Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CULTURA

Juan Larrea, diario de una resurrección intelectual

  • El inédito 'Diario del nuevo mundo' recoge una miscelánea de optimistas escritos del oculto poeta del 27 en su exilio mexicano
  •  

0
21/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
A Juan Larrea (Bilbao, 1895 - Córdoba, Argentina, 1980) se le presenta como "el profeta del 27". Fue un miembro deliberadamente oculto de aquella brillante generación para la que realizó aportaciones cruciales bajo el influjo de Vicente Huidobro, César Vallejo y León Felipe. Exiliado y olvidado, renunció a la poesía para entregarse en cuerpo y alma a sus prosas misceláneas. Ahora el hispanista italiano Gabrielle Morelli rescata un revelador diario inédito de Larrea que testimonia su "resurrección intelectual". 'Diario del nuevo mundo', que así lo ha titulado, recoge sus anotaciones en el exilio mexicano entre 1940 y 1947. Se publica en la colección Cuadernos de Obra Fundamental de la Fundación Banco Santander.

Describe el nacimiento de un nuevo Larrea "que rompe con su pasado europeo y comienza una nueva vida cargada de optimismo en el 'Nuevo Mundo', un proceso llamado 'resurrección' por el propio poeta" según destaca Javier Expósito, responsable literario de la fundación. "Nos descubre a un Larrea que va más allá de sí mismo y se sale de la corriente en un viaje redentor de vuelta a la luz" resume Expósito.

Procedente del archivo de Juan Larrea que custodiaba Alejandro Finisterre, editor e inventor del futbolín, el diario está formado por 173 hojas manuscritas del escritor y poeta ultraísta, a excepción de dos páginas dactilografiadas y dos programas de conferencias. Estamos ante el diario "de un profunda crisis intelectual", escrito por un Larrea que rechaza su pasado trágico de republicano derrotado y se muestra optimista a pesar de las graves dificultades que afronta. Habla de "experiencias concretas, sueños, premoniciones, sincronías, enfermedades o sucesos de la vida cotidiana y de su familia"

. Unas experiencias que interpreta "como mensaje de una voluntad superior" según explica Morelli, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Bérgamo que ha recuperado y transcrito las anotaciones de un Larrea, "que comprende su propia existencia a través del diarios". "Es una crónica intelectual y mística, inusitada en la literatura de su época; una inmersión en la bipolaridad que revela su yo más profundo", apunta Morelli.

"Es un viaje iniciático y espiritual, ni ideológico ni político, en búsqueda del amor espiritual", resume el hispanista. Las entradas van del 4 de abril de 1940 al 4 de agosto de 1947 y muestran la positiva actitud ante la vida de Larrea, y sus reflexiones ante algunos de los sombríos acontecimientos que afrontó. Momentos como el abandono de su esposa Guite, -"el más atroz de mi vida"-, o las graves enfermedades de su hijo Juan Jaime, que una vez superadas Larrea interpreta "como un nuevo nacimiento en América y la afirmación de la vida y el destino, en este caso el de su hijo, era seguir viviendo".

Mapa vital En 2009 la fundación ya editó un volumen con el grueso de la obra poética de Larrea, poeta "puro" y "raro" que aspiró "a no contaminarse de nada ni de nadie", según Morelli. El diario recoge ahora su intento "de crear un mapa vital y cósmico que una el microcosmos de los aconteceres cotidianos con el macrocosmos de la historia y el espíritu" según el estudioso italiano.

"Es una muestra su carácter optimista, reflexivo y la asombrosa singularidad de este autor siempre brillante y orillado por el discurrir de la historia" señala Javier Expósito. "Tal era su obsesión por ser invisible que el poeta Luis Felipe Vivanco llegó pensar que no existía, que era una invención de Gerardo Diego" recuerda Morelli para quien muchos poemas de Aleixandre, de Alberti y del Lorca de 'Poeta en Nueva York' no habrían sido posibles sin ese "eslabón" que fue Juan Larrea.

"El diario describe el nacimiento de un nuevo ser que rechaza su pasado, esto es, la historia, la cultura y la civilización europea con sus viejos mitos y principios", asegura Morelli. Destaca el optimismo de Larrea, la felicidad a la que se aferra y el amor que siente hacia la vida y el 'Nuevo Mundo' que caracteriza su "resurrección". "Ha llegado, pues, la hora de despertar, de dar paso a la voluntad activa (.) ha llegado para mí el tiempo de enarbolar de nuevo mi tradicional optimismo", escribe el propio Larrea.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual