Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CULTURA

Álvaro Pombo: "Temo perder la lucidez"

  • El escritor está convaleciente de una operación en que le han reconstruido el colon

ÁLVARO POMBO: SOY MUY FEMINISTA

ÁLVARO POMBO: SOY MUY FEMINISTA

Álvaro Pombo

Fernando Alvarado
0
15/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA
El escritor Álvaro Pombo (Santander, 1939) está convaleciente de una operación en que le han reconstruido el colon. Hace unos meses sufrió una peritonitis, un cólico miserere como él dice, y estuvo a punto de no poder contarlo. «Estuve técnicamente muerto dos días. Si no me hubieran recogido y llevado rápidamente en ambulancia ahora estaría en otro sitio», dice el novelista y poeta, que anda cansinamente y se expresa con voz fatigosa, todo un problema para un escritor que dicta sus novelas y que adora la conversación. Pese a haber visto de cerca a la muerte, no le tiene demasiado miedo. «Sí que temo perder la lucidez, tener un alzhéimer», asegura. Pese a la debilidad, atiende a los periodistas en su casa, atestada de libros y adornada con cuadros de motivos marítimos. «Soy un marinero en tierra».

El académico de la RAE acaba de publicar ‘Un gran mundo’ (Destino), una novela que tiene como protagonista a Elvira, personaje inspirado en su abuela, una mujer elegante que llegó a ser directora de la casa de modas Paquin de París y una de las artífices de la fundación de Marbella. «Era una mala escritora, tenía unos poemas ramplones, pero sin embargo era un magnífica vendedora y ahora sus creaciones están en el Museo del Traje. Y eso que no sabía coser bien».

Pombo ha vuelto a diseccionar el universo femenino con esta novela. El escritor, que tiene algo de feminista, considera a las mujeres más interesantes que los hombres como materia narrativa. «Las mujeres tienen más fondo e interioridad que los hombres, que están más volcados en la acción y sus empleos. Al menos así pasaba antes».

‘Un gran mundo’ cuenta la historia de Elvira, una mujer un tanto frívola pero brillante, a quien le gusta frecuentar a gentes bohemias y de maneras afectadas. La acción transcurre en el Madrid de posguerra de los años 50, en un ambiente muy lejos del Madrid de ‘La Colmena’. Nada feo y gris, sino lujoso y divertido. Un entorno en el que los pudientes tomaban cócteles y disipaban su tedio. «Nadie lo reconocerá, pero la alta burguesía franquista lo pasó muy bien en esos años, y al mismo tiempo que eso ocurría todas una generación emigraba a Alemania».

En el libro, el trasunto de su abuela aparece como «una diva insoportable», poseedora de la «boba audacia de un apellido y unos títulos bien sonantes que evocaban las batallas de la historia de España». Sobra decir que estamos ante una ficción, si bien el autor admite vestigios de su antepasada en la encarnadura literaria del personaje. A Álvaro Pombo ser cristiano y homosexual no le supone un gran desgarro y argumenta que son cosas perfectamente compatibles. «Supongo que vivo una homosexualidad imaginaria, ahora estoy retirado. Como dice mi amigo Eduardo Mendicutti soy un pregay. ‘¡¿Cómo?! Soy más gay que tú’?, le contesto. Pero tiene razón, lo gay es una modernez. No digo que no haya hecho falta ese movimiento para acabar con los miedos, pero algunas veces es un poco hortera. El Día del Orgullo Gay es una carnavalada, y yo soy una persona solitaria. Siempre he estado fuera del armario y he sido muy valiente, nunca lo he ocultado, pero la militancia gay me resulta muy chillona».

«ACENTO POÉTICO»

El Premio Nacional de Narrativa en 1997 no se desdobla ni se ve a sí mismo en su doble condición de poeta y prosista. «Poesía y narración se intercalan en mis obras y se explicitan entre sí constantemente. No elijo entre poesía y narración, hago las dos cosas a la vez. Para mí las buenas narraciones están insufladas de un fuerte acento poético».

Álvaro Pombo pertenece a esa estirpe de escritores que dicta sus obras, como hacían a veces Henry James, Charles Dickens o Valle-Inclán. «La oralidad no es un sitio en el que se cae, sino del que se levanta uno; el verdadero peligro es la textualidad. Muchas novelas modernas de alta gama incurren en textos innecesariamente largos, pesados para la lectura».

Contar de viva voz la novela a un escribano le permite ver la historia delante de sus ojos, observar la reacción de quien la transcribe. «Como soy muy melómano, tengo mucho sentido del ritmo y de las frases aladas. En realidad cuento la novela al lector. Por supuesto, es imprescindible corregir el manuscrito para quitar las paridas».

No es un lector voraz y pasa las tardes leyendo filosofía y teología, en soledad, y evoca a Machado para retratarse. «Ausente de ruidosa mascarada, divierto mi tristeza sin amigo». Ahora precisamente está escribiendo poesía, como hace cada vez que entrega a la imprenta una novela. «Ahora paso por mi mejor momento creativo».

Pombo piensa que el hombre, al estar abocado a la muerte, tiene una aguda conciencia de sí mismo, lo cual no le impide vivir con alegría. Con todo, la sombra de la parca acecha. «¿Quién no teme a la desaparición. ¿ Me asusta dejar de ser, aunque es un temor infundado, porque, como decía Epicuro, mientras yo exista no existe la muerte y cuando la muerte exista yo no existo. Ahora bien, es verdad que hoy pienso más en la posibilidad de no ver más a los amigos».

Ha vivido doce años en Londres, adonde llegó en 1966. Sin embargo, Pombo estuvo al margen de las alharacas de Mayo del 68 y no le hizo ni caso a la Movida madrileña mucho tiempo después. Con todo, sí que participó de la poesía de los Beatles. Siempre en el recogimiento, pues su mundo estaba en la lectura de Sartre, Heidegger, Santo Tomás y los místicos. «Soy una persona religiosa, aunque me cuesta creer en la resurrección. No creo en el credo, que es una construcción teológica».



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual