Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Literatura

Fernando Navarro presenta su primera novela, un relato de amor, canciones y crisis

  • El periodista presenta 'Martha. Música para el recuerdo' (66rpm Ediciones), el retrato de una generación que pensaba que "tenía todo el futuro por delante"

El escritor y periodista Fernando Navarro, en Madrid.

La música, clave de la primera novela de Fernando Navarro

El escritor y periodista Fernando Navarro, en Madrid.

EFE
0
Actualizada 10/04/2015 a las 15:55
Etiquetas
  • Juan Carlos Gomi. EFE. Madrid
¿La vida está hecha de canciones? ¿Puede una simple canción cambiar una vida? Para los protagonistas de "Martha. Música para el recuerdo" (66rpm Ediciones), primera novela del periodista Fernando Navarro (Madrid, 1981), la respuesta es clara: SÍ con mayúsculas.

La música ocupa un central en este relato que retrata a una parte acomodada de una generación -la de los noventa- que pensaba que "tenía todo el futuro por delante", según destaca su autor.

"Hablo de una generación que nos bebíamos todo, que disfrutábamos, que no nos preocupábamos, que, como decía Quique González 'el futuro no se iba a deshinchar'. Y, de repente, todo explotó", añade Navarro, responsable del área musical del diario El País y colaborador de revistas como Rolling Stone, Ruta 66 y Efe Eme.

Para transmitir este mensaje, la novela muestra, sin cinismo y con cierto candor, la vida cotidiana de grupo de amigos que vive el final de su larga adolescencia durante algunos veranos en la segunda residencia familiar en la sierra de Madrid.

El libro arranca con accidente mortal de tráfico que recorre toda la historia y que se deja acompañar por canciones de Tom Waits -"Martha", que da título a la novela-, Los Rodríguez, Van Morrinson, Bruce Springsteen, Extremoduro e, incluso, el popular pasodoble "Paquito, el Chocolatero".

Esta banda sonora sirve de fondo para una historia de amor, llena de ideales, malentendidos y capítulos sin cierre que vuelven, una y otra vez, sobre el protagonista, Javi, un joven incapaz de decir "te quiero" a la persona que realmente ama y que trata de cicatrizar esta herida con el poder sanador de la música.

Así lo confirma Navarro: "A todos nos persigue nuestro pasado y este es el caso de Javi y Marta; ellos viven una historia que no se puso final y vuelve sobre ellos. Por eso, Javi, a través de las canciones va recordando lo que significaba Marta. Como decía el escritor Eduardo Galeano, 'recordar es volver a pasar a por el corazón'?Eso hace el protagonista de la novela cuando escucha las canciones de su adolescencia".

El romanticismo que impregna el libro se combina con dosis (bocados) de realidad. Es cuando el autor se sirve de la crisis actual de las empresas periodísticas para relatar las miserias de una sociedad "donde todos son buitres y lobos y es muy difícil mantener ideas propias".

"Yo era uno de esa silenciosa mayoría que sólo buscaba sobrevivir", dice Javi cuando se enfrenta al ERE de su revista y a la oferta de boicot a la huelga por parte de la dirección. Para Fernando, está es la clave de su generación, "una generación que no sabía que tendría que afrontar un dilema ético: el de tener unos valores y tener que defenderlos."

En este caso también una canción, "la oración de la calle", vuelve a ser la última esperanza. "Si alguien ha sentido alguna vez que la música le puede salvar la vida, creo que mi libro es un homenaje a todo eso".

Por ello, Navarro reivindica el rock "como un modo de resistencia". "El rock todavía tiene algo que decirnos, tiene que sonar fuerte en estos tiempos de tanta desorientación entre muchas gente joven, con generaciones arrasadas por la crisis", reclama.

Esta novela generacional, que defiende lo cotidiano -"los instantes que nos hacen como somos"- deja el sabor agridulce de las historias tristes y los amores imposibles.

Como defiende Tom Waits con su carrasposa voz cuando canta "Martha": "Fueron días de rosas, poesía y prosas,(?)/ No había ningún mañana/ Empaquetamos nuestros pesares/ Y los guardamos para los tiempos difíciles".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual