Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
historia

Escapar de Mauthausen a través de los libros

  • Una biblioteca clandestina permitió soñar con la libertad y ayudó a resistir a los presos

LAS FOTOS DEL HORROR DE MAUTHAUSEN, SETENTA AÑOS DESPUÉS DE LA LIBERACIÓN

LAS FOTOS DEL HORROR DE MAUTHAUSEN, SETENTA AÑOS DESPUÉS DE LA LIBERACIÓN

Fotografía de archivo de Mauthausen

Francisco Boix
0
Actualizada 09/05/2015 a las 09:43
  • efe. viena
En el infierno de Mauthausen una biblioteca clandestina permitió soñar con la libertad y ayudó a resistir la brutal realidad de ese campo de concentración nazi en el que murieron alrededor de 100.000 personas.

Un breve apunte sobre esa biblioteca se recoge en el libro del historiador estadounidense David W. Pike titulado "Españoles en el Holocausto", y en algunas referencias en alemán se cita como su promotor al prisionero catalán Joan Tarragó.

"El libro era un símbolo de libertad, una manera de escaparse del infierno", explica a Efe desde París su hijo, Llibert Tarragó, de 67 años y que ha indagado en la historia de esa biblioteca clandestina.

Llibert Tarragó, periodista, escritor y fundador de la editorial Tinta Blava, que publica en francés literatura catalana, relata que su padre le transmitió el amor por la cultura, importante en su ideario republicano como principio emancipador.

Además del testimonio de su padre, que murió en 1979, ha podido hablar con otros supervivientes que, asegura, le transmitieron lo importante que fue lograr un pequeño espacio de libertad con la lectura en medio del horror más absoluto.

Un superviviente francés de Córcega le relató que había sido "un salvavidas" poder leer La Cartuja de Parma de Stendhal en Mauthausen, de cuya liberación se conmemoran el domingo 70 años.

"Me explicó con mucha emoción que aquello fue para él un alivio fantástico", recuerda Tarragó, fundador en 2003 en Francia de la asociación Triángulo Azul, que ha reunido documentos y archivos sobre la deportación española.

Joan Tarragó llegó a Mauthausen en 1941 después de haber luchado en el bando republicano durante la Guerra Civil y formar parte del PSUC, y, según su hijo, tuvo un papel activo en la red de resistencia de los deportados republicanos en el campo.

Los presos españoles tuvieron un gran sentido de unidad y crearon una red solidaria de ayuda que salvó muchas vidas, aunque no pudieron evitar que dos tercios de los 7.500 republicanos españoles de Mauthausen murieran.

A finales de 1942 o principios de 1943, relata Llibert Tarragó, comenzó a llegar un gran número de franceses, y en menor medida italianos, que pertenecían a la resistencia a la ocupación nazi en sus países, y nada más llegar a Mauthausen los SS les despojaban de todo. Aquello que no fuera de valor era incinerado.

Cuando Joan Tarragó supo que entre lo que acababa en las llamas había libros, propuso a la dirección de resistencia española en el campo rescatarlos y montar con ellos una pequeña biblioteca.

"Estos libros llegaban por diversos caminos a sus manos, porque había dos españoles que estaban allí en el almacén, en el exterior del campo donde llegaban los transportes", explica su hijo.

En total lograron reunir alrededor de 200 libros, la mayoría de ellos escritos en francés, como novelas de Émile Zola, de Víctor Hugo, de Fiodor Dostoievski, y una de las que más éxito lector tuvo fue "La madre" de Maxim Gorki.

"Si los hubiesen descubierto los hubiesen o matado o dado una paliza como las que solían dar" los fanáticos SS, recuerda Llibert Tarragó, que afirma que para los prisioneros leer un libro era como escapar durante un tiempo de Mauthausen.

Otros español, de apellido Picot, se encargaba de arreglar los libros porque solían llegar en muy mal estado por las penalidades que pasaban sus dueños, y los volúmenes se escondieron en un armario del barracón 13 del campo.

Un año después, cuando Joan Tarragó comenzó a trabajar en la cocina de suboficiales de las SS fue otro prisionero, "un tal Juanco Sánchez" quien continuó con la biblioteca con la ayuda del mismo Picot, afirma Llibert Tarragó.

"Él contaba que al principio, como se puede entender, la gente no tenía la fuerza de leer, pero a medida que las condiciones en el año 43 mejoraron algo, si se puede decir así, porque el infierno es el infierno, la biblioteca se usó más", rememora.

Pese a esta historia paterna tan novelesca, Tarragó aún no ha escrito sobre la vida de su padre debido a la dificultad para expresar el dolor que presenció como hijo de un deportado en Mauthausen.

"Ser hijo de deportado es, lo que he vivido, que cada mañana mi padre se despertaba con pesadillas", recuerda.

Llibert Tarragó considera "un escándalo político e histórico" que en España no haya un reconocimiento institucional pleno a los supervivientes, de los que sólo unos 25 quedan con vida, y que sus vivencias no se reflejen en la enseñanza, como sí pasa en otros países.

"Viví en medio de una comunidad de exiliados españoles que cuando llegó la democracia pensaron que serían reconocidos rápidamente, sobre todo los deportados, que se hablaría de ellos, pero estaban muy doloridos al ver lo que pasaba con su propia memoria", describe.

"Me alegro de un posible reconocimiento, pero pocos lo conocerán y eso les hubiera gustado", concluye.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual