Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Espionaje

El 'Crazy Che', doble agente para Cuba y Estados Unidos

  • Tras perder la fe en el socialismo ofreció a EE UU ayudar a derrocar a Castro

El 'Crazy Che', doble agente para Cuba y Estados Unidos

El 'Crazy Che', doble agente para Cuba y Estados Unidos

Cartel del documental sobre 'El Crazy 'Che"

www.metichefilms.com.ar
0
Actualizada 21/04/2015 a las 13:45
  • Efe. Buenos Aires
Como su admirado Ernesto 'Che' Guevara, el argentino Guillermo Gaede quiso viajar a Cuba en su adolescencia, pero le rechazaron el visado. Años más tarde, instalado como ingeniero en Silicon Valley, se le ocurrió otro modo de colaborar con Fidel Castro: hacerse espía.

El documental 'El Crazy Che', de los argentinos Pablo Chehebar y Nicolás Iacouzzi, reconstruye la increíble vida de Gaede, desde su infancia en la periferia sur de Buenos Aires a su carrera como doble agente cubano y estadounidense y su posterior paso por la cárcel por espionaje industrial.

Con el testimonio del protagonista, amigos, familiares y expertos en seguridad e informática, documentación y la narración animada de algunos hechos, los directores presentan en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) una historia que descubrieron por casualidad. y que es absorbió durante tres años.

"Queríamos hacer un documental de los científicos argentinos que vivían fuera", dijo Chehebar, y en esa búsqueda localizaron a Gaede en Alemania, donde ejerce como profesor de Física desde hace más de una década.

Tras investigar su experiencia, abandonaron el proyecto inicial y se volcaron en contar la historia de este 'self-made man' que quiso ser espía, a su manera medio loca, haciendo cosas que nadie pensaría", señaló el codirector.

Entre las acciones inesperadas que llevó a cabo está el modo en que ofreció sus servicios a las autoridades cubanas: llamando al timbre de su embajada en Buenos Aires, primero, y de la embajada checoslovaca en Washington, después.
En ambas ocasiones ofreció entregarles desinteresadamente los secretos tecnológicos para fabricar los circuitos integrados de Advanced Micro Devices (AMD), la compañía para la que trabajaba.

Una vez establecido el contacto, el ingeniero argentino pasó datos e información y la relación se profundizó hasta que fue invitado, junto a su mujer, a pasar 15 días en Cuba para conocer a Fidel Castro.

'Bill', como todos lo conocen, cuenta en la cinta que el viaje fue una "gran desilusión" y derribó sus ideales sobre el socialismo, lo que le llevó a dar el siguiente paso: ofrecerse a la inteligencia estadounidense para ayudar a derrocar a Castro.

"Existe una mitificación de los servicios secretos, donde todo es perfecto, más allá de la exageración de Tom Cruise que ni transpira. En realidad todo es mucho más normal, al menos en la historia de Guillermo", agregó Chehebar.

Durante sus años como doble agente entró en contacto con varios espías cubanos descontentos con el Gobierno de la isla, como Rolando Sarraff Trujillo, liberado por Cuba tras 20 años de cárcel en 2014 a cambio de la excarcelación en Estados Unidos de tres agentes cubanos del grupo de 'Los Cinco'.

El nombre del documental, 'El Crazy Che', procede del apodo con el que Gaede era conocido en la cárcel, a la que fue a parar en 1995, tras ser acusado de vender los secretos del chip Pentium de Intel, valorados en más de diez millones de dólares.

Su caso sentó jurisprudencia, ya que en ese momento no existía una ley que penara el espionaje industrial.

Deportado de Estados Unidos tras cumplir su condena, el argentino optó por irse a Alemania y cambiar de vida, aunque quienes les conocen creen que, de tener oportunidad, volvería a repetirlo.

"Para él es un juego", coinciden su hermano, su cuñada y un amigo entrevistados para el documental.

"No es que yo lo planifiqué, me llevaron las circunstancias", se defiende Gaede y, al rememorar su infancia, dice ante la cámara con una gran sonrisa: "Yo quería ser un músico, es todo lo que quería ser".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual