Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Ciencia

Los premios Ig Nobel reconocen el trabajo de Michael Smith

  • El científico se deja picar por abejas para indagar en su comportamiento y en el dolor que causan

0
Actualizada 18/09/2015 a las 21:59
Etiquetas
  • COLPISA
Primero hacer reír y luego pensar. Este es el axioma que guía a los Premios Ig Nobel, unos galardones iconoclastas y guasones que distinguen las investigaciones científicas más absurdas. Las elegidas este año son muchas, pero entre ellas destaca la de Michael Smith, estudioso del comportamiento de las abejas.

Smith indaga en la picadura de estos insectos y el dolor que causan. Hasta aquí nada extraño. Lo insólito es que el científico decidió hacer de sus genitales un campo de pruebas para comprobar en carne propia el sufrimiento que infligen los aguijones. En realidad se dejó picar en 25 lugares del cuerpo para constatar qué zonas de la anotomía son más sentibles. Como era lógico presumir, el tallo del pene padece de forma especialmente cruel los picotazos.

En una escala de 1 a 10, el miembro viril duele un 7,3. Aunque hay otros suplicios mayores, como los pinchazos en la aleta de la nariz (9) o el labio superior (8,7). Este trabajo se ha llevado el premio en la categoría de fisiología y entomología y confirma que la vida del científico está sembrada de espinas. De este jaez son otros estudios, igual de disparatados, que se publican en la revista Anales de Investigación Improbable.

Muy interesante es también el quehacer de Bruno Grossi, un chileno que se ha adjudicado el Ig Nobel de Biología al concluir que cuando se coloca un palo en la parte trasera de un pollo el ave anda como un 'Tyrannosaurus rex'. Por lo visto, al desplazarse el centro de gravedad, el bicho estira el cuello un poco, lo que le confiere un aire primitivo inconfundible. Cosas más raras se han visto. A la luz de un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Georgia, en el que se han empleado sofisticadas técnicas de física de fluidos, los mamíferos que pesan más de tres kilos tardan 21 segundos en orinar.

¿A qué demonios conduce todo este saber? Pues para confirmar que en la naturaleza hay un solo sistema de micción para todos los tamaños. Si hablamos de especies pequeñas la cosa cambia. Las ratas mean en un santiamén, en una fracción de segundo, lo que puede ser un problema de salud pública.

Durante la hilarante ceremonia, que se celebró en Harvard (EE UU), se distinguió a un grupo de científicos por arrojar luz sobre las consecuencias de besarse con intensidad.

Por de pronto, la fricción labial reduce las reacciones alérgicas. Hay mucho por estudiar cuando el amor estalla. En la disciplina de las matemáticas, el galardón se lo adjudicaron científicos de la Universidad de Viena. Los investigadores, escépticos por naturaleza, se preguntaron si fue posible que el sultán Mulay Ismaíl de Marruecos tuviera 888 hijos. Después de hacer muchas cuentas, la respuesta es sí. Claro que se puede, aunque es preciso invertir 32 años y tener 65 mujeres.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual