Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE

Viggo Mortensen: "Vivimos aferrados a nuestros prejuicios"

  • El actor lucha contra la incomprensión en 'Lejos de los hombres', una cinta basada en un relato de Albert Camus que se estrena este viernes

Viggo Mortensen:

Viggo Mortensen: "Vivimos aferrados a nuestros prejuicios"

El actor Viggo Mortensen durante la presentación de 'Lejos de los hombres' en Barcelona.

EFE
0
01/10/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Traspasar fronteras y destrozar prejuicios a través de un humanismo en el que la empatía y la receptividad a las opiniones ajenas constituían principios irrenunciables. Ese fue el propósito fundamental de la obra de Albert Camus, escritor cuyo pensamiento, desdeñoso de los blancos y negros por otros tan queridos, le valió la enemistad de algunos de sus contemporáneos como Jean-Paul Sartre o Simone de Beauvoir. Un mensaje que hoy, más de cinco décadas después de su muerte, sigue tan vigente como entonces. Ese es el mantra sobre el que pivota también 'Lejos de los hombres', una película basada en un relato del autor que fuera galardonado con el Nobel de Literatura que llega este viernes a la cartelera española.

Dirigida por David Oelhoffen, la cinta tiene al frente de su reparto a un buen conocedor de las ideas de Camus, Viggo Mortensen, quien se sintió subyugado desde el principio por la relación que se establece en ella entre Daru, un hombre que trata de huir de las complicaciones de la vida refugiándose en su labor como profesor en una aldea, y Mohammed, el joven argelino acusado de asesinato al que ha de custodiar.

Daru "es una persona que ha tenido experiencia con los conflictos y ha tomado la decisión de alejarse de ese lado oscuro e irse a un lugar donde puede hacer el bien, estar tranquilo, desaparecer", apunta Mortensen. Pero no lo consigue. En su contra juega la incomprensión de quienes no desean ni oír los argumentos del contrario. No está solo en su odisea. Mohammed ha de hacer frente a los mismos enemigos. Dos seres de procedencias muy diversas, uno hijo de colonos españoles que habla francés y un poco de darija -dialecto árabe magrebí- y el otro un joven musulmán, que han de luchar contra sus propias ideas preconcebidas pero que, a medida que transcurre la acción, comienzan a apreciar el valor que tiene escuchar al otro. Surge así una "amistad inesperada", de difícil florecimiento y únicamente posible "debido a ciertas circunstancias", entre "dos personas muy diversas" pero en el fondo "no tan distintas en cuanto a sus motivaciones", según resume Mortensen.

Es precisamente ese milagro el que reviste al filme, una suerte de western ambientado en la Argelia inmediatamente anterior a la independencia, de un tono reivindicativo frente a la intolerancia que permea algunos de los desencuentros del siglo XXI. Vivimos en tiempos en los que "tenemos la posibilidad casi infinita de comunicarnos, de enterarnos de casi todo y, pese a ello, la gente parece aferrarse a sus prejuicios", señala un actor que profundiza con 'Lejos de los hombres' en su querencia hacia el cine independiente, alejado de superproducciones como la trilogía de 'El Señor de los Anillos' que le convirtieron en una estrella internacional.

También hacia los perfiles complejos, como el de Daru. "En cualquier personaje, siempre busco lo opuesto a lo que dice el guión", explica Mortensen. "Un tipo malo también es un ser humano, ha sido un niño antes", apunta el intérprete. "Incluso la monja más solitaria tiene pensamientos oscuros", añade. "El reto de mi trabajo es buscar todas las capas posibles", subraya. "Daru y Mohammed son personas complicadas que no hablan de sus dudas y sus miedos, no dicen lo que sienten", prosigue este neoyorquino, hijo de padre danés y madre estadounidense que pasó su infancia entre Venezuela y Argentina y que destila un impecable español, fruto también de las horas de estudio para enhebrar los diversos acentos que le han tocado en suerte a lo largo de su carrera y que confiesa que lo más difícil para el presente trabajo fue precisamente articular los dejes de su personaje.

Más sencillo resultó comprender su carácter. No en vano, comparten varios rasgos. Entre ellos, la felicidad que les reporta alejarse del ruido que les circunda. "Me encanta estar solo, en el campo, en el bosque. Me siento mejor si tengo eso", revela un actor cuyo próximo filme, 'Captain Fantastic', le sumerge precisamente en la piel de un recién retornado a la civilización que tiene múltiples problemas para adaptarse a las presuntas comodidades de la vida moderna. Como esos móviles que otros consultan de modo compulsivo ante la atónita mirada de este artista que presume de ser "lo opuesto" y al que el inminente estreno de 'Lejos de los hombres' le sirve para reivindicar la vigencia del pensamiento de Camus, presto siempre a "buscar en zonas grises, juntar ideas opuestas y respetar al individuo, más allá de las fronteras y las ideologías".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual