Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
música

La maquinaria infalible Vetusta Morla sale a ganar en otro Sonorama de récord

  • Nunca este festival ​había registrado una entrada global de 50.000 personas, 15.000 de ellas en esta última jornada

0
Actualizada 16/08/2015 a las 08:21
  • EFE. Aranda del Duero (Burgos)
Aunque Supersubmarina dejó este sábado el listón de los afectos y pasiones muy alto, hace tiempo que Vetusta Morla no sale si no es a ganar con una maquinaria infalible en directo, perfecta para ponerle el broche a otro Sonorama de récord.

Nunca este festival, ni siquiera en la edición previa con Raphael, había registrado una entrada global de 50.000 personas, 15.000 de ellas en esta última jornada de cuatro, según cifras de la organización.

Tras el pico alcanzado en 2014 y después de tres años de ausencia, parecía oportuno volver a traer para su cuarta actuación en estos lares a la banda que se ha convertido en el mayor gigante del "indie" nacional.

Vetusta Morla ha aterrizado aquí en un momento muy dulce de su carrera, entronados este mismo año con siete Premios de la Música Independiente (MIN) por su disco 'La deriva' y por su exitoso debut en el antiguo Palacio de Deportes de Madrid.

Con su último álbum más que presentado, toca el turno de echar la vista atrás con generosidad a los viejos temas que ayudaron a encumbrarles, sin perder de vista los hallazgos encontrados en tantos kilómetros de giras.

Con una de las presentaciones escenográficas mejor armadas del panorama español, si no la mejor, los madrileños son ya una perfecta, gigantesca y engrasada máquina que, pese a su pulcritud, siempre deja espacio para la sorpresa, la variación, el detalle y la tensión, véase los intesos y largos finales de "Mapas" y "La cuadratura del círculo".

Ayuda contar además con una de las voces más versátiles, vigorosas y fluidas, encerrada en un cuerpo que es dinamita y pura torsión en los momentos explosivos y matiz melodramático en los más sosegados.

"Este sí es un público con denominación de origen", ha señalado Pucho, el susodicho vocalista, en uno de los muchos reconocimientos a esta audiencia de la Ribera del Duero (y más allá) que han venido en masa al Sonorama solo para verles a ellos.

Él y sus compañeros han brillado especialmente con "Golpe maestro" casi al inicio, con el derroche de energía de "Cuarteles de invierno", con "El hombre del saco", el tsunami saltarín que han provocado con "Sálvese quien pueda" o, por supuesto, con "Saharabbey road", una joya apta para la épica de estadio que no siempre incluyen en su repertorio, cerrado esta vez con "Los días raros".

No todo ha sido Vetusta Morla. Por ejemplo la programación matutina en la plaza del Trigo, además de por el evocador concierto de Rufus T. Firefly, quedará para el recuerdo gracias un "show" sorpresa y benéfico (la construcción de una escuela musical en Brasil) con primeros espadas versionando temas de sus colegas en un espectáculo catártico y comunal, lleno hasta la bandera.

Entre esos artistas se encontraba Xoel López, que ha protagonizado otro de los grandes conciertos de la noche con una "propuesta singular" pensada exclusivamente para Sonorama, "uno de los pocos lugares donde podría haberlo hecho", ha dicho en rueda de prensa.

Este "hombre solitario", como se ha definido, se ha presentado sin banda, provisto únicamente de su guitarra, la armónica, una pandereta de pie, el teclado y esa voz templada y cariñosa incluso cuando canta a una exnovia en "Todo lo que te merezcas" versos como "y que te falte el aire / y que te ahogue el silencio / y llores todos los días / como me hiciste llorar a mí".

Por cosas así, esta ha sido una actuación de pop y de folk con sentimiento y a veces intensidad de rock, especialmente al abordar su "hit" de tiempos de Deluxe "Que no", cada vez más un himno generacional en el que sintetizó en forma de canción otra regla universal del amor: "No intentes hacerme cambiar / no me pidas ese favor / siento decirte que no, que no, que que no, que no".

De sus canciones más recientes, la más jovial "Yo solo quería que me invitaras a bailar" se ha revelado con la fuerza de un futuro clásico, al lado de piezas como "De piedras y arena mojada" y de rarezas en vivo como "Reconstrucción", otro regalo que no suele cantar en directo.

Anna Calvi, Zahara, Sidonie y Neuman por partida doble (con concierto acústico y uno enchufado con la banda) han sido otras estrellas de la jornada que cierra la edición de la mayoría de edad del Sonorama, una cifra que no es baladí por un éxito creciente que exige un replanteamiento de hacia dónde evoluciona este festival antes pequeño, hoy muy grande. 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual