Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CULTURA

Un libro de bibliófilo muestra la obra pintada por Picasso en Cataluña

  • Comienza la obra con el círculo familiar del artista, con retratos conocidos de su padre, su madre, su hermana Lola y autorretratos

Picasso, estrella de la Colección Abanca del Thyssen

Picasso, estrella de la Colección Abanca del Thyssen

Vista de la obra "Perfil en la ventana", de Pablo Ruiz Picasso.

EFE
0
Actualizada 01/11/2015 a las 15:16
  • EFE. BARCELONA
Cerca de 300 obras se incluyen en el libro de bibliófilo 'Picasso. Obra catalana', que, según ha explicado su editor, Eduard Vallès, incluye "la práctica totalidad de sus grandes pinturas realizadas en Cataluña, además de una selección de sus dibujos, algunos de ellos poco conocidos".

En una entrevista concedida a Efe, Vallès ha explicado que "el libro es como una exposición antológica encuadernada de las obras que Picasso, que él mismo se presentaba como 'un catalán, nacido en Málaga que vive en Francia', realizó en tierras catalanas, en Barcelona, en Gósol, en Horta de Sant Joan y en Céret".

Las obras reproducidas con la máxima calidad posible -se han contrastado las pruebas de color con el Museo Picasso de Barcelona- se conservan en más de ochenta museos y colecciones privadas de todo el mundo, incluida la propia familia Picasso y las casas de subastas.

Con una tirada de 1.500 ejemplares a un precio de 990 euros, 'Picasso. Obra catalana' (Enciclopèdia Catalana) está integrado por un libro de bibliófilo que reproduce en gran formato las pinturas y los dibujos, complementado con un libro de estudio sobre la relación del pintor malagueño con el mundo literario catalán entre 1897 y 1904, obra del propio Eduard Vallès.

No hay obra inédita, aclara Vallès, pero sí "obras que nunca se habían reproducido en color como el 'Retrato del escultor Dionís Renart' (1899), firmada con la extraña P.Ruiz P.; obras fundamentales para explicar esa relación como el 'Retrato de Ramon Pichot', hoy en el Metropolitan de Nueva York; o el primer grabado de la vida de Picasso, 'El zurdo' (1899), raramente reproducido".

No puede evitar el antólogo un punto de amargura al decir que "muchas de estas obras hoy en museos internacional estaban en colecciones catalanas, y hoy desafortunadamente no hay nada cubista en el Museo Picasso de Barcelona, y piezas emblemáticas como 'Café-concert en el Paralelo' (1900-1901) fue comprada recientemente en una subasta por el Museo Picasso de París a un coleccionista catalán".

Comienza la obra con el círculo familiar del artista, con retratos conocidos de su padre, su madre, su hermana Lola y autorretratos.

Entre las obras académicas, en las que ya se ve a un joven que apunta maneras, destacan, según Vallès, algunas piezas "antiacadémicas" como "Cabeza de joven, modelo de Llotja" (1897) o un "Autorretrato" (1896), que el artista no acaba en algunas zonas y que araña.

Seguidamente, Vallès se ocupa del entorno artístico y cultural en el que se movió el joven Picasso, ilustrado a través de retratos de Pallarés, Joaquim Mir, Ramon Casas, Santiago Rusiñol, Pere Romeu, Anglada Camarasa, el sastre Benet Soler y el famoso "Bebedor de absenta" (1903), perteneciente a la colección de Andrew Lloyd Weber.

Picasso permanece en Barcelona hasta 1904, cuando se instala en París y después hace visitas: en 1906 a Gósol, en el Pirineo leridano, a Horta de Sant Joan (Tarragona) en 1908 y a Cadaqués en 1910.

El capítulo dedicado a Horta de Sant Joan permite observar la transición de un Picasso plenamente cezanniano como en "La montaña de Santa Bárbara" a un artista consagrado al cubismo geométrico como en "Estanque de Horta" (1909), hoy en el MOMA de Nueva York, o "La fábrica" (1909), perteneciente al Hermitage de San Petersburgo.

La etapa en Cadaqués, fundamental para el artista, lleva a Picasso casi a la abstracción, a través de un cubismo hermético como en "Mujer con mandolina" (1910), del Museo Ludwig de Colonia.

Picasso, recuerda, ya no volverá a Barcelona hasta 1917, y a partir de entonces, "sus campañas de verano las hace en otros lugares como los alrededores de París o el sur de Francia. Su última estancia en España fue en 1934".

Desconoce el antólogo por qué no se ha hecho una exposición en sala, "seguramente por falta de presupuesto, porque es muy caro trasladar estas obras, sobre todo las cubistas y de época azul, y obras, importantes en su vida, como 'El harén' (1906), hoy en el Museo de Cleveland, rara vez se prestan y eso haría muy difícil una exposición".

En el libro de estudio, Vallès se detiene en la relación de Picasso con la literatura catalana, en la que se ha interesado especialmente por "el elemento de red, cómo se vincula con artistas, escritores, revistas".

Fuera de alguna excepción como Santiago Rusiñol o Miquel Utrillo, agrega, no se trataba de primeras figuras y de este modo aparecen sus vínculos con Folch i Torres, Juli Vallmitjana, su amigo Casagemas, Pompeu Gener 'Peius' o Rafel Nogueras.

En este segundo libro se muestra su primera ilustración en 'L'Esquella de la Torratxa' o sus ilustraciones para 'Pel & Ploma'.

Una de las aportaciones del estudio de Vallès es la identificación de un dibujo, que se creía prueba para el cartel de una obra teatral para polichinelas, actualmente en los Museos Estatales de Berlín, pero que ha podido identificar como un retrato de Frederic Pujulà, introductor del esperanto en España, al que Picasso retrató en cinco ocasiones.

"En esta pieza de Berlín Pujulà aparece disfrazado de gaucho argentino en un homenaje a una performance que protagonizó junto con Eugeni d'Ors, todos habituales del café modernista Quatre Gats", señala Vallès.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual