Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LITERATURA

Najat El Hachmi: "Hay una feminidad inherente e innata"

  • La autora marroquí acaba de publicar 'La hija extranjera'

0
Actualizada 05/09/2015 a las 11:35
Etiquetas
  • efe. barcelona
Cuando en enero de 2008, Najat El Hachmi, con apenas 28 años, ganó el premio Ramon Llull de novela con "El último patriarca" dijo que la literatura le permitía unir "los fragmentos de los diferentes mundos" que siempre la han acompañado y conciliar lo que parece "irreconciliable".

Ahora, con "La hija extranjera" (Destino y Edicions 62), lo vuelve a demostrar, narrando las relaciones que mantiene una joven de origen marroquí, que ha acabado el instituto y debe decidir sobre su futuro, con su madre, una mujer de arraigadas costumbres rifeñas, que emigró con la familia a una ciudad de la Cataluña interior.

En una entrevista con Efe, El Hachmi no obvia que en su primer título la cuestión que sobresalía era el comportamiento de una figura patriarcal impactante y violenta, mientras que ahora "el conflicto que supone la violencia pura y dura no está".

"Se deja espacio a algo más complejo y profundo como son las diferencias que existen entre una madre y una hija, con visiones de la vida y el mundo muy diferentes", añadió.

Sin embargo, resalta la autora nacida en Beni Sidel (Marruecos) y residente en Cataluña desde los ocho años, también se ve "el vínculo tan importante que existe entre ambas, tan potente que es imposible que una persona pueda cortarlo y quedarse tan ancha".

La novela empezó a tomar forma hace unos años, pero sufrió un parón después de que Najat fuera madre de una niña hace dos y "a consecuencia del entorno hormonal" en el que se encontraba, bromea, "no podía ni leer, ni escribir, ni concentrarme".

Además, el primer texto que empezó a hilvanar era desde la perspectiva de la madre, pero acabó considerando que la voz conductora debía de ser la de la hija y cuando acabó de dar el pecho a la suya volvió a sentarse ante el ordenador.

"La novela explica el distanciamiento emocional que hay entre una hija y una madre y en ese momento yo estaba viviendo un distanciamiento físico con mi hija, porque la estaba destetando. A la vez, me estaba dando cuenta de que la maternidad es diferente según tengas niño o niña".

Con una niña, ella que también es madre de un adolescente, sostiene que "entiendes muchas cuestiones relacionadas con la propia feminidad" y agrega: "Muchas conductas que antes atribuía única y exclusivamente a cuestiones culturales, ahora veo que no, que existe una feminidad inherente, innata".

La lengua en la que se comunican las mujeres protagonistas también tiene aquí su peso, puesto que la madre utiliza una variante del bereber, que se transmite oralmente, mientras que la hija ya piensa en la que ha aprendido en el colegio.

Aunque no se trate de una obra autobiográfica, sí que aparecen reflejadas vivencias que la novelista conoce desde pequeña. "Yo crecí en un entorno muy rural en el que las mujeres se sentaban y se explicaban anécdotas con una calidad literaria que me impactaba mucho. Me recuerdo calladita y escuchando ensimismada, construyendo imágenes gracias a las palabras en un lugar sin televisión, ni libros, ni periódicos".

En "La hija extranjera" tampoco esconde que la educación y la formación y el acceder a un mundo laboral diferente al de la progenitora "te aleja de ella".
La problemática del racismo es otra de las cuestiones que aparecen en la novela al entender El Hachmi que esta es una realidad que debe tratarse y mostrar "lo que viven muchos hijos de la emigración".

A su juicio, "existe un racismo que no es tangible, porque nadie te insulta o expresa tus limitaciones, pero es muy sutil, ver cómo hay que llevar a la gente a determinados barrios o a que sólo hagan determinados trabajos".

Asimismo, "existe el paternalismo del que te acepta porque cree que te has integrado y eres un buen emigrante". En este punto, Najat El Hachmi afirma que la novela le ha servido para demostrar "que tampoco es tan fácil romper con la familia, con las tradiciones y tirarte a la piscina, porque en el otro lado no te esperan con la alfombra roja y hay muchas dificultades".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual