Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CULTURA

'Arenas movedizas', la lucha de Mankell contra el cáncer

  • Los libros, la mejor herramienta ante el "golpe mortal" de conocer el diagnóstico de cáncer

El escritor sueco Henning Mankell

`Arenas movedizas´, la lucha de Mankell contra el cáncer

El escritor sueco Henning Mankell

El Mundo.es
0
Actualizada 31/08/2015 a las 16:25
  • EFE. MADRID
La pesadilla de morir en unas arenas movedizas que tuvo de niño el escritor sueco Henning Mankell regresó cuando le diagnosticaron un cáncer, una enfermedad contra la que emprendió una lucha que recoge en su último libro, en el que aborda, a través de sus recuerdos, muchas cuestiones universales.

Este temor es el que da título a su libro, `Arenas movedizas´, publicado por Tusquets, el libro más personal de este afamado escritor sueco creador de la saga de novela policiaca del detective Kurt Wallander y que sale hoy a la venta.

Tras el diagnóstico, que fue para Mankell un "descenso a los infiernos", el escritor supo que quería escribir sobre su enfermedad, primero en artículos periodísticos y posteriormente en este libro en el que va intercalando recuerdos con sus pensamientos sobre la muerte, el miedo, la esperanza, las creencias pero, sobre todo, sobre la vida.

Y es que el creador del inspector Kurt Wallander deja claro desde el principio que su escritura sobre su experiencia era desde la perspectiva de la vida, no de la muerte.

Recuerda la "certeza paralizante" de saber que tenía una enfermedad grave e incurable y el período de diez días y diez noches en el que intentó "no quedar paralizado por el miedo que amenazaba con destruir" toda su capacidad de resistencia.

Mankell se refiere a su "lucha silenciosa para sobrevivir a las arenas movedizas" que eran "el agujero infernal del que, a la postre" consiguió librarse.

Tras superar el impulso de rendirse, comenzó a leer libros sobre arenas movedizas y descubrió así que el relato sobre esas masas de arena capaces de arrastrar consigo a un hombre y matarlo es un mito: "Todas esas historias que se cuentan y lo que describen son una invención".

Los libros se convirtieron en la mejor herramienta ante el "golpe mortal" que supuso conocer el diagnóstico de cáncer: "Coger un libro y perderme en el texto en los momentos difíciles ha sido siempre un modo de buscar alivio", explica Mankell en su obra.

Junto a los libros, la fotografía de obras de arte y la música supusieron sus vías para apartar la vista de la enfermedad, relata el autor.

Unos momentos de "caos emocional" en los que recordaba frecuentemente la niñez hasta que se percató de que la memoria es lo que le ayudaría a comprender y a encontrar un punto de partida para enfrentarse a esa "catástrofe".

Recuerdos de la infancia, juventud y episodios de su vida, muchos de ellos de sus estancias en África, continente que visitó por primera vez hace cuatro décadas, y donde reside ocasionalmente, dan pie a Mankell para reflexionar sobre la desigualdad, el medioambiente, la pobreza o la capacidad de elección de las personas.

Mankell lanzó su primera novela, `Bergsprängaren´ (El rompedor de rocas), en 1973 y, casi dos décadas después, publicó la primera de la exitosa serie protagonizada por el inspector Wallander, que también ha sido llevada a la televisión.

Casado con Eva Bergman, hija del cineasta sueco Ingmar Bergman, Mankell ha escrito, aparte de la serie de Wallander, una veintena de novelas, una docena de libros infantiles y es un respetado dramaturgo en su país, además de activista de izquierdas.

Desde que hizo su primer viaje a África hace cuatro décadas, Mankell reside entre Suecia y este continente, especialmente en Mozambique, donde ejerce como director artístico del Teatro Avenida de Maputo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual