Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Historia militar

Las vacas lusas que vencieron a Lope de Vega y Cervantes

  • Los habitantes de las Azores repelieron a 200 soldados españoles con su ganado bovino

Las vacas lusas  que vencieron a  Lope de Vega y Cervantes

Las vacas lusas que vencieron a Lope de Vega y Cervantes

La isla Terceira de la Azores, donde las vacas impidieron la victoria española.

Epa
0
Actualizada 05/05/2015 a las 16:33
  • Efe. Lisboa
Bien conocidas son las eternas disputas entre España y Portugal pero existen episodios curiosos que no aparecen en los libros de historia, como el día que el ejército español, del que formaban parte Cervantes y Lope de Vega, fue derrotado en las Islas Azores por un hato de vacas.

Ocurrió en el siglo XVI, cuando la crisis sucesoria de Portugal dejó al reino luso bajo los dominios de Felipe II de España, que mandaría en tierras portuguesas desde 1580 hasta 1640.

El aspirante portugués al trono, Don António, huyó entonces al archipiélago de las Azores, el único territorio colonial luso que no reconocía a Felipe II como su monarca.

En 1581, el ejército español desembarcó en la isla Tercera, con los célebres literatos Miguel de Cervantes (1547-1616) y Félix Lope de Vega (1562-1635) entre los combatientes, pero la misión fue un completo fracaso porque se toparon con un enorme grupo de vacas.

Los habitantes de Tercera, que no contaban con una fuerza militar suficiente para enfrentar a los 200 españoles que desembarcaron, reunieron al numeroso ganado bovino de la isla y lo espolearon contra las tropas invasoras, a las que no les quedó otra opción que irse por donde habían venido.

Dos años después, un flota de 25 naves españolas y 60 francesas terminó haciéndose con el control de la isla y certificando el reinado de Felipe II sobre Portugal.

Ésta es una de las anécdotas que el periodista Luís Almeida Martins recoge en 'Historia no oficial de Portugal', un libro que analiza la historia del país desde una perspectiva informal y divertida y en la que se incluyen varios capítulos protagonizados por España.

"La historia es divertida o no dependiendo de cómo se mire, y entre Portugal y España hay algunos episodios divertidos", explicó en declaraciones el autor, que desvela en su libro acontecimientos que no se suelen estudiar en la escuela.
Pocos sabrán, por ejemplo, que la primera "guerra" entre España y Portugal -en 1140- no fue más que un torneo entre caballeros.

El rey Alfonso II de León y su primo Afonso Henriques -que después se convertiría en el primer rey de Portugal- decidieron resolver sus diferencias mediante un torneo entre caballeros leoneses y lusos, evitando así una batalla más sangrienta.

"Es una cosa actualmente impensable. Se hizo a semejanza del famoso episodio bíblico sobre el combate entre David y Goliat, una lucha entre dos campeones, en vez de involucrar a centenares de combatientes", consideró Almeida Martins.
Más conocida fue la batalla de Aljubarrota, recordada en Portugal como una de las grandes gestas nacionales porque consagró en 1385 su independencia de España, ya que puso fin a las pretensiones de Juan de Castilla de apoderarse del reino portugués.

La batalla, en la que una columna de 6.000 lusos ayudados por el pueblo llano vencieron a un ejército de 32.000 castellanos, es recordada en el imaginario portugués por la panadera que mató a siete españoles con su pala de horno.
Pero lo que no todos saben es que el aspirante luso a reinar en Portugal, João I, creía tan poco en las opciones de su ejército que "incluso pensó en cambiarse de bando".

"Fue Nuno Alves Pereira, el Santo Condestável, quien estuvo siempre animándolo e impidió que eso ocurriera", recordó el periodista, en alusión al "héroe" que comandó entonces al ejército portugués y que por ello fue canonizado en 2009.
Pero la historia entre Portugal y España no guarda sólo enfrentamientos, también alianzas, como el apoyo que ofreció el régimen de Salazar al bando franquista durante la Guerra Civil Española.

"Portugal servía de base a los militares que estaban intentando tomar la República española, hubo muchas reuniones clandestinas en territorio portugués", señaló Almeida Martins, que cree que "puede decirse que en los primeros tiempos la capital del franquismo era Lisboa".

El territorio luso fue el escenario de un acontecimiento que cambió el rumbo de la historia: el que estaba destinado a ser el líder del alzamiento, José Sanjurjo, falleció en un accidente de aviación en Cascais cuando se dirigía a Burgos para asumir el mando, que debido a ello recayó en Francisco Franco.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual