Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Novela negra

El escritor madrileño Montero Glez, más negro que nunca

  • ​El madrileño hurga en 'Talco y bronce' en la podredumbre policial de la Transición

0
04/05/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
"Cuento mentiras para revelar verdades". Así se presenta Montero Glez (Madrid, 1965), Roberto Montero González en su DNI, escritor con berroqueña voluntad de incomodar y narrar a sus lectores lo que la historia oficial se empeña en ocultarles.

Ha hecho Glez del policiaco su género y vuelve a la carga con una novela de un negro muy intenso. 'Talco y bronce' (Algaida) procuró al castizo escritor afincado en Cádiz el VIII Premio Logroño. Es una historia de amor, entre quinqui y flamenca, en la que penetra en lo más oscuro de la podredumbre policial de la Transición y que tiene como fondo el drama de primer desaparecido de la Transición, Santiago Corella, 'El Nani', un delincuente común asesinado por los policías corruptos de la Brigada Antiatracos.

"Es una novela de acción directa que se nutre de todas aquellas lecturas 'hard boiled' de mi juventud", explica Montero Glez, para quien la inapelable trinidad del género policiaco la conforman "Dashiel Hammett, Raymond Chandler y Ross McDonald". "Soy un autor de género y la novela de género negro se basa en la relación del hombre con la propiedad, que es el tema central de todas mis novelas", advierte un autor de inquebrantable vocación literaria, que construye sus obras con lentitud. "Siempre desescribo mucho más de que lo que escribo", confiesa

"La Transición no fue modélica, como se empeñan en contarnos. En muchos sentidos fue muy vergonzosa", apunta el escritor. Él se ha fijado en una oscurísima trama "de maderos que asaltaban joyerías Madrid y les colocaba el mochuelo del delito a los desgraciados delincuentes". "Eran inspectores de Policía al servicio del Estado, utilizaban su poder para cometer crímenes y enriquecerse. Formaban parte del lumpen, de la 'lumpenburguesía', que comparte esencia con los atracadores pero distinto grado social", acota.

Pero insiste en que no es solo la reconstrucción de un abuso policial, de un vergonzoso crimen de Estado. "Es una historia de amor y venganza entre un chico, el Chuqueli, y una chica, la Malata. 'El Nani' aparece como secundario, de modo que la historia de Santiago Corella y su desaparición me sirve para completar la historia de una pasión en aquel Madrid que viví y sufrí". Y eso que París o México son también escenarios de la novela.

CINE QUINQUI

Dice que el tono del relato esta próximo al cine de Eloy de la Iglesia y Jose Antonio de Loma, cronistas de aquella España de heroína, marginación y atracos a mano armada. Los padres del denominado 'cine quinqui'. "Conecta con ese cine, sí, pero no es una novela quinqui", aclara rompiendo una lanza en favor de las películas de 'El Vaquilla', 'El Torete' o 'El Pirri'. "Eloy de la Iglesia es el Fassbinder español y su cine no se valora como se merece", aventura.

Si se habla de literatura flamenca se siente más cómodo. El verdadero Dios de Montero Glez es Camarón de la Isla. Lo asegura sacando de la cartera un calendario con la efigie de José Monge Cruz "bendecido por 'La Chispa'", la viuda de una leyenda que cambio el flamenco para siempre. "Yo quiero hacer en la novela lo que él hizo en el Flamenco: escoger lo mejor del pasado, pasarlo por su personalidad y proyectarlo al futuro".

La novela, la sexta en la cuenta del narrador, supone además un cambio estilístico. "He amado el barroco, pero me estoy curando. Ahora tiendo al realismo galdosiano, mucho más eficaz para la novela policíaca", plantea. "Aunque me hace gracia que se me señale como un estilista cuando en realidad soy un contador de historias, un narrador".

"El arte tiene raíz moral o no es arte y la novela o es social o no es novela", sostiene Glez. "De Jack London a Galdós, pasando por Upton Sinclair o Steinbeck, los grandes novelistas siempre se comprometen con la realidad social de su tiempo. Si sabes leer entre líneas, la denuncia late en cada una de sus obras. Sin ideología no existiría la Historia. No olvidemos que la Historia de la humanidad es la Historia de la lucha de clases", asegura.

'Sed de champán' (1999) es la novela con mejor fortuna de Montero Glez, pero no la mejor, según su propio autor, que coloca al cabeza de su producción 'Pistola y cuchillo' (2010), inspirada en los últimos días de Camarón de la Isla. Ha publicado también 'Cuando la noche obliga' (2003), 'Manteca colorá' (2005) y 'Pólvora negra' (2008), ganadora del premio Azorín. Es también autor de los relatos 'Zapatitos de cemento' (2006), 'Besos de fogueo' (2007) y 'Polvo en los labios' (2012).



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual