Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

Las ayudas al séptimo arte, antes de rodar y por puntos

  • Un reglamento marcará los "criterios objetivos" para calificar cada producción

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert.

Las ayudas al séptimo arte, antes de rodar y por puntos

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert.

EFE
0
15/05/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Las ayudas al cine se concederán antes de empezar a rodar y según una batería de criterios objetivos, medibles y puntuables. Dejarán de otorgarse a posteriori, en función del público de cada película y hasta dos años después de su estreno. La nueva normativa que modifica la Ley del Cine de 2007 y que entrará en vigor en enero de 2016 satisface al sector. Pero para aplicarse necesita desarrollar el reglamento que fije los criterios del sistema de puntuación que dará acceso a la ayuda y que debe pasar el filtro del Consejo de Estado y de Europa. Será además un sistema mixto, ya que hasta 2018 se mantendrán de forma transitoria las ayudas a la amortización.

Casi cuatro años ha esperado el sector la reforma aprobada este viernes por el Gobierno. Implementa una fórmula que "revitalizará" a la industria cinematográfica española y la hará "más competitiva", según el ministro de Cultura, José Ignacio Wert. Un sistema que satisface "casi plenamente" a los productores, según Ramón Colom, presidente de FAPAE. También a los creadores agrupados en la Academia de cine, que juzga "magnífica" la nueva norma y a los distribuidores "felices" con el cambio.

Para Wert, el sistema aplicado hasta ahora "era completamente inservible para dotar de músculo industrial a nuestro cine". Coincide en lo esencial con unos productores "muy contentos por concluir un trabajo largo y laborioso que, gracias al consenso, culmina donde queríamos todos".

REGLAMENTO

La ayuda sobre proyecto "se concederá atendiendo a parámetros objetivos claramente definidos", dijo Wert. Pero productores y Administración tienen por delante un largo trabajo para definir los criterios que se tendrán en cuenta en un desarrollo normativo que deben articular en los próximos meses.

Wert habló de "la viabilidad del proyecto, la capacidad de los productores de distribuir y procurar un rendimiento económico, el impacto internacional de la producción y la coproducción y si el rodaje se realiza en España". Fuentes de Cultura agregan que el sistema de puntuación para las ayudas automáticas también valorará "la distribución, la solidez del producto, su plan de 'marketing' y la capacidad de generación de empleo".

En 2015 habrá 35 millones de euros de dinero público para amortizaciones, treinta para ayudas nuevas y diez para películas independientes o de autor. Las cifras se repetirán en 2017 -treinta, treinta y diez millones- y descenderán en 2018 -entre diez y quince para amortización, treinta para nuevas y diez para no industriales- y 2019, ya que no habrá que hacer frente a amortizaciones.

El Gobierno aprobó también un suplemento de crédito extraordinario de dieciséis millones euros para abonar las amortizaciones pendientes de 2014 y las necesidades presupuestarias de 2015. Estos dieciséis millones engrosarán el Fondo de Protección de la Cinematografía de 2015, que pasa de 36,5 millones de euros a 52,5 millones.

Con el nuevo sistema el productor sabrá si tiene o no la ayuda antes de rodar. Pero falta también fijar el tope máximo de la ayuda -que hasta ahora era de un millón y medio de euros- y definir el coste mínimo de las producciones que accederán a la subvención. El plan es que se perciba el veinticinco por ciento de la ayuda al aprobarse, otra parte por determinar al inicio del rodaje y una tercera cuando se produzca la calificación de la película.

Se contempla el reembolso de las ayudas cuando se supere un umbral mínimo de rentabilidad que también deberá fijar en el reglamento. El dinero de los grandes éxitos de taquilla con ayuda previa que se recupere por esta vía volverá al fondo de ayuda al cine.

Se pretende que el nuevo sistema aporte "seguridad jurídica y financiera a la producción de películas". Pero ni los productores ni Cultura aventuran cuántas tendrán ayuda pública en cada ejercicio. "La UE calcula que un país deber hacer tantas películas como millones de habitantes tenga, de modo que debemos preguntarnos si la cifra apropiada son las 130 películas que hacemos al año", apuntó Ramón Colom. Wert habló también de un "número excesivo de películas". Si se mide la producción por los criterios de la UE, "a España le tocarían 46 o 47", dijo el ministro. Desde Cultura se apunta que "la intención no es hacer menos películas y sí rodar las que el sector pueda hacer con seguridad jurídica y que el mercado demande".

Insistió Wert en que las ayudas "sirven para la producción y no para pagar los intereses del crédito que se pidieron para pagar las producciones", lo que reducirá los costes financieros un quince por ciento. Sostuvo que "permitirá revitalizar la industria cinematográfica española, eliminará la conflictividad y la problemática del anterior sistema por certificación de coste y espectadores" y "hará que nuestro cine pueda competir en mejores condiciones con países que tienen sistemas de ayudas más eficientes".

El cambio de modelo en la financiación del cine se inició con las reuniones de la Comisión Mixta del Congreso y el Senado en las que participó una amplia representación tanto del Gobierno como de la industria y que terminó sus trabajos en diciembre de 2013 "con un amplio consenso sobre los siguientes pasos a dar".

Además de cambiar el sistema de ayudas, el acuerdo establecía modificaciones en los incentivos fiscales que se modificaron en agosto del año pasado con la reforma del Impuesto sobre Sociedades, el paso de la desgravación del dieciocho al veinte por ciento para la cinematografía y el incentivo de un quince por ciento a la producción internacional, para atraer rodajes de grandes producciones extranjeras, con un mínimo de gasto de un millón y un límite de la deducción de 2,5 millones por cada producción.

APROXIMACIÓN

La última aproximación de posturas se produjo en dos discretos encuentros celebrados hace algunas semanas. Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal mantuvieron uno prácticamente secreto con representantes de la industria del cine, en el que no estuvieron presentes ni el responsable del Departamento, José Ignacio Wert, ni el Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, almorzó después con el presidente de la Academia del cine, Antonio Resines, quien desde su llegada a la institución evidenció su intención de celebrar las negociaciones con la Administración.

La aprobación de la norma pone fin a una larga negociación a muchas bandas que comenzó con Pedro Pérez al frente de los productores y concluye con Ramón Colom como responsable de la Federación de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE). Unos años plagados de desencuentros entre los Ministerios de Cultura, Hacienda y Presidencia del Gobierno con la Academia del Cine y los productores.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual