Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARTE

Vallhonrat reflexiona sobre la fragilidad humana en el MUN

  • Expone una muestra de fotografía contemporánea sobre entornos de alta montaña y meteorología extrema

'Making of' de 'Interacciones'

'Making of' de 'Interacciones', la exposición de Javier Vallhonrat.

ATLAS
Muestra fotográfica de Javier Vallhonrat en el MUN 3 Fotos

Muestra fotográfica de Javier Vallhonrat en el MUN

El Museo Universidad de Navarra (MUN) inauguró el miércoles 13 de mayo la exposición 'Interacciones', de Javier Vallhonrat.

EFE
0
Actualizada 13/05/2015 a las 16:10
  • EFE. PAMPLONA.
El Museo Universidad de Navarra (MUN) ha inaugurado este miércoles la exposición 'Interacciones', de Javier Vallhonrat, una muestra de fotografía contemporánea sobre entornos de alta montaña y meteorología extrema que revela la fragilidad del hombre.

En la presentación, junto al director general del Museo, Jaime García del Barrio, y el comisario de la exposición, Santiago Olmo, ha intervenido el propio artista, Javier Vallhonrat, quien ha explicado que el hilo conductor de la obra es un acercamiento a la incertidumbre en una época de necesidad de control.

"En esta necesidad de control que crece debido a los medios tecnológicos, los cuales nos crean una ilusión de predictibilidad que tiene que ver con una respuesta a la propia incertidumbre que nos constituye, este encuentro con lo incierto es el hilo conductor", ha destacado.

El artista ha afirmado que el trasfondo que subyace a sus obras "es la confrontación entre el uso de una metodología aparentemente científica y esa dimensión de lo mesurable y predecible que ofrecen las tecnologías".

"Se trata de confrontar esa dimensión de lo mesurable con nuestra relación con lo incierto y lo inconmensurable", ha apuntado.

"Interacciones" se compone de 52 fotografías, siete vídeos y una videoinstalación, y se encuentra estructurada en cinco grupos de trabajo., de forma que la muestra ocupa más de 1.200 metros cuadrados de espacio expositivo, más de la mitad del existente en el Museo, distribuidos en un total de seis salas con sus correspondientes corredores.

Una de las reflexiones que ha subrayado el autor ha sido el surgimiento de la "dimensión de la propia vulnerabilidad", de forma que "los proyectos se chocan con una realidad física que te supera y aprendes a gestionarlo", ha afirmado.

"Todas mis suposiciones -ha añadido- sufrieron una modificación brutal impuesta por las condiciones del terreno en que me movía, el cual exigía una mirada más lenta y gestionar mejor la frustración cuando todo se desbarataba por las condiciones de la montaña".

"A través de ese tiempo lento e insistencia fui percibiendo la vulnerabilidad de lo vivo, esa montaña imponente poco a poco me fue mostrando un rostro más vivo. Se convierte en un ser vivo y formas un dialogo de vulnerabilidad, un encuentro con el otro. Es una experiencia de comunión", ha señalado.

El autor ha indicado que el proyecto nació de su encuentro con dos fotografías de Joseph Vigier insólitas para él, en las que hablaba de su experiencia en su recorrido por el Pirineo: "El poner mis pies donde él había puesto su mirada me parecía interesante, y el bajar los ojos a los pies me inició en la reflexión que he desarrollado", ha apuntado.

Por su parte, el comisario de la exposición, Santiago Olmo, ha indicado que el artista ha sido capaz de "combinar una parte fría y racional con una poética e imaginativa".

"Se trata de un trabajo de experimentación, difícil de etiquetar. Es el primer experimento del museo de acompañar a un artista a partir de un primer encargo, en el proceso de producción y de interlocución", ha señalado.

Además, ha destacado que "el proyecto se inicia a partir de la invitación al programa 'Tender Puentes', que consiste en invitar a fotógrafos actuales a que desarrollen un diálogo con la colección del siglo XIX de la colección fotográfica del centro, y desarrollen un proyecto específico, práctico pero también reflexivo, que sea una reflexión teórica por parte del artista".

Asimismo, Olmo ha indicado que "el proyecto aborda cuestiones que sobrepasan ese diálogo, aborda cuestiones que ya estaban presentes en su trabajo, como la certidumbre o lo verosímil, el entender lo científico desde una emoción propiamente poética".
"La obra de Javier cuadraba antes de que el proyecto se creara ya que no solo muestra fotografías, también transmite la experiencia de la montaña", ha concluido.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual