto, su versión de 'Cabaret' con Alan Cumming impresionó a Steven Spielberg hasta el punto de que el director le ofreció producir su ópera prima, 'American Beauty' (1999), una sátira sobre la sociedad americana con la que Mendes ganó el Oscar al mejor director.

Desde entonces, su carrera ha ido alternándose entre el cine y el teatro, aunque antes de entrar a formar parte de la franquicia de James Bond firmó cuatro películas con temáticas dispares, abordando una historia de gánsteres en 'Camino a la perdición' (2002), con Tom Hanks y Paul Newman; sumergiéndose en la Guerra del Golfo en 'Janhead' (2005); regresando a la década de los 50 para ambientar un drama doméstico en 'Revolutionary Road' (2008) protagonizado por su todavía esposa Kate Winslet y Leonardo DiCaprio y, finalmente, el viaje por Estados Unidos de una pareja que busca un hogar para su bebé en 'Un lugar donde quedarse' (2009).

Fue en 2012 cuando aceptó continuar la saga del espía creada por Ian Fleming en 1953. No era una decisión fácil de tomar, como demuestra el hecho de que muy pocos directores de renombre se hayan atrevido a aceptar un encargo tan comprometido. Pero la cinta protagonizada por Daniel Craig y Javier Bardem se convirtió en el título más exitoso de la franquicia, con una recaudación de 1.100 millones de dólares (858 millones de euros) en la taquilla mundial. Los primeros datos de 'Spectre' auguran un éxito similar, aunque Mendes ha insinuado en varias ocasiones que podría ser último trabajo para la saga. "No se si será la última, pero cada vez que termino una película con tantos frentes abiertos durante meses apetece la simplicidad, y el teatro es algo pacífico donde puedes hablar con la gente y concentrarte".

REFLEXIONES INCÓMODAS

Además de redibujar el perfil 'bondiano', Mendes logra capturar de nuevo las ansiedades sintomáticas de cada época y traducirlas en reflexiones incómodas y pegadas a la actualidad. Lo hizo con la etapa Wikileaks en 'Skyfall' y lo repite en el caso de 'Spectre', incorporando los desafíos del terrorismo y desempolvando al 'Gran Hermano' de George Orwell para replantear el debate sobre la necesidad del control ciudadano a cambio de proporcionar seguridad.

Un tema que Mendes tuvo claro incluir desde el principio, en un momento de "descrédito de los servicios de seguridad" y en el que la paranoia sobre el espionaje y contraespionaje ha elevado el nivel de tensión internacional. De hecho, la producción de 'Spectre' lo vivió en sus carnes tras sobrevivir al ataque cibernético contra Sony que provocó, entre otras cosas, la filtración del propio guión de la cinta e incluso los correos electrónicos intercambiados entre productores, agentes y actores. "Había que reconocer la situación y poner sobre la mesa la erosión de las libertades civiles, con nuestros secretos expuestos a la luz o el que se nos trate como culpables hasta que se demuestra nuestra inocencia, y lo que hemos hecho es que Bond participe en ese debate".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual