Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARTE

Toro Sentado en el Thyssen

  • 'La ilusión del Lejano Oeste' explora por primera vez la visión de los artistas del XIX de los primeros pobladores de Norteamérica

Toro Sentado en el Thyssen

Toro Sentado en el Thyssen

El Museo Thyssen-Bornemisza acoge "La ilusión del Lejano Oeste", una exposición que propone, por primera vez en España, seguir los pasos de los artistas que en el siglo XIX se adentraron en los territorios del Oeste norteamericano

EFE
0
03/11/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Toro Sentado, Gerónimo, Cara Blanca el Hombre Nube, y otro buen puñado de jefes indios se aposentan en el museo Thyssen-Bormemisza. Por primera vez un museo español explora la forma en que el hombre blanco percibió y perpetuó al piel roja. Cómo los artistas del XIX reprodujeron e interpretaron la realidad y la cultura de los primeros pobladores norteamericanos. Uno nativos apache, pies negros, comanche, siux, dakota, navajo, hopi, crow y un inacabable etcétera que, además de dominados, fueron pintados, fotografiados, esculpidos, narrados y filmados por artistas, colonos y conquistadores anglocéntricos.

Ofrecieron una visión a veces idealizada y a menudo deformada de las primeras naciones americanas. De unas costumbres y ritos ancestrales que se tragó el huracán de la historia y cuya huella artística rastrea ahora el Thyssen en un muestra que para su director, Guillermo Solana, es "refrescante y rejuvenecedora". "Habla de la escisión entre un territorio natural y una cultura que sufrió la invasión y el choque de civilizaciones", resume. Un tipi, la tradicional tienda india plantada en el jardín del museo, recibe al visitante de la exposición de la que es comisario es Miguel Angel Blanco. Sigue los pasos de los artistas americanos que se adentraron en los desconocidos territorios del Oeste. Los que descubrieron unos paisajes exóticos y seductores, y representaron las formas de vida de las tribus indias, unos modos de vida que desaparecían ante sus ojos por efecto de la invasión.

"Es un viaje a lo mas profundo del lejano Oeste", resume el comisario, elogiando el arrojo de unos pioneros que con sus cámaras, caballetes, pinceles y plumas a lomos de caballerías o en carretas "hicieron visible el mito de un territorio salvaje, paradisíaco y peligroso, de una grandiosidad natural asombrosa". Contribuyeron a crear esa "ilusión" del ignoto Oeste que en el siglo XX consagraría el cine, con sus deformaciones, bajo el prisma eurocentrista del invasor y que, según el comisario "combinaba el entusiasmo y la admiración con los tópicos, prejuicios y expectativas del hombre blanco".

Con un prólogo dedicado a los exploradores españoles -que establecieron los primeros contactos con las tribus al oeste del Misisipi y firmaron con los comanches "el único tratado de la historia de Estados Unidos que duró largo tiempo"- se abre un recorrido en seis apartados. Muestra el vasto territorio indígena a través de pinturas y fotografías de Karl Bodmer, George Catlin, Albert Bierstadt o Edward S. Curtis, entre muchos otros. Su curiosidad permitió documentar, entre la precisión y la licencia etnográfica, costumbres, rituales y fisionomías de etnias muy diversas.

El grandioso paisaje del Oeste es protagonista destacado de la muestra en las obras de Albert Bierstadt o Thomas Hill. Pintaron "con ambición escénica la tierra prometida" y reprodujeron parajes legendarios como el Gran cañón, las caprichosas formaciones rocosas, la magnificencia de las grandes praderas pobladas de bisontes o el mítico Yosemite. Barak Obama eligió como decorado para la ceremonia de inicio de su mandato en 2009 'Vista del valle de Yosemite, pintada en 1865 por Thomas Hill y que está en la muestra.

Algunas obras proceden de la colección Thyssen. No en vano, el difunto barón fue un amante del arte relacionado con la conquista del Oeste y compró piezas de Henry Lewis, George Catlin o Thomas Cole. También la serie completa de grabados que Bodmer realizó entre 1839 y 1843. Se titula 'Viajes en el interior de Norteamérica' y es un inventario étnico y gráfico de las primeras tribus. De las 77 estampas iluminadas a mano que conforman la serie, se exhiben casi cuarenta. Carmen Thyssen, que continuó la colección, recordó en la presentación que durante su matrimonio Lex Barker, actor en varias películas del Oeste, adquirió obras y objetos de la época. Otro plato fuerte son los retratos de la 'Galería india de George Catlin', jamás vistos antes en España, y las fotografías originales de Curtis.

Retratos de jefes como el dakota Toro Sentado, el apache Gerónimo, el nez percé Joseph, el assiniboine Hombre Nube, el siux Cara Blanca o el crow Dos Silbidos cedidos por la Biblioteca del Congreso de EE.UU. Hay también imágenes de Carleton E. Watkins, Timothy O'Sullivan y William Henry Jackson. Junto a pinturas y esculturas de Frederic Remington, que forjaron una visión épica de los indígenas y su relación con militares, exploradores y colonos, se muestra una selección de mapas, objetos etnográficos y libros, cómics y carteles de cine. No falta la pipa ritual de los apaches -la de la paz en el cine-, ropajes, tocados de plumas y ornamentos de distintas etnias, las kachinas de los hopis -esas muñecas que ya sedujeron a André Breton-, los legendarios revólveres Colt, las hachas de los indígenas -de guerra en Hollywood-, y hasta la cabeza disecada de un fabuloso bisonte, rey de la pradera que el hombre blanco puso al borde de la extinción.

Sin entrar en visiones más o menos maniqueas sobre el tratamiento de los nativos en el cine, y eludiendo su vertiente más truculenta, la muestra exhibe carteles de legendarias películas 'de indios' como 'Fort Apache', 'Comanche', 'Río Grande', 'La venganza de un hombre llamado caballo' o 'Por un puñado de dólares'.

Se cierra con varios libros-caja de la 'Biblioteca del Bosque', la serie que el artista y comisario Miguel Angel Blanco desarrolla desde hace tres décadas. Es una exploración plástica del paisaje y la naturaleza, en este caso con cajas realizadas con materiales procedentes de los territorios del Oeste americano. Blanco ha trabajado durante casi cinco años en esta muestra que resume sus viajes por los territorios indígenas y sus relaciones estas etnias en Utah, Arizona, Nuevo México y California.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual