Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cine

Antonio de la Torre se considera "un actor coñazo"

  • El intérprete aparece en cintas como 'Los peores años de nuestra vida', 'Gordos' o 'Caníbal'

0
Actualizada 11/04/2015 a las 12:38
Etiquetas
  • EFE. Lleida
El actor malagueño Antonio de la Torre tiene una larga trayectoria cinematográfica que le ha permitido hacer casi medio centenar de películas en las dos décadas que lleva dedicándose al oficio de actuar.

Por él abandonó el periodismo y con él se ha ganado el respeto de muchos directores que le llaman una y otra vez para incluirlo en sus trabajos, a pesar de que, según advierte él mismo, "es un coñazo" como actor.

En una entrevista con motivo de su presencia en Lleida para recoger el premio de Honor de la Mostra de Cine Latinoamericano de Cataluña, De la Torre explicó que lo que sucede es que intenta hacer su trabajo lo mejor posible y eso le lleva a no decir a todo que sí.

"No sé por qué repiten conmigo los directores con los que he trabajado porque ya saben que no soy el típico actor que dice a todo que sí, ya que puedo llegar a discutir cosas", explicó De la Torre, que reconoció que eso le ha pasado "con casi todos" los cineastas que le han dirigido.

"Pero siempre lo hice de una manera honesta y sincera, y siempre pensando en lo mejor para el personaje o la película, no con afán de medrar. Lo hago porque amo mi oficio".

Comentó asimismo que, a lo largo de su larga trayectoria -de la cual dijo no ser consciente hasta que recibe premios como el de la Mostra, que le hacen darse cuenta de que ya tiene una edad-, ha aprendido que en la vida es preferible equivocarse por uno mismo que "por otro".

"Prefiero lamentarme por algo que hice mal que por algo que no hice o que hice haciendo caso a otro".

En cualquier caso, es esa pasión por su trabajo, por el oficio de actuar, la que le llevó a dejarlo todo para intentar dedicarse a este mundo.

Recordó De la Torre que de pequeño hizo teatro infantil en Málaga y que incluso años después le contaron que el profesor de dichas clases había dicho, en un ejercicio de premonición, que era una pena que lo hubiese dejado porque "tenía madera de actor".

Más tarde, ya en la "facu" de Periodismo triunfaba con sus imitaciones de José María García, pero fue en su última etapa como periodista, cuando estaba trabajando en los informativos deportivos de Canal Sur, cuando se apuntó a diversos cursos de interpretación y empezó a viajar cada fin de semana a Madrid para recibir clases.

Su primer papel le llegó en 1994 en 'Los peores años de nuestra vida' (1994), de Emilio Martínez Lázaro, y desde entonces no ha parado. "Del oficio de ser actor me gusta no ser yo, porque no soy nada interesante".

"Al menos esa es mi fantasía, es mi sueño, que no soy yo. Me acuerdo que cuando vi 'AzulOscuroCasiNegro', en la que interpreté a un presidiario, me quedé deprimido, porque yo estaba con la fantasía de que había sido otro. Pero al verla pensé que todo el mundo se iba a dar cuenta de que era un fraude. De que era Antonio de la Torre disfrazado".

Pero, curiosamente, De la Torre recibió por esta película críticas muy buenas y hasta un juez de vigilancia penitenciaria llegó a comentar que era "como los tipos que se encontraba a diario". Me emocionó ese piropo".

También con otra de sus películas más aclamadas, 'Gordos' -de Daniel Sánchez Arévalo, para la que tuvo que engordar 33 kilos-, pensó que podría convertirse en otra persona.

"Sé que soy muy camaleónico pero creo que siempre hay algo de mí. Quizá es que soy muy exigente porque mi padre me enseñó que siempre hay que intentar ser el número uno en algo".

Esa misma necesidad de intentar ser el mejor en lo que hace es la que le llevó a trabajar dos meses con un sastre para meterse en otro de sus papeles más reconocidos, el de 'Caníbal', de Manuel Martín Cuenca. Pese a eso, no se autodefine como un actor de método.

Y es que el sueño de este intérprete español es seguir haciendo películas que le permitan mantener la curiosidad que le llevó primero a hacerse periodista y luego actor, para aprender cosas nuevas y contar historias.

Aunque dijo no tener ningún personaje concreto que le gustaría interpretar, fantasea con hacer de Juanito, el fallecido futbolista malagueño del Real Madrid, al que admiraba.

También admitió que le gustaría poder hacer más teatro del que ha hecho hasta ahora, siempre que pueda compaginarlo con su vida en familia.

Espera en cualquier caso poder hacer más cine en inglés -ya ha participado en tres producciones extranjeras-, a pesar de "no ser bilingüe", ya que para él sería un reto personal.

"No me voy a ir a Hollywood, no me veo, pero es verdad que se hacen muchas producciones en Europa, internacionales, no es un disparate, es una posibilidad. Es una idea que me gusta, pero que no me quita el sueño. También me gustaría mucho cruzar el charco y hacer cine en Latinoamérica, por ejemplo con Carlos Sorín -con el que ha coincidido en la Mostra-, que me parece un genio", concluyó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual