Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE

'Amama' y 'Loreak' internacionalizan al cine en euskera

  • Una es candidata a los Óscar y la otra da el salto a festivales como Roma y Montpellier

Jon Garaño y Jose Mari Goenaga sostienen el cartel de la película en Pamplona

El drama en euskera 'Loreak' representará a España en los Oscar

Jon Garaño y Jose Mari Goenaga sostienen el cartel de la película en Pamplona

0
Actualizada 15/10/2015 a las 16:40
Etiquetas
  • EFE. MADRID
El cine en euskera ha dado un salto cualitativo y cuantitativo en la última década y los resultados ya se dejan ver. Si "Loreak" es la candidata española para los Óscar, "Amama" se lanza ahora a la conquista internacional, empezando por los festivales de Roma y Montpellier.

El euskera en el que están rodadas ha dejado de ser un impedimento para su exportación, y la variedad y sutileza de sus historias les está abriendo huecos en el panorama internacional.

"No es una casualidad, llevamos diez años haciendo largometrajes en el País Vasco de forma regular, unos 3 o 4 por año", explica a Efe Asier Altuna, director de "Amama", una película que llega mañana a las salas españolas tras ganar en el Festival de San Sebastián el premio Irízar a la mejor cinta vasca.

Un acuerdo entre las asociaciones de productores vascos y la radiotelevisión pública, ETB, ha permitido sentar las bases para desarrollar un cine que se ha forjado primero en los cortometrajes, lo que ha dado a los realizadores la experiencia y la confianza necesaria para enfrentarse a los largometrajes.

En este punto han coincidido "Loreak", la segunda película de José Mari Goenaga y Jon Garaño, y "Amama", que también es el segundo largometraje de Altuna.

Tras ser elegida como la representante de España en la categoría del Óscar a la mejor película en habla no inglesa, "Loreak" se ha vuelto a proyectar en las salas españolas y hoy se ha anunciado que el próximo 30 de octubre se estrenará en Estados Unidos.

Y si "Loreak" pasó por los festivales de Toronto, Londres, Zúrich o Tokio, "Amama" comenzará la semana próxima su periplo internacional en el Festival de Roma, donde participará en su sección oficial. Será el día 22, y el 26 estará, también en la competición oficial, en el Festival de Montpellier.

"Se está cerrando su participación en más festivales", señaló Altuna, que dijo con humor que, mientras se siga haciendo cine vasco, "seguirá habiendo riesgo de que alguna tenga éxito".

Las anteriores generaciones de cineastas vascos se trasladaban a Madrid y Barcelona para desarrollar sus carreras. "Ahora nos creemos que podemos hacer cine desde allí", afirmó el realizador.

Hay historias y estilos muy diferentes y se hace cine con confianza. Ahora se añade la posibilidad de que este cine, "que puede parecer un poco local y vasco, con palabras que nos pesan tanto, se abra fuera. Eso es muy importante".

Vender películas a todo el mundo es muy difícil, y por eso los festivales internacionales son el mejor escaparate para darse a conocer, reconoce Altuna, muy contento con la repercusión que está teniendo "Amama".

Una película triste a la vez que esperanzadora, sobre el fin de un mundo muy particular, sobre una ruptura familiar, pero también sobre cómo la sabiduría y lo positivo de las tradiciones se transmite de generación en generación.

"Amama" cuenta la vida de una familia en un caserío. Entre niebla, frío y paisajes sobrecogedores, la abuela (la "amama" del título) es la que ha condicionado tradicionalmente la evolución de los miembros de la familia, al decidir cuál es el destino de cada uno de ellos.

Un árbol se planta por cada miembro de la familia, y cada uno de ellos es pintado en su base de un color: el rojo para el más fuerte y heredero del caserío y, por tanto, de la tradición; el blanco, para el más vago o débil, al que se aparta de la posibilidad de una sucesión; y el negro, para el rebelde.

Una forma de vivir que Altuna conoció de niño y que quería reflejar en una película porque está llegando a su fin.

La vida ahora en esas zonas rurales del País Vasco "ha cambiado muchísimo", los hijos se van a vivir a la ciudad y cada vez más los caseríos están habitados tan solo por ancianos, en muchas ocasiones, totalmente solos.

Una película con actores no profesionales, para cuya elección el realizador se dejó llevar por la intuición, lo que da a la historia una naturalidad poética que casa muy bien con el paisaje y con el estilo contenido de Altuna.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual